Huffpost Spain
Antonio Ruiz Valdivia Headshot

Fernando de Páramo: "No nos fiamos definitivamente del PP"

Publicado: Actualizado:
DE PRAMO
Fernando de Páramo | AMAYA VILLAR
Imprimir

La sede de Ciudadanos en la madrileña calle de Alcalá está de reformas. Albañiles, andamios, polvo. El partido está en plena reorganización tras tres años de expansión a nivel nacional, toca adaptar las estructuras -tanto físicas como jerárquicas- para esta nueva etapa. Todo estará listo el próximo 4 de febrero, cuando el partido celebrará su asamblea general.

Fernando de Páramo (Granada, 1987) no se imaginaba hace algo más de dos años que se convertirían en la cuarta fuerza del país. Recorría entonces toda España en una furgoneta “echando un cable” en la campaña de las elecciones europeas de 2014. Conducía junto a Juan Carlos Girauta y Javier Nart, colgaba carteles, ayudaba en las labores de prensa.

Hoy es diputado en el Parlament y secretario de Comunicación de Ciudadanos, además de uno de los hombres de máxima confianza de Albert Rivera (su fiel consejero en los debates electorales). “Catalán y granadino de nacimiento a mucha honra”, De Páramo vive en el AVE. Todo va muy rápido en su vida, pero este friki de la Filosofía del Derecho detiene el reloj con El Huffington Post para hablar sobre la nueva legislatura, la situación de Cataluña y el futuro de su partido.

La legislatura ha arrancado simbólicamente esta semana con la apertura solemne de las Cortes. ¿Cuánto cree que va a durar?

La legislatura durará en la medida que Rajoy esté dispuesto a cumplir las exigencias que tiene firmadas con Ciudadanos. Depende de Rajoy y si se atreve a seguir esas reformas que hemos puesto encima de la mesa. Si lo hace, será larga y fructífera, y si no cumple y es inmovilista, será más corta de lo previsto.

Esta semana hemos visto que C’s apoyaba junto al PSOE y Unidos Podemos la paralización del calendario de la Lomce. ¿Con quién van a sacar más propuestas en el Congreso? ¿Con estos dos grupos o con el PP?

Es difícil, digamos a peso, medir si se van a sacar más propuestas con unos o con otros. Estamos en la oposición y vamos hacer esa labor de oposción. Estoy convencido de que con el PSOE, y espero que con Podemos también en algunas cuestiones, podemos estar de acuerdo en la labor de oposición. Pero también hay que hacer una oposición responsable, porque no solo es decir ‘no’ a todo. Es negociar, exigir, apretar las tuercas cuando sea necesario y ese será nuestro trabajo.

La primera gran prueba de fuego para el Gobierno será la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado. El PP ha dejado entrever que se podrían convocar elecciones si no salen adelante. ¿Cree que los conseguirán aprobar? ¿Qué apoyo va a dar C’s? ¿Cuáles serían sus líneas rojas?

Si hay una subida del IRPF y del IVA y recortes en Sanidad y Educación, no apoyaremos los presupuestos. Si el Estado del Bienestar es una autopista por la que circulamos los ciudadanos, los impuestos son los peajes. Lo que no puede ser es que haya algunos que tengan la barrera abierta del peaje. Apostamos por recortar en temas que son un fracaso como la burbuja administrativa y los chiringuitos políticos y recuperar el dinero de la amnistía fiscal. Si eso se hace, no hay que recortar ni subir los impuestos a los que sí cumplen.

de páramo

Rajoy apeló al diálogo durante su investidura constantemente. Pero luego hemos visto ese intento de nombrar a Jorge Fernández Díaz presidente de la comisión de Exteriores del Congreso o del Tribunal de Cuentas. Luego lo han colocado en la de Peticiones en contra de la oposición. ¿Cree que de verdad el PP va a hacer efectiva esa llamada al pacto?

Respecto al tema de Fernández Díaz, el PP sigue creyendo que hay que colocar a los amiguetes en las comisiones. Es un error. Se han dado cuenta de eso y han intentado lo único que les quedaba, que es hacer un dedazo. Al final no le ha quedado más que colocarlo en esa comisión. Sin duda, el señor Mariano Rajoy se va a tener que poner las pilas políticamente hablando porque en esta nueva etapa no existen las mayorías absolutas. La realidad se impone y dice que hay que llegar a acuerdos con todo el mundo.

¿Qué le pareció el discurso del rey en las Cortes y su alusión al desencanto de los ciudadanos con los políticos?

Fue estadista, pensando en el futuro y hablando de temas que son necesarios, como la corrupción, que es una lacra como él decía. Nosotros estamos haciendo un trabajo muy duro en ese campo. Fue positivo que ensalzara la capacidad de diálogo que debemos tener los grupos políticos.

Rajoy se va a tener que poner las pilas

Habla de corrupción y ustedes siempre dijeron que no iban a apoyar a Mariano Rajoy como presidente por casos como el de Luis Bárcenas. ¿Cree que su discurso puede verse afectado ante los ciudadanos después de respaldarlo en la investidura?

Hicimos lo que pedían muchos españoles, no solo votantes de C’s, que se pusiera en marcha la legislatura y no hubiera terceras elecciones. El hecho de que Rajoy esté gobernando se produce porque en una primera legislatura Podemos se opone a la investidura de Pedro Sánchez. Se producen elecciones de nuevo y el PP no solo gana, sino que mejora el resultado y no hay alternativa de Gobierno. Era más importante evitar un bloqueo institucional y un fracaso de todas las fuerzas. Pensamos que la mejor fórmula era que la lista más votada gobernara con condiciones. Y es lo que hemos hecho, poner 150 exigencias que van a hacer que el PP tenga que estar muy pendiente. Otros no lo pudieron hacer. El PSOE lo hizo tarde y por el camino se dejaron un secretario general. El discurso de lucha contra la corrupción es uno de los principales motivos por los que no hemos entrado en el Gobierno. Hemos preferido ir a la oposición y controlarlos porque no nos fiamos definitivamente del PP.

No han entrado en el Gobierno, ¿pero podrían replanteárselo y hacerlo en uno o dos años?

Lo descartamos. El PP ha elegido legítimamente no renovarse y seguir con las mismas personas y formas, no estaremos en ese Gobierno. Si el PP no apuesta claramente por la regeneración y por un cambio en sus estructuras y cabezas visibles, el propio Rajoy, es difícil que podamos estar con ellos. Es imposible. De hecho, por eso no estamos gobernando con ellos.

Se refería antes al pacto con el PSOE, ¿qué le pareció escuchar a Pedro Sánchez en Salvados decir que su partido debía trabajar codo con codo con Podemos y que su discurso fuera a favor de un pacto de izquierdas después de todo lo vivido con Ciudadanos?

Eso no es lo que nos decía el señor Sánchez a nosotros y tampoco a sus compañeros de partido, ni siquiera a los militantes. Entiendo que a toro pasado, en una entrevista y en plena campaña para intentar recuperar el poder perdido diga esas cosas. Es respetable, entiendo que la situación personal no debe ser fácil. En cualquier caso, lo que decía era bien distinto y firmó un acuerdo con C’s en el que una de las condiciones era que no se iban a hacer referendos independentistas, cosa que Podemos defiende y que es legítimo, pero que nosotros no compartimos. Él mismo se contradice con lo que después ha explicado en Salvados. Responde a una campaña personal con ese coche que va a recorrer toda España e imagino que será parte de esa estrategia.

¿Cómo ve el futuro del PSOE?

Me preocupa. Lo digo como adversario político y como persona que entiende que el PSOE es un partido constitucionalista que comparte muchas cosas con Ciudadanos. No es una buena noticia para la democracia española que esté en la situación en la que está. Prefiero un PSOE que vuelva a sentarse en la mesa constitucionalista y que pueda ser determinante para las reformas del país que un PSOE roto pensando más internamente.

Me preocupa la situación del PSOE

En Andalucía apoyan parlamentariamente a Susana Díaz. ¿Les gustaría como futura secretaria general?

No me atrevería a hacer cábalas sobre quién será secretario general. Lo tienen que decidir los militantes y el PSOE. Nuestra experiencia en Andalucía es que por primera vez se ha bajado el IRPF y los señores Chaves y Griñán están en su casa. Son mejoras que ha conseguido C’s.

de páramo

En Madrid respaldan a Cristina Cifuentes (PP), que ha levantado la polémica al decir que "los madrileños están pagando 3.000 millones de euros para que los andaluces tengan sanidad, educación y demás". Recuerda a ciertos discursos de políticos catalanes. ¿Qué le parecen esas palabras y ese discurso territorial?

Los líderes políticos y los presidentes de comunidades autónomas tienen que intentar unir a los ciudadanos y no separarlos más. La señora Cifuentes se equivoca y recuerda a discursos de otras partes de España que tantos estragos están causando en la convivencia de los ciudadanos. Hay que pensar en unir más a la gente que en separarla.

