POLÍTICA

El ‘superfebrero' de los partidos

03/02/2017 07:24 CET | Actualizado 03/02/2017 07:24 CET
EFE

En España no existe un ‘supermartes’ como en Estados Unidos, pero los partidos políticos españoles van a vivir una especie de ‘superfebrero’. Alto voltaje, intensidad, luchas internas de poder, navajazos y también besos y abrazos. El PP, Podemos y Ciudadanos celebrarán en los dos próximos fines de semana sus congresos… y el PSOE ya está en plena guerra por sus primarias.

Estos cónclaves servirán para consagrar a sus líderes y ver el poder interno que tienen. Servirán para ajustar cuentas tras el extenuante periodo electoral y de inestabilidad que ha sufrido España desde finales de 2015. Además, los partidos quieren tener preparadas sus estructuras para lo que pueda pasar a partir de mayo y ante un posible adelanto electoral. Y también es de vital importancia reajustar las estructuras autonómicas y municipales, que empiezan a mirar a los comicios locales de la primavera de 2019.

Estrena primero este ciclo Ciudadanos. Su IV Asamblea General se celebra este sábado y este domingo en Coslada (Madrid). El propio lugar ya es un símbolo del paso dado por el partido a nivel nacional, pues todos los congresos anteriores habían sido en Cataluña. Los naranjas llegan ya con el debate del liderazgo decidido: Albert Rivera ganó las primarias la semana pasada con el apoyo del 87%.

De esta manera ha quedado claro su poderío en el partido después de haber aparecido en los últimos meses voces críticas contra la dirección, especialmente las del grupo TranCsparencia y la de la eurodiputada Carolina Punset. Al final, lucharon contra Rivera dos militantes desconocidos, Juan Carlos Bermejo y Diego de los Santos, que apenas consiguieron el 6% de los votos cada uno. Eso sí, un dato preocupante fue el de la participación: apenas un 34% del censo. Desde el sector oficial se achaca ese porcentaje a la sensación de que había una gran candidatura oficial y no había impresión de una lucha reñida.

Ciudadanos abrirá una nueva etapa a partir del fin de semana. Habrá una menor dependencia de Rivera -se han quitado hasta las fotografías gigantes que decoraban la planta baja de su sede- y se amplía el equipo directivo. El barcelonés va a delegar más en el día a día. Para ejercer de secretario general ha escogido a José Manuel Villegas, un hombre de su máxima confianza. También reparte juego otorgando a Inés Arrimadas el cargo de portavoz nacional.

ciudadanos

Además, los naranjas se quieren posicionar ideológicamente de manera clara. En sus documentos van a desaparecer las raíces socialdemócratas y se va a consagrar una posición liberal progresista. En esta evolución, Ciudadanos también va a proclamar su intención de gobernar. A partir de 2019 quieren entrar a formar parte de ejecutivos de coalición.

EL PP: ¿SEGUIRÁ COSPEDAL?

Apenas cinco días después llegarán los esperados congresos del PP (10,11 y 12 de febrero) y de Podemos (11 y 12 de febrero). Dos partidos muy diferentes, que dejarán imágenes contrapuestas. Si en el PP se espera un paseo militar de Mariano Rajoy, en Vistalegre II los morados prometen muchas emociones en el choque de trenes Pablo Iglesias vs. Íñigo Errejón.

De hecho, en Génova quieren sacar rédito de ello y presentarse ante la sociedad como el partido más unido y que ofrece mayores garantías de confianza. El morbo de esta cita es saber si María Dolores de Cospedal continuará como secretaria general del partido. En los últimos meses ha crecido la presión interna ante la acumulación de cargos: ministra de Defensa, ‘número dos’ del partido y líder del PP en Castilla-La Mancha.

Hay especulaciones de todo tipo en el partido, pero, como dicen en privados dirigentes y diputados, la decisión solo la sabe Rajoy. No obstante, según fuentes populares, una parte del partido piensa que el presidente podría desvelar sus intenciones antes de que empiece la cita para que el debate se centre en las ideas y en las propuestas para los próximos años.

rajoy

El día que Cospedal tomó posesión en el Ministerio de Defensa dijo en una conversación informal con periodistas a la pregunta de si iba a seguir como secretaria general: “No os vais a librar de mí”. Esto se ha interpretado como su deseo de mantener despacho en Génova. Otra posibilidad sobre la mesa sería la de recuperar la figura del coordinador general del partido, que podría recaer en Fernando Martínez-Maillo, el nuevo hombre fuerte del PP. En las quinielas por esta carrera aparecen también Alfonso Alonso y Cuca Gamarra.

