Huffpost Spain

Esta fue la respuesta de Anna Kendrick cuando le dije que tenía autismo

Publicado: Actualizado:
Imprimir

anna kendrick

Durante todos los años que he sido orador motivacional y activista de la discapacidad, he tenido el placer de conocer a muchos famosos impresionantes. Dos de mis recuerdos favoritos son el momento que pasé charlando con el cantante Luke Bryan y el rato que hablé con Tommy Hilfiger sobre moda. Sin embargo, la famosa que me dejó sin palabras fue la prodigiosa Anna Kendrick.

Llevo mucho tiempo siendo su admirador. Me siento identificado con su excentricidad, su amor por el teatro y su pasión por la música. La música y el teatro eran dos de mis pasiones cuando era pequeño y tenía autismo. Por eso, cuando me enteré de que iba a venir a Nueva York a firmar su nuevo libro, Scrappy Little Nobody, supe que tenía que estar allí.

Las semanas pasaron a ser días y, antes de darme cuenta, ya había llegado el día en el que la conocería. Fui al Club Monaco una hora y media antes para asegurarme de ser una de las primeras personas. Hacía muchísimo frío esa noche y un amigo que iba a venir conmigo enfermó de laringitis, así que fui solo. Cuando llegó el momento de conocerla, estaba temblando y no sabía si era por los nervios o por el frío. Al entrar en la tienda, me enteré de que no solo nos iba a firmar el libro, ¡también íbamos a hacernos una foto!

Me acerqué a ella y me recibió con una gran sonrisa y un abrazo. Le conté que me dedicaba a varias cosas (entre ellas, al activismo en favor de los autistas y contra el acoso escolar) y también hablé de cómo era crecer con autismo.

Después de escucharme, me dijo: "¡Ay, eres genial! Me alegra muchísimo que puedas dedicarte a eso". Después, dio unas palmaditas y un saltito de entusiasmo.

Su respuesta casi me hizo llorar de emoción.

Para alguien que ha crecido siendo víctima de acoso escolar, con dificultades emocionales y que nunca se ha considerado a sí mismo "genial", que alguien con tanto talento me lo haya dicho es algo que agradeceré siempre.

Con la boca abierta, le deseé buena suerte y fui a hacerme la foto. Estoy seguro de que en ese momento me desmayé porque no recuerdo ningún detalle más de ese momento, lo siguiente que recuerdo es estar en el tren de vuelta a casa leyendo el primer capítulo de su libro.

No es que hiciera algo extraordinario, es que me dijo que lo que hacemos marca la diferencia. Eso es lo que agradecí más. Para alguien que ha crecido siendo víctima de acoso escolar, con dificultades emocionales y que nunca se ha considerado a sí mismo "genial", que alguien con tanto talento me lo haya dicho es algo que agradeceré siempre.

Si algún día lee esto, me gustaría darle las gracias. Tanto su sinceridad como su energía son cosas que creo que dejaron huella en todas las personas que conoció esa noche. Y en todas las que conocerá en el futuro.

Necesitamos que haya más gente que sea amable con los demás. Si alguna vez necesito poner un ejemplo de una persona así, mencionaré a Anna Kendrick. Para aquellos que estén leyendo esto: os animo a que sigáis su ejemplo y a que os acordéis de decirles a vuestros más allegados lo geniales que son. Animadles cuando podáis. Confiad en mí, puede marcar la diferencia. A mí me pasó.

Una versión de este artículo se publicó originalmente en Kerrymagro.com.

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Irene de Andrés Armenteros.

Close
13 hermosas fotos de niños con autismo
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest