Huffpost Spain

Huracán Clinton, terremoto Trump: el impacto de los candidatos en la economía global

Publicado: Actualizado:
Imprimir

La primera economía global, capaz de resfriar al resto del mundo con uno solo de sus estornudos, tiene este histórico martes 8 de noviembre una cita con el futuro. Con su porvenir, pero también con el del planeta.

Tamaño poderío (16.254.726 millones de euros de PIB, frente al 1.081.190 millones de euros de España, y un desempleo que no supera el 5%) no deja indiferente a vecino alguno, sea él o sea ella quien vaya a dirigir el país desde Washington.

La economía mundial se sacude bajo los cimientos de una eventual victoria del republicano Donald Trump, pero asimismo muestra cierta agitación ante las encuestas que dan a la demócrata Hillary Clinton como vencedora. Que Hillary no conforma a todos es cierto, pero las sacudidas del viernes pasado cuando se confirmó que el magnate estrechaba su diferencia con la exsecretaria de Estado estadounidense será recordadas en los parqués durante meses. El Ibex, el índice referencia de la bolsa española, perdió un 5% solo esa semana.

Estados Unidos supone más del 15% de los ingresos de las principales empresas españolas. A cierre de 2015, según publica Cinco Días, las 16 cotizadas españolas con exposición a este mercado elevaron su cifra de negocios hasta los 38.400 millones de euros. Con independencia de quién ocupe la Casa Blanca en los próximos cuatro años, la construcción, sector que miman ambos candidatos, será uno de los grandes beneficiados.

Lo que tiene que venir después del 9 de noviembre, una vez conocido el nuevo o nueva presidente o presidenta de Estados Unidos, se guardará en la memoria durante décadas.

Uno y otro, Hillary y Donald, miran la economía con la distancia de los ojos de un bizco.

ÉRASE UNA VEZ LA ECONOMÍA, MODELO HILLARY CLINTON

Hillary Clinton continuará la senda iniciada por Obama. Prefiere redistribuir las cargas fiscales en lugar de bajar impuestos. Es firme defensora del Obamacare, el plan de sanidad pública implementado por el todavía presidente de Estados Unidos, lo que beneficiará a proveedores de servicios y seguros médicos. Quiere además impedir aumentos injustificados en el precio de los medicamentos y eso tiene nerviosas a las farmaceúticas. Apuesta por las energías renovables, con el consecuente rédito a las empresas del sector. Es partidaria de tratados comerciales que generen puestos de trabajo pero que no descuiden la seguridad de la nación. Se ha mostrado más reacia que Barack Obama al Transpacífico (TPP), ya firmado, y al Tratado Transatlántico (TIPP), todavía en negociación.

Hillary es la candidata de Wall Street y de Silicon Valley y su victoria empujaría los precios hacia arriba

A los índices les gusta Hillary. Si gana, lo normal es que las bolsas recuperen parte de lo perdido. Es la candidata de Wall Street y de Silicon Valley y su victoria empujaría los precios hacia arriba, como es tradición, explican las principales firmas de análisis, por el efecto alivio del final de la incertidumbre en los 90 días posteriores a los comicios.

La demócrata defiende planes de creación de empleo y subida de salarios, que estimularían la economía. Su talante proinmigración beneficiará a sectores de alta empleabilidad como la agricultura. También defiende un fuerte incremento del salario mínimo y eso es malo para la restauración y la hostelería, de sueldos son más bajos.

ÉRASE UNA VEZ LA ECONOMÍA, MODELO DONALD TRUMP

Si Trump llega al poder, destruirá la herencia de Barack Obama, según anticipa él mismo, y eso ha puesto en guardia a la economía mundial. El hombre que no admite un fracaso plantea sin embargo políticas adversas a la globalización, el modelo sobre el que se asienta el actual mercado de capitales. Pero una victoria de Trump no es garantía de aplicar todo su programa. Ya pasó con Obama. El poder del presidente estadounidense depende de qué mayorías se combinan en el Senado y en la Cámara de Representantes.

Si Trump llega al poder, destruirá la herencia de Barack Obama y eso ha puesto en guardia a la economía mundial

Con todo, su solo nombre ya genera inestabilidad. La mejora del republicano en las encuestas ha sacudido a los inversores, con caídas en la Bolsa y en la cotización del dólar. Los analistas de Barclays prevén que el parqué de Nueva York pueda llegar a perder entre el 11% y el 13% frente a un alza de entre el 2% y el 3% en caso de victoria para Clinton.

En Europa, un zarandeo así provocaría una caída media del 2%, lo mismo para el Ibex 35. Otro impacto similar al Brexit reduciría un 1,2% el alza del PIB de España en 2017, recoge la aseguradora Coface en su panorama de octubre y titulado European economies: Will political risk spoil the party in 2017?

De darse este resultado, Estados Unidos recortaría su crecimiento 1,5 puntos, y Europa, dos puntos menos después de un año, en previsiones de Coface. Francia y Alemania serían la excepción europea: perderían algo menos de un punto. El carácter sistémico de la economía estadounidense provoca estas rarezas. Con la quiebra de Lehman Brothers en 2008, el PIB de Estados Unidos, cuna de la crisis, cayó un 2,8% en 2009, muy por debajo del 4,5% que bajó en la Eurozona.

El magnate tiene ojeriza a Janet Yellen, la presidenta de la Reserva Federal (Fed), el banco central de Estados Unidos, a la que acusa de falta de independencia. Bien Trump la releva, bien ella dimite en caso de un triunfo republicano, asegura Paul Ashworth, de Capital Economics. El caso es que la política monetaria de la primera economía del mundo experimentaría un giro notable hacia la retracción de los tipos de interés, explica en su análisis semanal el economista José Carlos Díez.

Proteccionista de los pies a la cabeza. Propone aranceles del 45% para el comercio con China y del 35% con México, con lo que la guerra comercial está servida. “Sus medidas generarían fuertes conflictos en los organismos internacionales y la gobernanza global”, aventura Díez.

Trump es malo para sí mismo, para su país y para la economía global, sentencian Justin Wolfers y Eric Zitzewitz

Trump es malo para sí mismo -las reservas en sus hoteles han caído un 59% desde 2015-, para su país y para la economía global, sentencian Justin Wolfers y Eric Zitzewitz. Los economistas estadounidense toman como referencia la reacción de los mercados a la victoria de Clinton en el primer debate televiso para estimar el coste de una presidencia de Trump en la economía global.

Dicen que un triunfo republicano reduciría el valor de los mercados estadounidenses, británicos y asiáticos en hasta un 15% y llevaría a una caída del 25% en el peso mexicano. "No se trata solo de nosotros; es el mundo", escribió Wolfers en Twitter.

En materia doméstica, el empresario venido a más apuesta por bajar los impuestos a la clase media, lo que en una situación de pleno empleo como la de Estados unidos, con una tasa de paro del 4,9%, obligaría al departamento del Tesoro a incrementar de manera notable las emisiones de deuda pública para obtener financiación, en clara competencia con las emisiones europeas.

Trump quiere barrer el Obamacare, lo que generaría buenos resultados para las grandes farmacéuticas. También los bancos obtendrían buenos resultados con una victoria del republicano, por el desmantelamiento de la Ley Dodd-Frank que surgió tras la crisis para proteger al ahorrador), para las empresas del sector de materiales (por la imposición de aranceles al acero chino) “y para las compañías tecnológicas por la oferta de amnistías fiscales para la repatriación de beneficios obtenidos en el extranjero”. Trump también ha abogado por duplicar el peso del gasto militar en el PIB, lo que favorecería a los contratistas de Defensa y a los fabricantes de armas.

Los 6,8 millones de inmigrantes irregulares representan un impacto en el sector privado de entre 382.000 y 623.000 millones de dólares, en datos de American Action Forum. Él quiere expulsarlos.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- En directo: Estados Unidos vota ya a su nuevo presidente

- Donald Trump, Hillary Clinton y sus programas electorales: dos mundos aparte

- Guía para seguir las elecciones en EEUU: ¿cuándo se sabrá quién ha ganado?

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

 

Información cedida por ver más