Resuelto ya el bloqueo institucional, vuelve a primera línea el tema de Cataluña. El president, Carles Puigdemont, ha prometido un referéndum en otoño del año que viene. ¿Cree que se celebrará?

El señor Puigdemont y los políticos independentistas han prometido tantas cosas... y ninguna de ellas se ha cumplido. Cataluña no necesita un Brexit en este momento. Es volver a una casilla de salida que los propios independentistas ya habían descartado, hay declaraciones de Puigdemont y Romeva que dicen que el referéndum es un fracaso. Parece que ahora vuelve a ser su gran propuesta. Han visto que se acercan a un callejón sin salida e intenta buscar una grieta por la que escaparse. Puigdemont está haciendo perder el tiempo, el dinero y las oportunidades a todos los catalanes, y lo dice un diputado en el Parlament donde solo se habla de ese monotema. Y Cataluña tiene los mismos problemas que el resto de españoles en servicios sociales, economía y desempleo. Más que una hora de ruta, es un laberinto.

de páramo

Pero si se mantienen firmes en su apuesta por el referéndum, ¿qué van a hacer ustedes, que son los líderes de la oposición en Cataluña, para intentar frenarlo?

Nuestra actuación tiene que ser, por un lado, combatir intelectualmente y políticamente sus argumentos. Tenemos que hablar de las consecuencias que tendría salir de España y de Europa. Y además de explicar las cosas y la ley, hace falta una propuesta alternativa. Además de decirles que no lo van a conseguir, hemos ofrecido un proyecto de reformas en toda España.

La respuesta que se da desde La Moncloa es llevar todas las resoluciones a los tribunales, pero no se abre una vía política para resolver la cuestión catalana. ¿Qué le parece el nombramiento también de Soraya Sáenz de Santamaría como ministra de Administraciones Territoriales? ¿Es efectivo ir solo a los tribunales?

La última vez que fue el PP a reunirse en Cataluña fue precisamente para pactar con Convergència de manera opaca y encerrados en un hotel. Luego salían con un Gobierno de España. No voy a ser el que censure ni ponga barreras para que haya diálogo entre las partes, pero hay que recordar que los dos interlocutores hace unos años estaban pactando gobiernos de la Generalitat y de España. Sin duda, hay que dar una respuesta en ese sentido.

Cataluña no necesita un Brexit

El viernes se conoció el barómetro del Centre d'Estudis d'Opinió de la Generalitat (CEO) que señala que el ‘no’ a la independencia en Cataluña ganaría por poco al ‘sí’ y que baja el apoyo de los secesionistas. ¿Cómo lo interpreta?

Podemos deducir de ese estudio, a grandes rasgos, que seguimos siendo la segunda fuerza política en Cataluña, y crecemos respecto al último barómetro. El grupo mayoritario según la encuesta es el que se siente español y catalán. Hay un cierto empate -uno arriba, uno abajo- sobre la independencia. Tener una sociedad dividida y partida por la mitad como están consiguiendo los partidos independentistas nunca es una buena noticia.

En la encuesta se ve un fuerte ascenso de Catalunya Sí Que Es Pot, disputándoles la segunda posición tras Junts pel Sí. ¿Tienen miedo o están atentos a ese partido que va a impulsar Ada Colau para las próximas autonómicas?

Miedo no tenemos, porque nosotros nacimos precisamente en Cataluña en un momento muy complicado. Hay que tener respeto por los rivales y estar pendientes de lo que están haciendo los demás grupos políticos. Veremos a ver qué es lo que ocurre y cómo se estructura un partido que también está dividido en Cataluña, y también a nivel nacional con las disputas de Íñigo Errejón y Pablo Iglesias.

Podemos están en la polémica y en la foto fácil

Cita a Errejón e Iglesias y la llamada nueva política llegó con ellos y con ustedes. Pero en el Parlamento de esta legislatura hemos visto fotos de tensión como la de su compañero José Manuel Villegas con miembros de Podemos. Parece casi la relación antigua de PP y PSOE ¿Se acabó el buen rollo? ¿Cómo es esa relación ahora?

