POLÍTICA

El Vistalegre del PP

11/02/2017 16:47 CET | Actualizado 11/02/2017 16:47 CET
EFE

El PP llevaba sin celebrar su gran fiesta desde febrero de 2012. Y un congreso es un congreso para un partido. Besos, abrazos, caricias, palmadas en la espalda, miradas de reojo, cotilleos en voz baja, enfados a puerta cerrada. Si Podemos tiene su Vistalegre, los populares tienen su Caja Mágica madrileña.

Luces, cámara y acción. Este fin de semana no se escuchan pelotas de tenis en esta cancha, aunque María Dolores de Cospedal comparara a Mariano Rajoy con Rafa Nadal en la inauguración. Repitan conmigo: unidad, unidad, unidad. Esa es la palabra de moda entre los conservadores españoles.

Pero esa unidad no se dice tan alto cuando se pronuncia el apellido Cospedal. Ella llegó el viernes con ganas de reivindicarse, de explicar lo que ha supuesto llevar este partido durante estos años. Aplausos en público. Lo que no se esperaba horas más tarde es que por solo 25 votos salvaría la posibilidad de seguir siendo secretaria general y ministra de Defensa.

CORRILLOS, TEORÍAS, BANDERAS Y MENÚ

De esto ya se ha escrito mucho. Lo que muchos se preguntan en los corrillos es cómo se llegó a esta situación. Teorías de toda índole circulan entre los periodistas, desde las que apuntan a Fernando Martínez-Maillo, a su dejadez por no atar una votación que parecía fácil e incluso algunos miran debajo de Despeñaperros.

Eso para dentro. De cara a las cámaras, todo son pantallas gigantes, banderas de España virtuales que se mueven al ritmo de las nubes y selfies. Y es que el presidente del Gobierno no puede andar ni medio paso sin que le pidan una foto. Los compromisarios quieren colgar en Twitter y presumir en sus provincias de sus instantáneas con el hombre que más manda en España.

rajoy

La zona más animada es la de la entrada, con todos los stands. Uno puede dejar su firma en la pared-bandera del expositor de Nuevas Generaciones hasta probar un poco de queso en el puesto de la Asociación de Familias y Mujeres del Mundo Rural, con la incansable diputada Carmen Quintanilla siempre al pie del cañón.

¿Qué más se puede hacer en el congreso del PP? Los pasillos siempre son un buen sitio para forzar encuentros con dirigentes nacionales. También hay alguna conspiración en voz baja que se materializa más tarde en restaurantes y hoteles del centro de Madrid. A partir del lunes tocará el turno de que se convoquen los congresillos regionales y provinciales. Rajoy quiere tener listo a todo el partido para mayo (por lo que pueda pasar ante el riesgo de elecciones anticipadas).

También hay animación en la cafetería y en el restaurante. Algunos estaban allí cuando se produjo la controvertida votación de Cospedal. Se puede tomar un perrito caliente o sentarse en mesa con menú a 18 euros. "¡Haznos una foto, que se vean los bocatas, que luego dicen que no venimos a Madrid a trabajar!", pedía un compromisario a un periodista.

pp

"¿DÓNDE ESTÁ MARTÍNEZ-MAILLO?"

Rajoy y Cospedal. Pero hay muchos nombres de moda. "¿Dónde esta Martínez-Maillo?". Esta es una pregunta recurrente entre los dirigentes y delegados. Es lo que tiene ser el hombre con más poder en la sombra en la calle Génova. Muy cerca compite en popularidad Javier Maroto, encargado de pilotar la ponencia social y abanderado de profundizar en la gestación subrogada.

No se irá descontento Alberto Núñez Feijóo. "El hombre de las tres mayorías absolutas", lo han definido durante uno de los encuentros. Esto ha provocado el aplauso de todos los presentes. Desde luego, nunca viene mal que te recuerden que tienes fuerza interna para ser un frontrunner en la carrera de la sucesión de Mariano Rajoy.

Y es que en estos encuentros también hay muchos sentimientos. El líder del PP andaluz, Juanma Moreno, se desgañitaba desde el escenario este sábado por la mañana proclamando: "No solo tenemos cabeza, tenemos corazón". Detrás, casi en plan realidad virtual, la pantalla reconstruía la Alhambra granadina. Él no se ha quejado, como sí ha hecho Maroto, al que le han colocado en la playa de la Concha. "Mi ciudad es Vitoria", decía a los organizadores. Y eso que minutos antes Iñaki Oyarzábal había advertido que le había echado algo al agua para que no se enrollaran hablando los dirigentes.

rajoy

Salas y pasillos. Cristina Cifuentes ejerce de anfitriona y no para un minuto quieta. Se puede saber dónde está desde muchos metros atrás. Siempre está rodeada de fans populares. Y a ella le encanta: besos, palabras cariñosas y fotos. En el stand del PP también ofrecen regalitos: pulseras de la bandera de España con el logo del partido bordado en azul.

Frente a este espacio, los populares han colocado un escenarios casi circular (al estilo Podemos). Allí Rajoy ha despachado esta mañana con los jóvenes de Nuevas Generaciones. En un jerga muy de la 'basca' les ha pedido que hablen bien de España y de Europa frente a los "chisgarabises" que lo hacen mal. De la corrupción, poquito. Las manidas frases de que lo importante es que la Justicia funciones y que espera que pase a la "parte mala de la historia".

Este es el Vistalegre del PP. En el lago artificial hay hasta logos del PP. Hay quien ha visto volar gaviotas sobre él. ¿O eran charranes?

Congreso del PP 2017

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Cospedal salva por solo 25 votos la posibilidad de seguir siendo secretaria general

- Cospedal se agarra al 'cospedalismo'

- Gürtel, el invitado fantasma en el congreso del PP

- Cospedal reconoce falta de "agilidad" contra los casos de corrupción