Huffpost Spain

Los secretos de la gente que practica más sexo

Publicado: Actualizado:
Imprimir

El sexo puede ser una parte vital de una relación. La ciencia ha descubierto que cuanto más contentos están los matrimonios con su vida sexual, más contentos están con su relación.

Aunque resulta fascinante que alguien tenga tiempo con tanto trabajo y con tantas cosas que hacer, la gente que mantiene una vida sexual plenamente activa y sana no hace magia. Simplemente tienen ese hábito arraigado en lo más profundo de su ser.

Por suerte, todos podemos copiar los trucos de aquellos que creen que el sexo es una prioridad. ¿Y qué es lo mejor? Que no se necesita ninguna edición del Kama Sutra ni un libro de autoayuda. De hecho, lo único que hay que hacer es fijarse en uno mismo.

Estos son los seis secretos —avalados por la ciencia— de la gente que practica sexo más a menudo:

couple sex

1. Las personas que practican sexo más a menudo son más tranquilas.

La personalidad afecta a todos los aspectos de la vida, incluso al sexo. Según un estudio publicado en el Journal of Research in Personality, las parejas de recién casados en las que a la mujer le gustaba complacer a los demás solían tener más relaciones sexuales que las demás parejas. Los encargados del estudio se basaron en los cinco rasgos principales de la personalidad (meticulosidad, complacencia, sinceridad, neuroticismo y extroversión) para llegar a una conclusión.

También descubrieron que, aunque los hombres intentaban tener más relaciones sexuales, eran las mujeres las que decidían en última instancia.

2. Descansan bien.

¿Buscas algo para rendir mejor en la cama? No busques más allá de las sábanas. Unas pocas horas más de sueño se corresponden con unos niveles más altos de deseo sexual en mujeres jóvenes.

El proceso es cíclico: otra investigación llegó a la conclusión de que los efectos residuales del sexo —la liberación de oxitocina y otras hormonas que calman el estrés— ayudan a dormir mejor. Y también beneficia enormemente a la salud.

3. Dicen "te quiero".

La intimidad emocional puede avivar las llamas de la intimidad física. La revista Journal of Sex Research publicó un estudio a principios de año en el que se afirma que el 75% de los hombres sexualmente satisfechos y el 74% de las mujeres sexualmente satisfechas afirmaron que su pareja les dijo "te quiero" durante el último encuentro sexual. Muchas de estas personas revelaron que dar con el ambiente adecuado y hablar de manera seductora también contribuyen a aumentar la satisfacción.

4. Experimentan más.

Vale, aquí es donde el Kama Sutra puede servir de algo. En el estudio mencionado en el apartado anterior también se llega a la conclusión de que experimentar cosas nuevas en la cama hace que la pareja sea más feliz. ¿A quién no le gustaría hacer algo que da felicidad más a menudo?

5. Hacen ejercicio.

Para prosperar en la cama, muévete fuera de ella. El ejercicio a diario puede mejorar el apetito sexual, especialmente en el caso de los hombres. Los que lo hacen afirman observar una mejora de la función eréctil, según un estudio de 2015.

6. No mantienen relaciones sexuales por obligación.

Se supone que el sexo tiene que ser placentero, no un elemento de una lista de tareas pendientes. Según un grupo de investigadores de la Carnegie Mellon University, cuando a las parejas se les obligaba a practicar más sexo, lo veían como una tarea y, como consecuencia, tenían menos ganas. Por eso, la clave para tener mejores relaciones sexuales es no marcarse ningún objetivo, sino olvidarse y dejar que el deseo nos lleve por el camino adecuado.

Simple, ¿verdad?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- ¿Qué les pasa a los 'millennials' con el sexo?

- Lo que pasó cuando me propuse estar 30 días sin masturbarme

- El porcentaje de jóvenes que ha hecho un trío y otros datos curiosos sobre el sexo y los españoles

- Los científicos descubren el origen del orgasmo femenino

- El tamaño ideal del pene en 10 países

- ¿Qué orgasmo es mejor, el masculino o el femenino?

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Irene de Andrés Armenteros.