NOTICIAS
16/01/2017 11:45 CET | Actualizado 16/01/2017 11:55 CET

'Cachorros en la nieve', la película de Disney en la que murieron varias crías de Golden Retriever

ISTOCK

Si no eres un fan acérrimo de la saga de Air Bud, es probable que no te suene la séptima entrega, Cachorros en la nieve. Trata sobre los hijos del perro protagonista de la primera película, que intentan ganar una carrera de trineos en Alaska.

Fue lanzada directamente a DVD sin pasar por salas en febrero de 2008 y, hasta ahora, se desconocía la historia oscura que ocultaba su rodaje. La web Complex ha publicado este lunes un extenso reportaje en el que denuncia y analiza uno de los casos más recientes de maltrato animal en Hollywood.

Todo comenzó a finales de 2006. La productora Key Pix Productions, propiedad de Disney, compró 25 cachorros de Golden Retriever a los criadores Alex y Suzana Schock para rodar la séptima entrega de la saga familiar. Fueron transportados en avión desde Nueva York hasta el set, en una ciudad cerca de Seattle. Posteriormente, adquirió otros cinco de un criadero canadiense.

El 19 de febrero, cuando comenzó el rodaje, llegó al set un representante de la American Humane Association (AHA), organismo que se encarga de controlar el trato que reciben los animales. Sólo encontró allí 15 de los 30 cachorros que debía haber.

Los otros 15 llevaban dos semanas enfermos de giardiasis y de coccidiosis, enfermedades intestinales muy contagiosas y típicas en perros jóvenes. Tres tuvieron que ser sacrificados por complicaciones derivadas de las infecciones.

EL PARVOVIRUS ASOLA EL RODAJE

Pero lo peor estaba aún por llegar. La zona baja de Vancouver, muy cercana al rodaje, llevaba seis meses sufriendo una epidemia de parvovirus canino, una enfermedad intestinal muy grave y contagiosa que afecta sobre todo a los cachorros. Ello, unido a las bajas temperaturas, convirtieron el set en una trampa mortal para los perritos.

Para agravar las cosas, Key Pix Productions había infringido la ley: sólo se permite rodar con cachorros de más de ocho semanas, ya que hasta entonces deben estar con su madre para desarrollar el sistema inmunológico. Los de Cachorros en la nieve solo tenían seis semanas y no pudieron hacer frente a las enfermedades.

Seis perros enfermaron de parvovirus y dos tuvieron que ser sacrificados. La productora tuvo que retirar a los 25 cachorros que quedaban por posible contagio. Pero eso no detuvo a Disney. Envió de vuelta a los supervivientes y alquiló otros 28 perritos, esta vez de la edad apropiada, que fueron de nuevo expuestos a la enfermedad.

Finalmente, el rodaje se detuvo durante cuatro semanas para hacer las cosas bien por primera vez. Se puso en cuarentena a todos los cachorros que había y los proveyeron de cuidados veterinarios, en búsqueda de la aprobación de la AHA.

La asociación al final concedió la siguiente autorización: "La producción ha seguido todas las recomendaciones de la AHA y ha efectuado cambios para que los cachorros no puedan volver a caer enfermos. Todos los perros del proyecto han pasado un chequeo médico y reciben los cuidados veterinarios apropiados".

MÁS PERROS ENFERMOS

En marzo, PETA envió una carta al CEO de Disney, Bob Iger, exigiendo que no se distribuyera la cinta. "Hemos sabido que casi todos los cachorros que estuvieron en el set, entre 40 y 50, están ya enfermos, muchos del mortal parvovirus. Al menos cuatro han muerto y es probable que varios de ellos lo hagan en los próximos días".

Nunca recibieron respuesta. Un representante de PETA aseguró a Deadline que la productora les mandó información falsa sobre la edad de los cachorros y después rompió toda comunicación.

"Hemos sabido que casi todos los cachorros que estuvieron en el set están ya enfermos, muchos del mortal parvovirus", señaló PETA.

Por su parte, Key Pix Productions y AHA echaron la culpa a los criadores, los Schock, por enviar cachorros demasiado jóvenes, aunque otras fuentes señalan que la productora pidió específicamente cachorros de menos de ocho semanas.

Los Schock aseguraron que no sabían que enviaban perros tan pequeños, aunque su edad aparecía en los papeles para el traslado. "Piensas que Disney y su productora van a cuidar de estos animales como reyes", se quejaron al Times Herald-Record.

El criador puso una denuncia a la productora por las consecuencias profesionales debido a lo ocurrido y por no pagarle por los cachorros muertos. No ha trascendido su desenlace, aunque la investigación oficial, que AHA lleva a cabo junto al Departamento de Agricultura de EEUU, sigue pendiente.

EL TRATO ANIMAL FUE "INACEPTABLE"

Las muertes de los cachorros no trascendieron ni causaron debate entonces. Aún se desconoce cómo se las arreglaron las empresas involucradas para silenciar lo ocurrido.

En un último intento de arrojar luz sobre ello, la AHA calificó el trato dispensado a los animales en la película como "inaceptable".

Por eso en los créditos finales, en lugar de la típica frase de "ningún animal fue maltratado durante esta producción", aparece una más ambigua: "La American Humane Association controló las escenas con animales".

Todo ello fue inútil. La película salió a la venta en febrero de 2008, casi un año después de las primeras muertes. Hasta la fecha, ha recaudado más de 50 millones de dólares. A su estela, se han producido otras cinco entregas de la misma saga, afortunadamente sin bajas animales. Que se conozcan.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- La Guardia Civil anima a denunciar situaciones de abandono y maltrato animal

- ¿Qué debemos hacer si vemos a un perro abandonado en la carretera?

- PACMA denuncia la "insuficiente" legislación penal en su informe sobre maltrato animal

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada Facebook TwitterInstagramPinterest

MÁS SERIES