Huffpost Spain

Un huerto urbano en el cielo de Madrid

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Las azoteas de Madrid esconden secretos que los viandantes no alcanzan a imaginar. Desde terrazas hasta gimnasios, pasando por huertos urbanos como el del Hotel Wellington.

En la azotea de este emblema de la hostelería de la ciudad, se encuentra uno de los huertos urbanos más grandes de Europa. Desde abril de 2014, Javier Librero, jefe de cocina, trabaja sembrando y cuidando las más de 25 variedades de plantas que se pueden encontrar en el huerto. Esta es ya la tercera temporada de cosecha y han conseguido abastecer en gran medida el menú de uno de los restaurantes del hotel: Las raíces del Wellington.

Día tras día, Librero sube a la azotea para seleccionar lo que preparará horas más tarde en su restaurante. Una rutina que dice le hace abstraerse del estrés y la adrenalina que puede provocar la cocina y en la que pone todo su cariño y atención, un cariño que se aprecia fácilmente en la forma en que se comporta y le habla a sus plantas.

huertourbano

"Nos fijamos mucho en la temporalidad, en cosas que puedan dar producto con este tiempo, que en Madrid es duro", comenta Librero a El Huffington Post. Para completar el menú con los productos que no se pueden obtener del huerto el chef y su equipo buscan materia prima "que se asemeje a la calidad que está dando el huerto".

Este tipo de iniciativas todavía no son una práctica habitual en España aunque "están llegando con mucha fuerza". Librero recuerda que otros países están mucho más centrados en temas de huertos urbanos y resalta el ejemplo de París, donde se ha puesto en marcha una ley para poder sembrar huertos urbanos. Desde el pasado mes de octubre la capital parisina permite a sus ciudadanos cultivar frutas, vegetales o flores en cualquier punto de la ciudad, incluso en las jardineras de los árboles. Lo único que tienen que hacer es solicitar un permiso al Ayuntamiento que se les concederá por tres años con opción a renovación.

El chef también apela a la cuestión emocional e invita a reencontrarse con el pasado de ciudades como Madrid, sobrepasadas por su rápido crecimiento, y "volver a traer los huertos a la ciudad". "La gente no sabe lo que es plantar una semilla, cuidarla durante una temporada y que te de fruto. Sabe el doble de mejor", comenta Librero que considera que lo más positivo de su rutina es la "satisfacción personal" que le aporta ver que esas plantas que cosecha con tanto mimo luego acaban en las mesas del restaurante.

huertourbano2

Los proyectos de Librero y su equipo no acaban aquí. Desde este año, la azotea del Wellington también acoge un pequeño viñedo que pretende dar lugar al primer vino urbano de Madrid. Su objetivo no es la comercialización, sino, en un futuro, conseguir hacer "algo didáctico y benéfico". Alguna iniciativa como una rifa o un sorteo y que lo recaudado vaya destinado a una ONG. Además, su intención es conseguir "sacar flor natural" para las habitaciones del hotel.

Este huerto urbano es una iniciativa a gran escala, pero dentro de nuestra rutina diaria cada uno de nosotros tiene la oportunidad de aportar su pequeño grano de arena. "Teniendo una maceta se puede plantar un tomate, y esa tomatera va a dar un resultado. En una ventana, en una terraza, en cualquier huequito que tengamos, que dé el sol y con buena temperatura, vamos a conseguir sacar una planta adelante".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

-La seguridad alimentaria debe ser una prioridad de la COP de París

- La agroecología: otro modo de entender la agricultura

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest