Huffpost Spain

Ocho usos alternativos que le dan los niños a los objetos más cotidianos

Publicado: Actualizado:
Imprimir

No se nos ocurre alguien más inteligente, loco o creativo que un niño pequeño. Un niño pequeño es mitad científico, mitad artista. Estos pequeños genios se recorren la casa para dar nuevos usos a objetos comunes constantemente. Por ejemplo, nosotros vemos una manga de camisa… pero ellos ven una servilleta y un pañuelo que siempre está a mano. ¿Qué otros objetos cotidianos tienen propiedades ocultas según los niños?

1. Zapato = Teléfono

Hay que señalar que tiene que ser un zapato de un adulto. El zapato de un niño es demasiado pequeño para servir de teléfono. Pero tu zapato es perfecto porque la suela —sucísima, por cierto— es lo suficientemente grande como para cubrir desde la oreja hasta la boca. No sabemos por qué lo hacen. Igual es una táctica para que les dejes tu propio teléfono. Creen que te dará tanto asco que les darás el móvil. Mmm… puede que tengan razón. ¡No son listos ni nada!

2. El otro zapato = Polo

Si estás leyendo esto y nunca has visto a tu hijo chupar la suela de uno de tus zapatos, considérate un afortunado. Pero el resto de nosotros lo hemos vivido: nuestros hijos han hecho eso (puaj). ¿Por qué? Probablemente por la misma razón que dio el montañista George Mallory cuando le preguntaron por qué quería escalar el Everest: "Porque está ahí".

3. Bañera = Váter

La mayoría de la gente no piensa en bañarse para limpiarse, piensa en darse un baño para relajarse. Además, un buen baño también relaja a tu hijo. Y, a veces, cuando un niño pequeño se relaja lo suficiente, puede utilizar la bañera para lo contrario de limpiarse. Y, para un padre, acaba siendo lo contrario de relajarse.

4. Pared = Lienzo

En cuanto un niño coge una cera (un pintalabios) de un color precioso, necesita encontrar un lugar en el que colorear con algo tan maravilloso. El papel es muy soso y normal. Y no es lo suficientemente grande para un niño pequeño que quiere dejar algo claro. ¿Y una pared? Las paredes son geniales. Y gigantes. No importa la altura del niño, siempre llegará a la pared. Y, lo que es mejor, ya está expuesto antes de acabarlo. ¡Y no se necesitan marco!

5. (Detrás del) Váter = Escondite

Si se realizara una encuesta para saber cuál es el escondite preferido de los niños mientras juegan, en nuestra opinión el ganador sería el hueco que hay detrás del váter. Es el escondite perfecto para niños porque, como son pequeños, la cabeza les queda a la altura de la cisterna, una parte que siempre está limpia y a la que no le salpica nada nunca...

6. Recipiente de agua del perro = Vaso

Los niños dependen de los mayores para todo. Si quieren ir al parque o a jugar, necesitan a un adulto. Si tienen sed, tendrán que esperar a que un adulto les saque un vaso del armario y se lo llene de agua antes de poder beber. ¡Es muy frustrante! Por eso, tener un perro ayuda mucho a un niño pequeño: los perros tienen comederos que están a) normalmente llenos de agua y b) oportunamente colocados en el suelo. ¡No se necesitan padres! ¡Ni montaje!

7. Desatascador = Micrófono

¿Has oído hablar del test del pato? Si se parece a un pato, nada como un pato y grazna como un pato, probablemente sea un pato. Entonces, si se parece más o menos a un micrófono y un niño puede ponerle las manos encima, es probable que se ponga a cantar con él. Sí, con el desatascador. Con lo que acabas de utilizar para desatascar el váter. (Arcadas).

8. Pintalabios = Pinturas

Pero no cualquier pintalabios. Uno rojo. Cuanto más rojo, mejor. Para un niño, un pintalabios rojo es una cera preciosa que viene con estuche individual y todo. No se guarda en el cajón de la habitación con el resto de pinturas aburridas porque es muy especial. ¡Lo que significa que utilizarlo es todo un privilegio!

¿Qué más? ¿Nos hemos dejado algo? Cuéntanos qué usos alternativos ha descubierto tu hijo en los comentarios.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Si tienes hijos, la has cagado

- Rincones de cuento para viajar con niños

- 35 fotos reales que destapan la farsa de las familias perfectas

- Guía sobre las escuelas Montessori: qué es verdad y qué no

- El bucle de la vuelta al cole: 14 situaciones por las que pasan todos los niños

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido adaptado del inglés por Irene de Andrés Armenteros.