INTERNACIONAL

Israel relanza la colonización con la llegada de Trump a la presidencia de EEUU

24/01/2017 21:37 CET | Actualizado 25/01/2017 16:34 CET

Israel ha relanzado su política colonizadora con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, al aprobar hoy la construcción de 2.500 viviendas en los territorios palestinos ocupados de Cisjordania después de haber anunciado la extensión de los asentamientos en Jerusalén Este.

Dos días después de hablar por teléfono con Trump y acordar una reunión en Washington este mes de febrero, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha dado luz verde a un paquete de unidades residenciales que se construirán en su mayoría en grandes bloques de asentamientos judíos de Cisjordania.

"Volvemos a una vida normal en Judea y Samaria (nombre bíblico para los territorios palestinos de Cisjordania)", declaró el titular de Defensa, Avigdor Lieberman.

Zeev Elkin, ministro de Medio Ambiente, añadió que las unidades residenciales están destinadas a israelíes que ya residen en territorio ocupado y que, ante la falta de edificación en estos años, vivían en casas prefabricadas en asentamientos.

"Espero que sólo sea el comienzo de una oleada de nuevos edificios a lo largo de nuestra tierra ancestral después de ocho años muy difíciles", manifestó el jefe del Consejo Yesha de Asentamientos Judíos, Oded Revivi.

Para la organización, que representa a 430.000 colonos, la construcción de "ciudades israelíes" en este territorio ocupado es "una respuesta a la paz" al entender que "permite a israelíes y palestinos vivir y trabajar juntos".

PROVOCACIÓN Y DESAFÍO

Por su parte, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha condenado la medida que califica de "provocación y desafío" y advierten que traerá consecuencias en la estabilidad y la paz en la región.

La medida sigue a la aprobación el pasado domingo de 566 viviendas en Jerusalén Este, que habían sido suspendidas en diciembre a petición de Netanyahu con el fin de evitar un nuevo choque con la Administración estadounidense de Barack Obama.

La Municipalidad dio luz verde al proyecto dos días después de que Trump tomara posesión y, seguidamente, el primer ministro israelí prometió que permitirá la extensión de asentamientos en la zona oriental de la ciudad que hasta hora limitaba por la presión internacional.

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) ve en esta escalada de construcciones un "crimen de guerra y una flagrante violación de las leyes y convenciones internacionales", especialmente de la reciente resolución 2334 de la ONU aprobada por la abstención de EEUU, durante el último mes de presidencia de Obama.

"Es evidente que Israel está aprovechando la inauguración de la nueva Administración estadounidense para aumentar estas violaciones e impedir la existencia de un Estado palestino", aseguró la dirigente de la OLP, Hanan Ashraw.

Para el ala dura del Ejecutivo israelí la expansión de los asentamientos no es suficiente e insisten en la anexión de todo el área C de Cisjordania.

"En el mejor de los escenarios es un intento por evitar la extensión de la soberanía en Judea y Samaria, en el peor forma las bases para el establecimiento de algo menos que un estado palestino", declaró Bezalel Smotrich, diputado del pro colonizador Hogar Judío al digital Israel National News.

"No somos estúpidos", reprochó Smotrich, ya que cree que la decisión de hoy intenta compensar el aplazamiento del proyecto de ley para anexionar la colonia de Maale Adumim -36.000 habitantes-, como primer paso a la anexión del área C, territorio que quedó bajo control administrativo y de seguridad de Israel en el proceso de Oslo (1993).

SÓLO UNA "AUTONOMÍA"

El líder de Hogar Judío y ministro de Economía, Naftalí Benet, afirmó por la mañana que la presidencia de Donald Trump es una oportunidad para que su país "abandone los conceptos obsoletos" de Oslo y propuso "no una Autoridad Palestina, como existe ahora, sino una Autonomía Palestina".

"Por primera vez en 50 años, Israel debe determinar su propio destino. Debemos preguntarnos qué queremos: ¿soberanía israelí en área C o un Estado palestino?", dijo en un acto público donde invitó a desestimar la solución de dos estados y a poner en práctica su ya conocido plan de cinco puntos para la anexión de los territorios ocupados por Israel desde 1967.

Netanyahu confía en que la nueva presidencia estadounidense abre "inmensas e importantes oportunidades" para Israel, al tiempo que pide cautela a sus ministros en las actuaciones.

CRÍTICAS INTERNACIONALES

La Unión Europea criticó el anuncio del Gobierno israelí de ahondar en la colonización, porque ello aleja la posibilidad de una "solución de dos Estados". "Es lamentable que Israel siga con esta política, a pesar de la continua preocupación internacional y de las objeciones que se han planteado constantemente a todos los niveles", señaló el Servicio de Acción Exterior de la UE en un comunicado.

La ONU, por su parte, expresó su preocupación y recordó igualmente que "cualquier decisión unilateral que pueda ser un obstáculo para la solución de dos Estados es de gran preocupación para el secretario general", dijo el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric.

"Nuestra postura sobre la construcción de asentamientos sigue siendo la misma. (...) Incluimos eso en la categoría de acciones unilaterales", añadió Dujarric.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Israel aprueba más asentamientos en suelo palestino tras la llegada de Trump

- Por qué llevar la embajada de EEUU a Jerusalén es una decisión peligrosa

- Trump y Netanyahu, una alianza de halcones

- Israel se enfrenta a las grandes potencias por sus asentamientos: ¿por qué ahora?

- La Conferencia de París da aliento al proceso de paz en Oriente Medio antes de la llegada de Trump

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest