NOTICIAS

El juez Calatayud condena a aprobar un curso de corte de pelo a un menor que robó en una peluquería

25/01/2017 10:48 CET | Actualizado 26/01/2017 11:09 CET
JUNTA DE ANDALUCÍA

Esta es la historia de un chaval que sustrajo 600 euros y un secador de pelo -unos 160 euros valía- de una peluquería de Granada. El cuento podría seguir con su condena a un centro de menores, multas... Pero en su camino se cruzó un juez único, Emilio Calatayud, y el cuento tiene otro final: el adolescente ha sido condenado a aprobar un curso de estilismo de nueve meses de duración y, para ver si ha aprendido en ese tiempo, tendrá que pasar un examen que consiste, precisamente, en cortarle el pelo al propio juez.

Según la sentencia del juez de Menores de Granada, si el menor no supera la prueba -y no lo tendrá fácil, dada la cabellera revuelta del señor Calatayud-, el juez solicitará al fiscal que lo acuse de "desobediencia". “No me cortaré el pelo hasta junio, que es cuando termina el curso, así que tendrá que demostrar sus habili­dades. No hay que ponérselo fácil”, ha relatado el juez a la prensa de Granada.

Añade Calatayud en la Cadena SER que, además de ser ésta otra de sus sentencias ejemplarizantes, en las que busca que los chavales que delinquen acaben encontrando un bien, un avance en sus vidas que se sume a la lección aprendida, en esta ocasión cumple incluso un deseo del chico, ya que en sus entrevistas con el juez comentó que quiere ser peluquero algún día. "No hay mejor manera de empezar", concluye el magistrado, que en 2015 recibió la Medalla de Andalucía por su manera de entender y aplicar la justicia.

Los hechos probados señalan que el menor, un joven de origen magrebí y cuya familia -numerosa- lleva afincada en España 19 años, entró el pasado 5 de mayo en el es­tablecimiento con la intención de llevarse lo que pudiera. “Tras forzar la persiana exterior y romper el cristal de la puerta, accedió al interior, donde se apoderó de 600 euros en efectivo que la propietaria guardaba en una lata y del secador de pelo”, indica la sentencia.

Calatayud explica, según Europa Press, que el fiscal le pedía cien horas de trabajo en beneficio de la comunidad, “pero al en­terarnos de que quería ser peluquero acordamos que la medida sancionadora fuera aprobar el curso de estilista. Es lo que yo les digo siempre: como no has estudiado por lo civil, vas a estudiar por lo criminal”.

La familia del menor está compuesta por los padres y cuatro de los hijos que conviven con ellos y subsiste con una pensión de 700 euros del padre; la madre presenta dificultades de movilidad, por lo que tiene que usar una silla de ruedas. En este ambiente, “el menor se pasaba el día en la calle, sin realizar ninguna actividad y relacionándose con mayores de edad”. Así que iniciar al chico en un oficio que, además, le gusta era una buena idea para él y para su entorno, entiende el juez.

¿UN BLANDO O UN JUSTO?

El magistrado Emilio Calatayud niega que él sea el único juez de menores que dicta sentencias imaginativas en España, “mis compañeros lo hacen a menudo”, aunque reconoce que él ha caído en gracia a los medios de comunicación. Hay quien lo acusa de ser demasiado blando, de mediático, pero Calatayud insiste en que sigue los casos y sabe de los buenos resultados de sus condenas. "Lo que más agradecen estos chicos es que los condenes a estudiar", dice, aunque reconoce lo triste de que así sea en pleno siglo XXI. "A mí la sentencia que más me duele es condenarles a leer", resume.

En la SER, el juez ha relatado que recientemente también ha condenado a otro menor a hacer un curso de traducción e interpretación de árabe; el chico, granadino, había aprendido árabe tras pasar ocho años en centros de menores y, de pronto, un día le ayudó en la sala, en un caso que no era el suyo, "traduciendo mejor que el traductor". Otro caso más para su cartera de sentencias ejemplarizantes, la del hacker condenado a dar mil horas de informática gratis a jóvenes o el menor que, por conducir borracho, fue obligado a estar todo un día en una unidad de parapléjicos y luego contar por escrito su experiencia.

Y es que Calatayud no sólo aplica la ley, sino que tiene pleno conocimiento de la causa que trata, ya que él mismo fue internado por su familia en un correccional de Campillos (Málaga). Sabe lo importante que es evitar que los chavales pasen por allí, aunque siempre recuerda que en su caso hubo enmienda.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Emilio Calatayud: "Zapatero nos quitó el derecho de corregir de forma razonada a nuestros hijos"

- El 'caso España': los jueces que marcan la actualidad del país

- Absuelto el menor condenado por homicidio en el 'caso Jimmy'

QUERRÁS VER ESTO:

Eleven, de Stranger Things, se corta el pelo:

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

OFRECIDO POR NISSAN