Huffpost Spain

Iglesias acude a apoyar a Verstrynge, juzgado por agredir a un policía

Publicado: Actualizado:
PABLO_IGLESIAS
EFE
Imprimir

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha acudido esta mañana a dar su respaldo a Jorge Vestrynge, juzgado en la Audiencia Provincial de Madrid por su actuación durante la concentración convocada por la Coordinadora 25-S en la Puerta del Sol de Madrid en favor de la República y del derecho a decidir en junio de 2014, coincidiendo con la proclamación del Rey Felipe VI.

Verstrynge, para el que la Fiscalía pide tres años y medio de prisión, fue detenido junto a otras seis personas cuando participaba en la protesta, que congregó a más de un centenar de personas. Intentó saltar el fuerte cordón policial que rodeaba a los concentrados y en las cargas posteriores se enfrentó contra un agente que sufrió un esguince en una muñeca.

La Fiscalía de Madrid acusa al político de atentado contra la autoridad y lesiones y solicita, además, que se le imponga una multa de 3.000 euros en concepto de responsabilidad civil en compensación por las lesiones sufridas por el policía.

En su escrito, el representante del Ministerio Público describe la manifestación y precisa que ésta no había sido comunicada ni autorizada por lo que "se montó un cordón de seguridad por efectivos de la Policía Nacional".

Junto a Pablo Iglesias, también ha acudido Carolina Bescansa, secretaria de Análisis Político y Social de Podemos, para dar su apoyo a Vestrynge.

carolina_bescansa

"YO PASO POR MIS COJONES"

En la manifestación en la que fue detenido, sobre las 21.00 horas, Verstrynge se dirigió "airadamente" a tres de los agentes a los que espetó: "Yo paso por mis cojones", según refleja el escrito del fiscal. Después, "propinó un fuerte empujón" a uno de ellos, lo que provocó su caída y una lesión en la mano.

El Ministerio Público también acusa a otras dos personas, Iván Torrico y Manuel Prada, de delitos de atentado y resistencia a la autoridad pide para ellos dos años de prisión y multa 720 euros y 8 meses de prisión y 540 euros, respectivamente.

Según explica el fiscal, Torrico propinó una patada en el abdomen y puñetazos a unos de los agentes al percatarse de que el expolítico estaba siendo detenido. En cuanto al otro acusado, la Fiscalía describe que forcejeó con la Policía para evitar el arresto de Torrico.