ECONOMÍA

Felipe González duda de que las pensiones estén garantizadas en los próximos 30 años

14/02/2017 13:00 CET | Actualizado 14/02/2017 13:37 CET
EFE

El expresidente del Gobierno Felipe González ha apuntado que está a favor del sistema público de pensiones, pero que no se puede afirmar "categóricamente" que esté garantizado para los próximos 30 años, porque no "hay una base que sustente esta afirmación".

También ha recordado que le inquieta escuchar a los responsables políticos decir que el sistema público de pensiones está garantizado y ha señalado que España está en camino de tener un sistema mixto de pensiones, en el que cobrarán peso los fondos de pensiones voluntarios, porque "es la única solución que tenemos".

"Creo en un sistema público de pensiones y de reparto, todo lo demás me parece complementario", ha apuntado González durante su intervención en la jornada El sistema público de pensiones: aportaciones a un debate organizada por Cinco Días.

Los que dicen que el problema de las pensiones se resolverá mienten

En este contexto, el expresidente del Gobierno ha recordado que este sistema tiene "crecientes dificultades", pero que depende de la voluntad colectiva y de un pacto social del siglo XXI que este permanezca.

Una medio crisis o crisis seria provocaría que se acaba el Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

Para González, hay que ver si se encuentra respuesta "razonable" para una "medio crisis o crisis seria" que provocaría que se acabe el Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

"Hay que prever para lo que hay que prever después", ha afirmado González refiriéndose a una posible reforma de nuevo de la "hucha de las pensiones" para evitar posibles accidentes en un futuro, aunque "en el horizonte inmediato esto no se ve".

"Los que dicen de una sola vez que se va a resolver el problema de las pensiones para los próximos 40 años, simplemente mienten", ha apuntado González.

Para el expresidente, el sistema depende de un pacto social del siglo XXI

Por otro lado, ha señalado que la idea de los impuestos a robots "no tiene ningún sentido", porque no hay "ningún" parámetro real que diga que se puede medir esto y que va a ser "una propuesta sensata".

Además, ha afirmado que el debate que se ha hecho de separar parte del sistema de cotizaciones de otras prestaciones para fijarse por Presupuestos Generales del Estado (PGE) le crea "una inquietud mayor".

"Si hay que ajustar el presupuesto la Seguridad Social, esta puede entrar en déficit, pero se mantendrá el modelo y los más desfavorecidos tendrán que aguantar, por lo que me parece peligrosa esta afirmación", ha añadido.

"Hay que mantener la dignidad del sistema público de pensiones, es moral y keynesiano, nuestro compromiso tiene que ser que haya un sistema público que garantice esa vida", ha apuntado el expresidente.

Por último, el expresidente ha afirmado que aumenta el empleo, pero no aumentan los ingresos de la misma manera y que cuando habla de dignidad de las pensiones se refiere a la dignidad también del trabajador, que va más allá "de debatir cuánto es el ingreso de los trabajadores en un momento determinado"

MÁS EMPLEO

Por otro lado, el presidente del Consejo Económico Social, Marcos Peña, que también ha participado en esta jornada, ha puesto de relieve está claro que el sistema público de pensiones se va a arreglar con más empleo, aunque el "problema es que está habiendo un cambio en el empleo".

Así, ha señalado que "hay que recordar" que la reforma de la Seguridad Social "no obedece" ni previene de lo que va a pasar en 2050, sino de lo que va a pasar en 2017. "Todo el que habla de largo plazo miente", ha añadido, tras recordar que "hay que estar atentos y comprometidos con la Seguridad Social", ya que no cree que exista "una solución definitiva".

"Es necesaria una conducta reformista permanente, hay que reformar lo que pasa hoy, no lo que va a pasar dentro de 40 ó 50 años y hay que hacerlo teniendo en cuenta la financiación, el gasto y la organización", ha añadido.

Por su parte, el diputado y portavoz de Economía de Ciudadanos, Antonio Roldán, ha señalado que, si las pensiones siguen subiendo un 0,25% con una inflación que está alrededor del 2%, España avanzara hacia un sistema asistencial, con una pensión "muy básica y no suficiente para vivir dignamente".

Así, cree que se pueden seguir destopando la cotización máxima y mantener la pensión máxima igual, "a espaldas de los ciudadanos", aunque "esta no es una solución de fondo" y considera que la cuestión de los impuestos "es difícil también".

Para Roldán, la mejor reforma de las pensiones pasaría por una reforma educativa, ya que cree que abordar la situación en la educación es un problema a largo plazo que es "absolutamente fundamental", y que será "necesario" para financiar el sistema de pensiones y enfrentarse a la robotización del trabajo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Aquí puedes calcular cuánto cobrarás de pensión.

- Milagros a Fátima: el lío de las pensiones.

- Larga vida al sistema español de pensiones si mejoran los salarios.

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest