INTERNACIONAL

La mujer de Fillon dijo en 2007 que nunca había sido asistente de su marido

02/02/2017 12:51 CET | Actualizado 02/02/2017 17:32 CET
EFE

La mujer de François Fillon, el líder de la derecha francesa, dijo en mayo de 2007 que nunca había sido asistente de su marido, en contradicción con el empleo por el que recibió un sueldo con dinero público y que está siendo objeto de investigación judicial por las sospechas de que fuera ficticio.

En una entrevista al periódico británico Sunday Telegraph que este jueves emite el canal France 2, Penelope Fillon afirmó pocos días después del nombramiento como primer ministro de su marido en mayo de 2007: "Nunca he sido su asistente o algo parecido y tampoco me ocupé de su comunicación".

Unas palabras cuestionadas ahora por el escándalo que rodea al candidato de la derecha a las presidenciales de abril y mayo sobre los empleos supuestamente ficticios que ejerció Penelope Fillon durante años, y en particular como asistente parlamentaria de su marido.

Reivindicaba su discreción y su preocupación constante para no parecer que ejercía un papel político público

El abogado de la mujer del candidato conservador ha asegurado que se han sacado de contexto las palabras de su clienta y, a través de un comunicado enviado a la agencia Efe ha lamentado que, en un momento en que hay "una investigación judicial en curso, unas frases aisladas a propósito y sacadas de su contexto hayan dado lugar a tal explotación mediática".

Cornut-Gentille ha señalado también que se han entregado a la justicia todos los elementos para probar su inocencia y ha destacado que lo que quiso decir Penelope Fillon en esa entrevista es que "no tenía la misma concepción de su papel que la esposa del primer ministro británico de entonces", Tony Blair, Cherie. "Reivindicaba su discreción y su preocupación constante para no parecer que ejercía un papel político público", ha apuntado el abogado.

En total, durante 15 años y hasta 2012 Penelope Fillon estuvo remunerada como asistente parlamentaria tanto de su esposo como del diputado al que cedió su circunscripción en 2002 cuando fue nombrado ministro de Asuntos Sociales del presidente Jacques Chirac, lo que le supuso 831.440 euros brutos, según Le Canard Enchaîné.

Desde que estalló el escándalo el pasado 25 de enero, François Fillon ha asegurado que su mujer hizo un trabajo efectivo y ha afirmado haber entregado documentos a la justicia para probarlo.

"ES UN GOLPE INSTITUCIONAL"

Ambos fueron interrogados el pasado lunes por los policías a los que la Fiscalía Nacional Financiera ha encargado la investigación preliminar abierta ese mismo 25 de enero para aclarar si hubo malversación de fondos, abuso de bienes sociales y receptación.

Fillon ha denunciado que la polémica es "un golpe de Estado institucional" contra él procedente de la izquierda, que tiene intención de seguir en la carrera presidencial a menos que sea inculpado y ha pedido a sus apoyos que aguanten "15 días" con la esperanza de que la fiscalía archive el caso.

Su partido Los Republicanos oficialmente ha cerrado filas en torno al que fuera primer ministro durante la presidencia de Nicolas Sarkozy (2007-2012), pero algunas voces ya se han alzado para pedir la búsqueda de un candidato alternativo, ante la caída en la intención de voto de Fillon que no le garantiza siquiera estar en la segunda vuelta de las presidenciales.

Por su parte, el portavoz del Gobierno, el socialista Stéphane Le Foll, ha considerador este viernes "vergonzoso" e incluso "calumnioso" que les acusen de estar detrás de las revelaciones sobre los empleos presuntamente ficticios de Penelope Fillon, en una entrevista a la emisora "RTL".

CASTIGO EN LAS ENCUESTAS

Y, efectivamente, todo esto se traduce en un castigo en la intención de voto: siete de cada diez franceses no quieren que el aspirante de la derecha a las elecciones presidenciales mantenga su candidatura, según una encuesta difundida hoy.

El instituto demoscópico Harris Interactive detalla en su sondeo que si se toman globalmente los simpatizantes de la derecha y del centro, un 50% están a favor de que Fillon abandone y la otra mitad apuestan por que continúe en la carrera por el Elíseo.

Si se toman por separado los afines al partido conservador Los Republicanos, un 58% respalda a su candidato.

A la vista de los resultados de la encuesta, efectuada este miércoles, el ex primer ministro y rival de Fillon en las primarias Alain Juppé aparece como favorito para reemplazarle, si bien éste ha reiterado en los últimos días que no se postulará como alternativa.

Seis de cada diez franceses creen que Los Republicanos podrían ganar las presidenciales de abril y mayo si el partido busca un sustituto a Fillon.

Entre los simpatizantes de derechas y de centro, no obstante, el 52% ve todavía con posibilidades al ganador de las primarias de noviembre. Un porcentaje que sube al 60% entre el grupo, más reducido, de los afines a Los Republicanos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- La campaña de Fillon se enturbia por la polémica sobre el trabajo de su mujer

- La mujer de Fillon ganó medio millón de euros de dinero público con un empleo ficticio

- François Fillon será el candidato del centro-derecha francés a la presidencia

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

OFRECIDO POR NISSAN