INTERNACIONAL

Steve Clemons: "No hay que infravalorar a Trump, es mucho más inteligente de lo que se piensa"

11/02/2017 11:05 CET | Actualizado 13/02/2017 10:10 CET
TWITTER

Steve Clemons, editor de la revista The Atlantic y director de AtlanticLIVE, tiene claro que vienen tiempos muy difíciles para Estados Unidos. La culpa la tiene Donald Trump y lo dice sin tapujos, aunque intenta lanzar un mensaje también de esperanza, al menos para los medios, que tienen que estar “más atentos que nunca” y, simplemente, “bordar su trabajo”. “Va a ser complicado, porque Trump ve beneficios políticos en golpear a la prensa. La relación no va a ser cálida y tranquila, no lo será nunca, pero quizá eso sea hasta bueno: se retomará la distancia crítica que tradicionalmente tipifica al mejor periodismo”.

Esa es la forma con la que este prestigioso periodista cree que hay que combatir la manera de gobernar del nuevo presidente de EEUU, dentro de la que cree que el mayor riesgo que hay es que “va a llevar a la nación a una fase autocrática, socavando las instituciones democráticas en el país y dañando irreparablemente la marca de Estados Unidos a nivel mundial”. Así se lo explica a El Huffington Post tras su intervención en el acto “El mundo según Trump”, organizado por el Real Instituto ElCano.

clemons

A The Atlantic nunca le ha gustado Donald Trump. Los editores de esta centenaria revista, fundada en 1857 en Boston, sólo han dado su apoyo en dos ocasiones a un candidato a la presidencia de EEUU. Tal y como recuerda Clemons fue en 1860, cuando pidieron el voto para Abraham Lincoln y en 1964, año en el que respaldaron a Lyndon Baines frente a Barry Goldwater, quien, como Trump “también era visto como una amenaza existencial por los que por entonces eran los editores de la revista”. “Decidimos respaldar a Hillary Clinton porque veíamos que estaban en juego los valores fundamentales de EEUU, nos preocupaba que Trump pudiera acabar con América tal y como la conocemos. Clinton, aunque estaba capacitada, era una candidata más convencional que en general preservaba la postura de Estados Unidos en el interior y el exterior. Eso sí, nuestro apoyo a Hillary Clinton fue menos entusiasta que la preocupación que nos despertaba Trump”, sentencia.

Decidimos respaldar a Hillary Clinton porque veíamos que estaban en juego los valores fundamentales de EEUU

En las otras dos citas electorales en las que The Atlantic apoyó a un candidato la jugada les salió bien: su apuesta fue la ganadora. Pero esta vez no. ¿Qué ha fallado? Clemons cree que la campaña de Clinton se equivocó en la estrategia. “Jugaron con el factor de que tenían la partida ganada. Personalmente creo que transmitir que la victoria estaba hecha hizo que no transmitieran a sus votantes la urgencia y necesidad de ir a votar. Al actuar con tantos aires de victoria, muchos de sus seguidores se quedaron en casa, mientras que Trump jugó la carta del miedo hasta el final. Creo que la postura de la campaña de Hillary Clinton fue un gran problema”.

Y ahora Trump está ahí, en la Casa Blanca, y Clemons alerta: “No hay que infravalorarle”. “Es más inteligente de lo que muchos piensan. Él es un CEO y así quiere que le traten: como el CEO de América. Esto puede funcionarle o no, pero es evidente que es un estilo de presidente muy diferente al que los estadounidenses están acostumbrados”, explica.

Trump es un CEO y así quiere que le traten: como el CEO de América

Y no sólo los ciudadanos tienen que darse cuenta de esto: “Todos los que están involucrados en política o legislación, deben asumir que no se puede dar nada por sentado. Tienen que ser conscientes de que habrá encarnizadas luchas sobre cualquier asunto. Él da órdenes y espera todos las cumplan sin rechistar ¡Pero si hasta ve como un logro las manifestaciones que surgen en la calle en contra de sus decisiones! Los medios nos tenemos que acostumbrar a ello y ser muy precisos en cómo informamos”, reflexiona Clemons.

“No se pueden hacer chapuzas, Trump tiene detrás de él a un equipo que quiere que logre más y más poder. Necesitamos, a nivel nacional, demostrar que tenemos la habilidad de contener su poder presidencial. Los jueces tienen que ser jueces, los periodistas, periodistas y los legisladores, legisladores y no sus abanderados. Por ejemplo, para el veto migratoria la Casa Blanca ha usado a trabajadores de la Cámara de Representantes. Esto no se hace, son poderes distintos del Gobierno. Y ellos no avisaron a sus superiores, por lo que deberían ser despedidos y la Casa Blanca, penalizada”, sentencia Clemons.

Trump tiene una mente que parece ser un revoltijo de grandes ideas y una gran ambición mezclada con inseguridad, celos y obsesiones

Así, lo preocupante del nuevo presidente es, en opinión de este periodista, “una mente que parece ser un revoltijo de grandes ideas y una gran ambición mezclada con inseguridad, celos y obsesiones hacia algunas cosas -como el número de personas que acudieron a su toma de posesión- que simplemente no importan”. Y entre esas obsesiones está la prensa, a la que le ha declarado la guerra. Pese a ello, Clemons no considera que los medios tengan que cambiar su estrategia. Al menos en The Atlantic no lo van hacer. “Creo que la mayoría de simpatizantes de Trump no consume los medios convencionales a los que Trump está vituperando. Lo de los “hechos alternativos” —palabra puesta de moda por la Administración Trump—, es más como una unión de diferentes burbujas que han ido creciendo con los años, y que no sólo están ligadas al ascenso de Trump. Pero Trump se comunica de forma que sus bases lo entiendan, y además se muestra hostil con las élites que dirigen Washington desde hace tiempo (en ambos partidos)”.

La clave está, en opinión del editor de esta revista, en que Trump “no permita que su equipo politice los flujos de información confidencial que llegan a su despacho”. “Dicho esto, acabamos de ver que su jefe de estrategia política, Stephen Bannon, ha sido nombrado —por orden presidencial— miembro del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, un hecho que ha chocado por completo a los estrategas de ambos partidos en Washington”, ironiza Clemons.

Los medios tenemos que resistir cuando nos critiquen y nos den de lado, hay que estar alerta y seguir guiándonos por las historias que importen a nuestros lectores y a nosotros

Y entonces, ¿los medios de comunicación que tienen que hacer? A modo de despedida Clemons les da un consejo: “Resistir cuando nos critiquen y nos den de lado. Hay que estar alerta y seguir guiándonos por las historias que importen a nuestros lectores y a nosotros. No permitan que la Casa Blanca alimente todas sus informaciones, hay un montón de material ahí fuera y de historias lo suficientemente importantes como para ser contadas. Veo cómo la presidencia controla completamente el ritmo y la dirección de los medios de comunicación y tengo claro los mejores medios tienen que resistir frente al frenesí que sale de la Casa Blanca y darle la vuelta para contar lo que de verdad importa”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Así es (por ahora) el equipo del presidente electo de EEUU, Donald Trump

- El propio equipo de Trump, alarmado por su conducta

- Trump nombra a Neil Gorsuch, conservador y a favor de la pena de muerte, para el Supremo

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest