Huffpost Spain

¡Mamá, papá quiero un coche nuevo! (10 razones para convencerlos)

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Llevas meses pidiéndoles un coche nuevo. No es necesario un deportivo, ni uno de lujo; te conformas con un moderno coche de ciudad con el que puedas ir y venir a clase o al trabajo, y con el que hacer alguna que otra escapada. Pero no hay manera. Incluso te has comprometido a ponerte a su disposición cuando de hacer la compra o llevar al perro al veterinario se trate. ¿Un consejo? Hazte con una buena lista de argumentos con los que no puedan decirte NO.

  • 1. ¿Es cuestión de dinero? Pues dinero, y mucho, es el que gastan en gasolina al ritmo del coche viejo que conduces ahora. Demuestra a tus padres con sencillos números el ahorro constante que supone tener un “tres litros” a los 100. Por no hablar de los daños medioambientales… ¿Quieren ser cómplices del calentamiento global?
  • 2. Seguridad. Esa es la clave, y, por qué no decirlo, tu mejor baza para llevártelos al huerto. ¿En qué libro de ética o convención internacional reza que un padre o una madre pueden tener Control de Crucero Adaptativo o avisador de cambio de carril en su automóvil mientras su hijo se juega la vida sin, por ejemplo, control de estabilidad (ESP)? Ante una pregunta así, se quedarán sin argumentos.

via GIPHY

  • 3. Seguimos con la baza del dinero, un win win. No hay mes que no pase sin que tengas que hacer una visita al taller por alguna ‘chorradita’ de 100 euros (sin IVA). Plantéales esta incontestable razón: los coches nuevos son fiables y, lo mejor, algunas marcas ofrecen hasta 6 años de asistencia gratuita.

via GIPHY

  • 4. Apelar al dinero, a lo material… es un básico. Pero qué hay de los sentimientos. Después de una época convulsa en lo emocional, tú vida junto a esa persona que acabas de conocer solo puede resumirse de una forma: un sueño hecho realidad. Del que te despiertas abruptamente cada vez que se sube al coche y se le cambia la cara, quizás por ese extraño olor a fritanga que se instaló en la tapicería allá por el cambio de siglo. Si eso no son razones humanitarias…

via GIPHY

  • 5. La misma cantinela. Cada vez que algún listillo se sube a tu viejo coche escuchas lo mismo: “Este es el coche que se abre con una moneda, ¿no?”. No sería tan grave si no fuera porque ya ni te acuerdas de las veces que te lo han abierto, llevándose lo poco y nada que tenías en la guantera. Por lo menos, el día en que se llevaron el casete de canciones de la tuna de tus padres el cabreo fue más llevadero. Padres, no hay derecho que os asista. Y para lo de la cinta de la tuna, menos.

via GIPHY

  • 6. Es un poco extraño... que no parezca importarles tener que pagar un seguro elevadísimo por tener en el garaje un coche viejo, con escasas medidas de seguridad y constantes visitas al taller. Positiviza el pensamiento y transmítelo tal que así: coche nuevo + seguridad activa y pasiva + garaje + cero taller = prima del seguro pequeñita = más pasta para las vacaciones.
  • 7. Ellos te ayudan a tener claro el camino, Ese que tienes que seguir en la vida. Pero luego te dejan conducir por el mundo con la única ayuda de un mapa de carreteras del 98, desactualizado y, como es lógico, sin capacidad para verbalizar sus indicaciones. Mal, sobre todo sabiendo que los coches de hoy ya traen navegadores de última generación integrados y conectados con el exterior para que siempre estés informado de lo que ocurre ahí fuera.

via GIPHY

  • 8. El clima… ese factor externo que se introduce en tu coche. Cuando lo compraron, a tus padres les dijo el vendedor que alucinarían con su avanzado sistema de climatización. Dos décadas más tarde das fe de que esa ‘tecnología’ nunca pudo frente a ciertas adversidades. De hecho, pasas frío cuando hace frío, y calor cuando hace calor. El día en que puedas elegir la temperatura, disfrutar de un asiento calefactable y ese tipo de cosas que sabes que están a la orden del día, serás más feliz. Y seguro que tus padres, sabiéndolo, también.
  • 9. Atención, otro win win. No son pocas veces las que tienes que llevar a alguno de tus padres a algún lugar porque el otro coche de la familia está ocupado. Extrapola todo lo anterior a sus propias personas y tendrás medio partido ganado. Más comodidad, rapidez, seguridad… para ellos también.

via GIPHY

  • 10. Comidas familiares. Dos de cada tres acaban en tu necesidad de un coche nuevo. Estás apostando por la técnica de ‘desgastar al enemigo’, pero esto no funciona sin buenos argumentos. Toma nota de todo lo de arriba, sigue en tus trece, y la victoria final estará más cerca de lo que crees.

Y, si nos permites, para terminar, un consejo. Dentro de la estrategia de convencimiento, es importante tener definida la alternativa correcta. ¿Quieres un modelo que se ajuste a tus necesidades en todos los aspectos? ¿Qué te haga sentir seguro a ti y a los tuyos? ¿Tan cómodo y con tanto estilo que seas la envidia de tus colegas? Apunta: Volkswagen Polo. Empápate de él y preséntaselo a tus padres. Suerte.

polo