Lo que está claro es que cualquier movimiento también será analizado en clave sucesoria. En el PP nadie cuestiona hoy a Rajoy, pero el debate sobre su heredero reaparece cada cierto tiempo. En esta hipotética lucha en los próximos años estarían Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, Cristina Cifuentes, Alberto Núñez Feijóo, Alfonso Alonso, Pablo Casado e Íñigo de la Serna. Todo eso pensando que el presidente no quiera intentar otra tercera legislatura en el Gobierno.

Además del debate de nombres, estos días se trabaja intensamente en los documentos y en las enmiendas para llegar con casi todo cerrado. Martínez-Maillo ha sido el encargado de pactar con el PP de Madrid y el de la Comunidad Valenciana sobre la posibilidad de primarias. Al final, se mantendrá la idea de Génova de que se elija al líder a partir del próximo congreso con un sistema de doble vuelta (primero militantes y luego compromisarios), pero se va a permitir la celebración de congresos asamblearios regionales (en los que votan todos los militantes).

En la madrileña Caja Mágica, escenario del evento, se espera con interés también el resultado sobre el debate ideológico desatado internamente por el tema de la maternidad subrogada. No se ha incluido el tema en el documento social coordinado por Javier Maroto -que está a favor-, pero se han presentado enmiendas a favor y en contra.

LA BATALLA FINAL DE VISTALEGRE

Pero para debate… Vistalegre II. Podemos celebrará su segundo cónclave en un clima marcado por la batalla entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Aquellos viejos e inseparables amigos llamados a la mayor gloria de la política española, un auténtico terremoto electoral, han chocado y ya ni disimulan su animadversión. Y la pelea ha tomado tintes casi dramáticos desde este miércoles por la renuncia de Carolina Bescansa, otra de las fundadoras, a participar en alguna de las listas.

Aunque Errejón no se ha presentado para aspirar a la Secretaría General, la asamblea será una auténtica lucha de poder que podría acabar con Iglesias -que opta a reeditar su cargo-. Él mismo ya ha avanzado que dimitirá en el caso de que ganen los proyectos políticos y organizativos que presentará el equipo de Errejón.

No obstante, se ha producido un movimiento de última hora, en el que Iglesias encabeza también la lista de su equipo al Consejo Ciudadano. Es decir, se medirán los dos en una votación frente a frente en el apartado de equipos de dirección. “Dos equipos, dos liderazgos y dos ideas”, ha dicho el máximo responsable de Podemos. Esto permite al actual líder tener un sillón en la dirección pase lo que pase el día después de Vistalegre.

iglesias

¿Y por qué este enfrentamiento? Iglesias y Errejón se han ido alejando durante el último año al tener dos visiones diferentes sobre el futuro del partido y el poder. Iglesias quiere más calle, es más duro con el PSOE. En cambio, su ‘número dos’ es más partidario de gobernar con los socialistas, hace más hincapié en la labor institucional y sigue defendiendo un Podemos más transversal, que no se parezca a Izquierda Unida.

Los ejércitos ya están preparados después de que se haya cumplido el plazo para llegar a un acuerdo. Con Iglesias están su jefa de gabinete, Irene Montero, el economista Vincenç Navarro, el diputado Rafa Mayoral, el ex Jemad Julio Rodríguez y el secretario de Organización, Pablo Echenique. Frente a ellos, arropan a Errejón la portavoz del ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, el juez Juan Pedro Yllanes y el responsable de Internacional, Pablo Bustinduy.

EL PSOE 'PREPRIMARIAS'

Pase lo que pase, estos tres partidos tendrán sus nuevas direcciones ratificadas en esta primera quincena de febrero. Algo que no pasará en el PSOE hasta el congreso de los días 17 y 18 de junio -previas primarias en mayo-. Pero el 'superfebrero' está que arde también entre los socialistas.

Ya hay dos candidatos a la Secretaría General: Pedro Sánchez y Patxi López. A ellos les persigue también la sombra de Susana Díaz, cuya candidatura se da por hecho en casi toda la familia socialista. Por lo tanto, no es un mes inhábil (para nada) entre los aspirantes. Este mismo sábado el exsecretario general estará en Zaragoza dentro de su gira por toda España para escuchar a “los militantes que nunca han sido escuchados”.

A la vez, el exlehendakari sigue su campaña a través de medios, de actos (este viernes protagoniza un desayuno informativo en Madrid) y en las redes sociales. El sábado 11 (coincidiendo con los congresos del PP y de Podemos) se va a organizar un acto en Madrid con alcaldes que respaldan a Susana Díaz, una idea que está materializando el regidor de Vigo, Abel Caballero.

Nada de invierno. Febrero es puro fuego en la política española.

OFRECIDO POR NISSAN