POLÍTICA

El fiscal general niega haber recibido presiones para no imputar a Sánchez y Sanz

16/02/2017 11:22 CET | Actualizado 16/02/2017 11:22 CET
EFE

Política y justicia se vuelven a mezclar. El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha asegurado que no ha recibido "ninguna presión" para no actuar contra el presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, y el expresidente de La Rioja y vicepresidente del Senado, Pedro Sanz, y que esa decisión está avalada por informes técnicos.

Así lo ha declarado a los periodistas a su llegada al Centro de Estudios Jurídicos, antes de inaugurar unas jornadas sobre criminalidad informática, donde ha asegurado que estará "encantado" de dar explicaciones en el Congreso sobre este asunto.

Ha sido preguntado por la petición del PSOE de que comparezca en el Congreso de los Diputados para que explique si hay injerencias políticas detrás del informe que remitió la teniente fiscal -supuestamente por indicación suya- oponiéndose a investigar al presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, por el caso Púnica.

Y también por la información publicada hoy por el diario El Mundo que apunta a su oposición a acusar al expresidente de La Rioja y vicepresidente del Senado, Pedro Sanz, en un caso de supuesta prevaricación urbanística en la construcción de un chalé.

"ES INSENSATO PENSAR QUE HAY PRESIONES"

Preguntado si en esos casos ha recibido presiones, ha recalcado: "Absolutamente, absolutamente, yo no he recibido ninguna presión, pero además mi decisión está avalada por informes técnicos de varios fiscales".

"Es insensato pensar que pueda haber presiones; en absoluto, mi decisión ha sido tomada analizando los criterios de la Secretaría Técnica y compartiéndolos, viendo que eran razonables, pero la iniciativa parte de ahí", insistido.

Jose Manuel Maza ha asegurado además: "Si algún día recibo presiones tengo muy claro lo que tendría que hacer, pero espero no recibirlas nunca y por esto estoy en este puesto".

CATALÁ Y LO "ANÓMALO" DE LOS FISCALES

También se ha pronunciado sobre esta cuestión el ministro de Justicia, Rafael Catalá, que considera que lo que es "anómalo" en la causa contra el presidente de Mucia es que las fiscales del caso Púnica se hayan negado a firmar el escrito de la Fiscalía Anticorrupción en el que pide que no se le investigue y, además, que la discrepancia "sea de conocimiento público".

"Quizá quien tiene el problema son las fiscales, ya que no se ha mantenido su criterio (por parte de sus superiores)", ha añadido. En una entrevista en la Cadena Ser, Catalá ha remarcado que la Fiscalía es una organización jerárquica y que es habitual que los superiores se pronuncien cuando hay asuntos de especial relevancia y "ratifiquen o modifiquen".

"Así funciona siempre la Fiscalía, no hay ninguna manipulación", ha remachado, y ha añadido que no cree que los fiscales que están en los máximos niveles de la institución, con 40 años de carrera a sus espaldas, vayan a dejarse presionar.

A su modo de ver, lo que es "bastante anómalo" es que no se acate el criterio de la Fiscalía General del Estado o la Fiscalía Anticorrupción y las fiscales se nieguen a firmar un informe. Es más, se ha referido al fondo del asunto que se investiga, recordando que a Sánchez se le quiere acusar pese a que no llegó a firmar nada con el empresario Alejandro de Pedro, imputado en la trama Púnica.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

- José Manuel Maza, nuevo fiscal general del Estado

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest