Huffpost Spain

Peroniel del Campo celebra la 36 edición de su Carrera de Caracoles

Publicado: Actualizado:
CARACOL
Gtres
Imprimir

Los Juegos Olímpicos de Río ya han acabado, pero la competición sigue. En la localidad soriana de Peroniel del Campo, 37 "deportistas" disputaron este lunes una de las pruebas atléticas más especiales del mundo: una Carrera de Caracoles. Sí, caracoles. "Zeti", de María Pérez, ha ganado la cronoescalada con un tiempo de 6 minutos y 22 segundos. "Draco", entrenado por Sergio Vargas, ha sido el triunfador de la prueba en línea con un registro de 13 minutos y 22 segundos.

La Carrera ha cumplido 36 ediciones y es una de las pocas que se conocen en el mundo, junto a otra que se celebra en Tricio (La Rioja) y otra en una localidad italiana cercana a Milán. La localidad inglesa de Congham, además, acoge anualmente el Campeonato Mundial de Carrera de Caracoles.

Los niños de Peroniel llevan días entrenando a los caracoles, que han cogido en los parajes de alrededor, para superar una prueba realmente exigente. Primero, la cronoescalada o Subida al Castillo. Los caracoles se ponen a los pies de una estructura de aproximadamente un metro de alto. El primero que sobrepase la segunda línea roja, muy cerca de la cúspide, es el ganador.

(Sigue leyendo después del tuit)

Después, la prueba en línea, en la que los caracoles se ponen al borde de un círculo de 25 centímetros de radio, mirando hacia fuera. El ganador es el primero que sale de otro círculo concéntrico, de un metro más de radio que el anterior. El respeto durante la cita es máximo. Los niños no pueden tocar a los caracoles, solo animarles. Si alguno cambia el rumbo, es el juez el encargado de darles la vuelta. El juez, igualmente, espolvorea agua para animar a los caracoles a seguir avanzando.

Tras la prueba, todos los animales son soltados. Hace escasos días fue visto uno de los caracoles que compitió el año pasado. Son reconocibles porque se les escribe el dorsal sobre una capa de Tipp-Ex que se les coloca en la concha. Los caracoles pueden vivir hasta siete años.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

-Este bebé orangután tiene un don para el 'breakdance'

-El Ejército protege un nido de tortuga hallado en Valencia

-El fotógrafo que logra que los animales salvajes miren a cámara