POLÍTICA

Vistalegre reclama "unidad" a Iglesias y Errejón

11/02/2017 11:11 CET | Actualizado 11/02/2017 20:51 CET

"Unidad". Ese ha sido el canto, casi un clamor, más escuchado en la segunda Asamblea de Vistalegre de Podemos, el cónclave al que el partido morado ha llegado más dividido que nunca entre afines a Pablo Iglesias y afines a Íñigo Errejón.

Un mensaje que ha sido recibido y asumido por ambos dirigentes, que han reclamado unión a partir del día siguiente a conocerse la decisión de los inscritos, cuya votación podría dirimir si Iglesias sigue liderando Podemos o si dimite.

El propio Iglesias ha sido el encargado de arrancar la asamblea advirtiendo de que "el ensimismamiento y la división trabajan para el enemigo" y reconociendo que han cometido "muchos errores" en las últimas semanas, por lo que ha pedido que la Asamblea sea "un ejemplo".

A su espalda se encontraba su rival en esta reunión, Íñigo Errejón, con quien no se ha saludado Iglesias al subir al escenario, aunque sí lo han hecho al bajar.

Después, cuando tocaba defender los documentos políticos, Iglesias ha entrado en el terreno de las diferencias. El todavía líder de Podemos ha asegurado que no hay "un Gobierno débil" y que "para ganar no hacen falta sólo victorias electorales, sino victorias sociales". "Hace falta construir un pueblo que vaya expresando desde hoy mismo la posibilidad de una España nueva", ha añadido.

"No nos podemos olvidar de quiénes somos", ha proseguido Iglesias, quien ha asegurado que "el Parlamento es importante", pero que Podemos no se puede "parecer a los poderosos ni en los andares". "La transversalidad no tiene que ver con parecerse al PSOE, sino con parecerse a la gente", ha insistido.

ERREJÓN: "NO HEMOS VENIDO A CANTARLE LAS CUARENTA A LOS PODEROSOS"

Por su parte, el todavía 'número dos' de Podemos, Íñigo Errejón, ha reconocido "tiempos difíciles" para la formación y ha reclamado, como Iglesias, "unidad". "Nos dicen que venimos a matarnos; nos estamos encontrando en Vistalegre", ha aseverado el secretario Político de Podemos, que ha reclamado "a partir del lunes, más Podemos, más juntos, más fuertes".

Errejón, sin embargo, ha defendido que Podemos no ha "venido a cantarle las cuarenta a los poderosos, sino a enseñarles el camino de salida y a recuperar la soberanía popular".

Y ha discrepado con Iglesias en que el Gobierno esté fuerte. "No es verdad", ha aseverado antes de indicar que Podemos no puede "concederles ni un minuto de prórroga". "Hay que ensanchar y decirles que tenemos un proyecto patriótico. Que se hace cargo de los anhelos de toda nuestra gente, sin esperar a ver si nos votan o no".

"LA MOVILIZACIÓN NO ES UNA CONSIGNA IDENTITARIA"

Después ha llegado el turno de la candidatura anticapitalista, liderada por Miguel Urbán y Teresa Rodríguez. El eurodiputado ha elaborado un discurso con mucha intensidad en el que ha reclamado, como Iglesias y Errejón, unidad a los suyos. "Estamos aquí no para elegir enemigos internos, somos compañeros, no enemigos. Nuestros enemigos están fuera de Vistalegre y son poderosos".

Teresa Rodríguez, por su parte, ha incidido en que, además de "unidad", había que hablar de "una palabra que rima: humildad". "En esta marea de cambio no sobra ningún barco, pero todos somos remeros", ha agregado.

Además, ha recordado que "la movilización social no es una consigna estética ni identitaria". "Cuando uno pelea en las calles las victorias son más duraderas. Para más desahucios la PAH que cualquier protocolo antidesahucios. Las leyes más justas no se cumplen si no hay correlación de fuerzas por abajo", ha incidido Rodríguez, que ha pedido dar "portavocía" a lo "rural".

OFRECIDO POR NISSAN