Huffpost Spain

París re-tale: el espíritu de la ciudad a través de sus letreros

Publicado: Actualizado:
Imprimir

París es tan bonita que quienes la visitan se quedan deslumbrados por sus atractivos turísticos. Pero, si se mira debajo de la superficie, se descubre otra historia de la capital francesa; una historia hecha por la gente que pone el arte y la creatividad en el centro de su vida diaria.


París re-tale, un proyecto que ha llevado a cabo la compañía de impresión digital Pixarprinting con el fotógrafo Sebastian Erras, supone una mirada a las fachadas de las tiendas de París y a la vida que transcurre detrás de ellas. Vidas como éstas:

  • De los sombreros a los libros
    SEBASTIAN ERRAS
    En 2002, cuando Stefan Perrier estaba reformando un local para abrir una librería, descubrió el rótulo de una fábrica de sombreros de los años 20. "Decidí mantenerlo y ahora la gente lo fotografía 50 veces al día", explica. No se tarda mucho en reconocer la pasión de Perrier por el arte y el diseño. "He creado la librería de arte que soñaba como coleccionista de libros", afirma con orgullo. Hijo de dos libreros —"nací entre libros"— decidió abrir su propio negocio en la orilla del río opuesta a la de sus padres. Su tienda está en la derecha, en el Marais, entre la Galería Pompidou y el Museo Picasso. Es un espacio pequeño, pero las estanterías llegan hasta los 3,6 metros de altura y están llenas de libros antiguos y publicaciones agotadas de arte, diseño, moda y joyería, junto con algunos textos recientes bien escogidos. En sus 15 años de vida la tienda se ha ganado una reputación internacional y ha atraído a un sinfín de diseñadores de ropa, galeristas, coleccionistas y expertos de arte. "Quiero compartir mis conocimientos y mis gustos, pero también aprender de mis clientes y descubrir artistas y diseñadores nuevos cada día", explica.

    Librairie des Archives: 83 Rue Vieille du Temple
  • Escenario sorprendente
    SEBASTIAN ERRAS
    La sorpresa asalta desde el primer momento en que se pone el pie en el Hotel du Petit Moulin. "La gente se confunde por el letrero de panadería y cuando entra se queda perpleja", explica Vanessa Jacquiot, responsable de ventas y marketing del hotel, que abrió en 2005 en un edificio histórico del siglo XVII, donde surgió la primera panadería de París. "Victor Hugo acudía aquí a comprar su baguette", explica. Las sorpresas continúan dentro del hotel. "La restauración ha mantenido las peculiares perspectivas y la estructura laberíntica original", explica Vanessa. Los interiores fueron diseñados por el modisto Christian Lacroix, quien creó 16 habitaciones y una suite junior, todas distintas entre sí, que evocan distintas historias del Marais, el barrio del hotel. Algunas son luminosas y atrevidas (una tiene incluso techo de espejos) y otras son tradicionales y rústicas. La sala del desayuno es un antiguo café de París. "Este diseño teatral hace que haya una sorpresa detrás de cada esquina".

    Hotel du Petit Moulin: 29 Rue de Poitou
  • El arte del afeitado
    SEBASTIAN ERRAS
    El estilo es algo que se percibe instintivamente y eso sucede en la barbería de Alain. Este hombre elegante ya en la sesentena es el más antiguo y famoso maître barbier de París. En los últimos 20 años, sus navajas han afeitado cuellos y mejillas de hombres de todo tipo. Imparte auténticos "cursos de afeitado" a cada persona que compra una maquinilla en su tienda. El sitio es algo como un santuario de la barbería, ya que Alain ha coleccionado un valioso tesoro de objetos relacionados con el afeitado: maquinillas, cacharros de todo tipo e incluso grabados que enseñan los altos y bajos de su profesión. No es raro que Alain Maître Barbier esté en la lista de los Museos Insólitos de París.

    Alain Maître Barbier Coiffeur: 8 Rue Saint-Claude
  • El verdadero 'Ratatouille'
    SEBASTIAN ERRAS
    Entrar en esta tienda es arriesgado si eres de los que se asustan al ver una rata. El sitio está lleno de roedores disecados, empezando por la macabra fila de ratas colgando de trampas en el escaparate de la tienda. Esta imagen asombrosa ha estado expuesta desde 1872 y Julien y Cécile, pertenecientes a la cuarta generación de propietarios, no tienen ninguna intención de cambiarla. "Los medios nos llaman todo el rato para hablar de animales nocivos y miles de turistas fotografían el escaparate cada día", explican. "Esta tienda es una bonita historia familiar y tenemos el placer de continuarla". Especializada en pesticidas y trampas (incluyendo una inventada en la tienda), el establecimiento aparece en la película Ratatouille de Pixar. En una escena, el padre del roedor protagonista, Remy, le enseña el escaparate como una alerta para que no se acerque a los humanos. Para saber más del asunto, puedes consultar Una rata en París, un libro editado por Aurouze.

    Maison Aurouze: 8 rue des Halles
  • La fábrica de sueños
    SEBASTIAN ERRAS
    Los fabricantes de títeres, autómatas y cajas de música son una especie amenazada. Claire de Rêve es el último sitio donde se fabrican en París. "Vender piezas únicas permite a muchos artistas mantener viva su actividad creativa", afirma Gilles con orgullo. Pisar su pequeño taller en la Île Saint Louis es como entrar en un mundo de sueños infantiles. Héroes y princesas cuelgan del techo, con sus hilos listos para darles vida. Un pequeño carnaval veneciano aparece al abrir una caja de música. Una fila de relojes artísticos hace tictac en una esquina. "Las tiendas artesanales enseñan el savoir faire francés, que es apreciado en todo el mundo", dice Gilles. Abrió su tienda en 1991 en un edificio del siglo XVII y está decidido a no tirar la toalla. "Esta es una creación afectiva", afirma.

    Clair de Rêve: 35 Rue Saint-Louis en l'Île
  • El zoo de porcelana
    SEBASTIAN ERRAS
    Tras la fachada de madera azul oscuro de Céramiques du Marais, Dorothée pasa el día con el delantal puesto y su perrita Dharma entre los pies. "Es la mascota de la tienda, nadie resiste a sus encantos. ¡Es una excelente comercial!", bromea Dorothée. Estanterías y vitrinas albergan multitud de animalitos de cerámica, una de sus especialidades. Es experta en cerámica, pero también en terracota, esmalte y vidrio. Además de los animales, vende trabajos de unos diez artistas internacionales. "Todas las piezas son únicas, no las encontrarías en ningún otros sitio", dice. Como restauradora, le da una segunda vida a porcelanas dañadas o rotas. Dorothée abrió su tienda en 2011 en el Village St Paul, un área dedicada a las artes, antigüedades y el diseño. Ya tiene una clientela internacional: una de sus compradoras fue Scarlett Johansson.

    Céramiques du Marais: 15 Rue Saint-Paul
  • Un sueño infantil
    SEBASTIAN ERRAS
    Si quieres ver la habitación en la cual soñaste dormir cuando eras niño, tienes que ir a Bonhomme de Bois, cerca de la plaza de la Bastilla. Tras la entrada pintada en rojo y verde (los colores de la Navidad) te espera un paraíso de juguetes tradicionales. "Es fantástico cuando los niños se paran delante de nuestro escaparate encantados, aunque quizás no lo sea tanto para los padres que acaban arrastrados dentro de la tienda", bromea Yann Bilhaud. Aquí hay juguetes que no se encuentran en las grandes cadenas. A Yann le gusta especialmente el hochet skwish, un sonajero de madera en forma de átomo: los bebés adoran tocarlo y ponérselo en la boca.

    Le bonhomme de bois: 19 rue de la Roquette
  • Santuario de la clásica
    SEBASTIAN ERRAS
    "Este negocio es como un bebé: es mi vida, mi dedicación completa", dice Régis Page sobre su tienda. Es un bebé exigente: aquí se encuentra la mayor colección de Francia de vinilos de música clásica. Régis ha acumulado pacientemente un tesoro compuesto por 100.000 álbumes (almacenados en la tienda y en un almacén en la calle de atrás) principalmente con compras de colecciones privadas. Empezó en 1987, cuando cogió la gerencia de la tienda. Entre las joyas que han pasado por sus estanterías hay una caja que se vendió por 2.000 dólares (1.792 euros): Mozart en Paris, siete LPs que contienen toda la música compuesta por Mozart durante sus visitas a Francia, tocada exclusivamente por músicos franceses en 1956, bajo la dirección de Fernand Oubradous. El nombre de la tienda (La Dama Blanca) viene de una expresión típica referida a la mujer que le da el nombre a la calle: Rue Saint Genevieve de la Montaigene, un lugar precioso en el vibrante Quartier Latin.

    La Dame Blanche: 47 Rue de la Montagne Sainte Geneviève
  • Fragancia de cuero y cola
    SEBASTIAN ERRAS
    "He crecido entre pilas de zapatos en la zapatería de mi padre y me he mantenido fiel a esa fragancia de piel, pintura, cola, brea e hilo de coser", dice Norbert. Zapatero apasionado, ha encontrado una clientela que sabe apreciar su entrega. En 1981, Norbert abrió su propia tienda y en 1991 empezó a vender zapatos de lujo. Algunos años después, se puso a hacer sus propios diseños y hoy sus zapatos son muy apreciados por su calidad. "En la adolescencia pasaba horas mirando a mi padre que trabajaba con máquinas que parecían esconder un secreto", recuerda. Ahora él también es conocedor de ese secreto.

    Norbert Bottier: 164 Avenue de Suffren
  • El espíritu de Montmartre
    SEBASTIAN ERRAS
    Pocos restaurantes pueden pavonearse de aparecer en la obra de grandes artistas: La Bonne Franquette es uno de ellos. A Vincent Van Gogh le gustaba mucho su terraza y la pintó en 1886 en La Guinguette, cuadro expuesto en el Musée d’Orsay. Este restaurante de Montmartre era un sitio de encuentro para algunos de los grandes de la pintura del siglo XIX: Degas, Cézanne, Toulouse-Lautrec, Pissarro, Sisley, Renoir y Monet paraban aquí para tomar una copa tras subir la cuesta de la Rue des Saules. Incluso el rótulo del restaurante es una obra de arte: lo hizo un artesano que pintaba con oro sobre vidrio, uno de los últimos en dominar este arte. La familia Fracheboud ha gestionado este restaurante desde 1971. Han intentado evitar la deriva turística del entorno y defender la calidad de su comida y de su vino (que aquí se sirve siempre en garrafas), pero también han intentado evocar el espíritu del viejo Montmartre: en este sitio puedes disfrutar de un genuino cabaret montmartrois, cancán incluido.

    La Bonne Franquette: 18 Rue Saint-Rustique

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Close
Otoño en Francia
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Close
París, desde el aire
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen


Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

Sugerir una corrección

 
Booking.com