La nueva política es mucho más que ser nuevos en el sentido cronológico de la palabra. También son la forma y las ideas. A veces hay algunos que dicen que son nueva política y sus ideas parecen del siglo XIX. La novedad no va solo con la parte estética y el postureo político, sino con el proyecto y las ideas de modernidad que cada uno defiende. En ese sentido, espero que con Podemos nos podamos poner de acuerdo en puntos de regeneración política y de lucha contra la corrupción. Puede haber espacios de acuerdos, pero hay que tener voluntad. Desde que ha aterrizado en el Congreso, lo único que ha hecho Podemos es votar ‘no’ a Sánchez y a Rajoy. Al Congreso hay que ir a trabajar, negociar, no sólo a gritar y enseñar pancartas y banderas. Entiendo que eso incita a la polémica, da el titular fácil, la foto y el titular del periódico del día siguiente. Podemos está en la línea de la polémica y la foto fácil.

de páramo

¿Le preocupa que el 26 de junio perdieran 8 diputados respecto al 20 de diciembre?

Tan solo bajamos 0,8 puntos, en otro tiempo eso sería algo insignificante. Lo que pasa es que a nosotros nos penaliza mucho la actual ley electoral. El hartazgo de la sociedad no es el mismo cuando se tienen que repetir elecciones, también estoy convencido de que hemos hecho cosas mal que hay que corregir. Bajar 0,8 nos ha castigado con 8 diputados. Nos tiene que hacer reflexionar sobre la ley electoral que tenemos. Sería justo que valiera igual el voto de todos.

Ciudadanos está dando el pistoletazo de salida a su proceso congresual. Su asamblea será el 4 de febrero. ¿Cuáles son los grandes retos que tiene que afrontar su partido? ¿Cómo van a readaptar el partido tras la expansión de estos años?

Esperamos ese congreso como agua de mayo. Necesitamos adaptar nuestros estatutos, reglamento y el partido a la realidad que es Ciudadanos hoy en día. Ahora somos un partido con 1.500 concejales, con casi cien diputados autonómicos y la cuarta fuerza en el Congreso. Y demostrar que somos un partido unido, que es un valor viendo lo que está pasando en el PSOE, Podemos y el PP. Además, hacer un congreso democrático y transparente en el que puedan votar todos los militantes.

Habla de un partido unido. Parece todo una alfombra roja para Albert Rivera en la renovación del liderazgo. Pero en los últimos días se han visto una serie de movimientos de Carolina Punset, que va a organizar unos foros contra el nacionalismo. Se está interpretando como un posible paso para presentar una candidatura alternativa. ¿Cree que dará la batalla contra Rivera?

No lo sé, pero el hecho de que haya alternativas u otras opciones es bueno para contrastar proyectos. Si finalmente hay algún tipo de oposición en ese sentido, el contraste siempre es bueno para cualquier organización.

No tengo información sobre si Punset se va a presentar contra Rivera

¿Le ha dicho ella algo sobre si se va a presentar?

No, no tengo información de eso.

Ciudadanos ya tiene diez años de historia. La gente se pregunta si hay vida más allá de Rivera…

(Risas) ¡Ya lo queréis matar! Pues no lo sé, supongo que sí. Como hay vida después de cualquier persona. Este partido ha demostrado que por encima de cualquier personalismo están los equipos y el proyecto. Nosotros hemos apostado por un único proyecto de país, intentar defender lo mismo en Cataluña que en Andalucía, Navarra o Extremadura. Y luego veremos qué pasa en el futuro. Este congreso nos va a servir para decir qué quiere ser Ciudadanos de mayor, en los próximos años. Es una fase para prepararnos para poder gobernar un día. Con toda la humildad, estamos en esa fase de aprendizaje, de estar en la oposición.

Y utilizando su expresión, ¿qué quiere ser de mayor Fernando de Páramo? ¿Qué aspiración tiene en el congreso? ¿Y dónde se ve dentro de cinco años?

Serán los militantes los que decidan y ellos nos pondrán a cada uno en el sitio que nos corresponde. Después, es imposible saber a día de hoy dónde va a estar uno dentro de cinco años. No me atrevo. Esto es frenético, todo va muy rápido.

Defina a…

Mariano Rajoy: Inmovilista

Pablo Iglesias: Polémica

Albert Rivera: Trabajo

Pedro Sánchez: Pasado

Susana Díaz: Incertidumbre

Carles Puigdemont: Fracaso

Gabriel Rufián: Dar la nota

Ada Colau: Disparate

Fernando de Páramo: Prefiero que me definan los demás

Close
Fernando de Páramo
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

Las fotografías de esta entrevista han sido realizadas por Amaya Villar

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Entrevista a Gabriel Rufián: "A lo del PSOE lo llamo traición"

- 17 cosas que no sabías de Juan Carlos Girauta

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest