TENDENCIAS

Ana Rosa Quintana: "La gran entrevista la tiene el rey Juan Carlos. Es protagonista y testigo de todo"

19/02/2017 10:09 CET | Actualizado 19/02/2017 17:50 CET
CARLOS PINA

Muchos no recordarán qué pasó en sus vidas el 10 de enero de 2005, pero para Ana Rosa Quintana esa fecha supuso un antes y un después en su carrera profesional. Ese día daba el pistoletazo de salida en Telecinco El programa de Ana Rosa, que tras 12 años y más 3.000 programas emitidos puede presumir de ser el magazine más longevo de la televisión.

Aquel 10 de enero de 2005 Ana Rosa Quintana y sus entonces dos colaboradores, Màxim Huerta y Óscar Martínez, lograron reunir ante el televisor a más de 1,4 millones de telespectadores (32,1% de cuota de pantalla), muy por delante de su competidora María Teresa Campos. El programa Cada Día, de Antena 3, se quedaba con 720.000 espectadores (17% de share). Era el principio del fin de su competidora: un año y dos meses después, la cadena cancelaba el formato.

Han pasado 12 años de aquel (re)debut de Ana Rosa Quintana en Telecinco, cadena a la que llegó después de 16 años curtiéndose en la radio. En 1994 fichó por la entonces cadena amiga, donde presentó Veredicto y Nunca es tarde antes de fichar por Antena 3. Desde su estreno, El programa de Ana Rosa se convirtió en el rey de las mañanas y sigue siéndolo. El magazine cerró 2016 como líder de las mañanas, por delante de Espejo Público (Antena 3), su competidor directo.

Ese éxito continuado es el punto de arranque de la conversación que El Huffington Post mantuvo con la presentadora en las oficinas de su productora Cuarzo en la Gran Vía de Madrid días después de cumplir los 12 años en antena y tras recoger el Premio MujerHoy. "Soy como Leonardo Di Caprio, he estado cinco veces nominada, así que ha hecho mucha ilusión. Es muy importante para mí", dijo al acudir a recoger el galardón.

Acabáis de celebrar 12 años en antena. Si echas la vista atrás y te remontas a aquel 10 de enero de 2005, ¿lo habríais imaginado?

Impensable. Porque lo es cuando empiezas cualquier programa de televisión pensar que vaya a continuar. De hecho, lo raro es que continúe, y ya 12 años... Nos hemos convertido en el magazine más longevo de la historia de la televisión. Una cosa mágica.

¿Cuál es la clave de esta buena salud?

Creo que en televisión es fundamental el equipo, trabajar con gente con talento, con buenos profesionales, que tengan un buen ambiente... Al final la tele retrata todo, lo que hay en la trastienda también. Y también se necesita mucha autoexigencia. No conformarnos, no entrar en una zona de confort y decir, 'como llevamos 12 años liderando, ahora nos vamos a tumbar a la bartola'. Nos reunimos, reflexionamos, vemos en qué podemos mejorar, en qué estamos fallando. Somos autocríticos.

12 años después de aquel debut, ¿seguís mirando la audiencia cada mañana?

Sí, como todo el mundo. Y quien esté en la tele y te diga que no la mira, miente.

¿Y cómo hay que tomarse los datos?

No hay que obsesionarse, pero los datos te dan mucha información. Sería de idiotas no analizarlos. Si la audiencia baja en una franja horaria, tienes que saber por qué ocurre, qué publico se ha marchado, qué estabas haciendo en ese momento... Tampoco obsesionarse. Yo miro el dato y ya está, pero hay un equipo de gente que mira y que analiza por qué una cosa funciona, por qué otra no, si hemos acertado... Cada temporada apostamos por algo y a veces funciona y otras no. Al final te tienes que adelantar a lo que va a interesar. Es como el que está escribiendo un guión hoy que va a salir dentro de dos años porque luego hay que desarrollarlo. Al final, ¿cuál es el que triunfa? El que cuando llega el momento habla de lo que a ti te interesa, y eso no es obra de una sola persona. Es obra de escuchar mucho lo que tienen que decir los espectadores.

No hay que obsesionarse con la audiencia, pero los datos te dan mucha información. Sería de idiotas no analizarlos.

¿Os fijáis en lo que hace el vecino de la cadena de enfrente?

No, pero también es verdad que, cuando lideras, tu responsabilidad de alguna manera es esa. Nosotros somos un poco como la máquina del tren y diría que nos pasa un poco el efecto contrario.

¿Y cómo se escucha a la calle?

Primero con los compañeros y después con los datos. Cada temporada interesan unos temas más que otros. La temporada pasada fueron temas eminentemente políticos, ahora los temas políticos empiezan a interesar menos e interesan más los sociales. Hay que tener la sensibilidad para escuchar y la humildad para cambiar el ritmo.

ana rosa

¿A qué responde este despertar de interés por la política?

A que hemos vivido situaciones que no se habían vivido en España, como el nacimiento de nuevos partidos cuando el bipartidismo estaba establecido, la llegada de nuevos actores a la política, 300 días sin Gobierno... Algo que afectaba mucho a la vida de los ciudadanos.

¿Y cuándo dirías que fue el despertar?

Creo que a raíz del 15-M ha habido un interés mayor por los temas políticos. La irrupción de Ciudadanos, de Podemos, de todos estos movimientos... han alterado el panorama político. Lo han animado mucho.

En estos 12 años habéis sido testigos de cómo han variado las inquietudes de la gente. ¿Cómo ha sido la evolución?

Más o menos siempre hemos hecho un tercio, un tercio y un tercio. El año pasado hacíamos dos horas de política y 15 minutos de corazón. Ha habido años que a lo mejor hemos hecho una hora de reality y ahora le dedicamos un minuto. Depende.

¿Y qué crees que va a interesar a partir de ahora?

Sigue interesando la política, aunque ahora lo que interesa es lo que hacen los políticos que afecta a nuestra vida cotidiana, al día a día de los ciudadanos. Qué va a pasar con las pensiones, qué pasa con él recibo de luz...

Yo no quiero que se entre en la vida privada de nadie, siempre y cuando esas acciones de la vida privada no influyan en la vida pública.

¿Pero interesa la política o la anécdota política?

Después de ver lo que pasa en Francia y en Estados Unidos aquí somos muy exquisitos. La gran noticia de la otra semana es dónde estaba la Primera Dama y por qué Trump iba acompañado de su hija. Luego la otra gran noticia en Estados Unidos es la retirada de ropa de Ivanka de unos almacenes, la contestación de su padre, presidente de Estados Unidos, por Twitter y cómo se han hundido en bolsa esos almacenes. Los medios hablando de la supuesta homosexualidad de Macron y publicando que engañaba a su mujer con otro. Nosotros somos exquisitos comparado con lo que está ocurriendo por ahí.

Tú que has vivido 24 horas con políticos, hiciste que niños los entrevistasen... ¿Todavía nos quedan cosas por descubrir de nuestros líderes o ya lo hemos visto todo?

Mira lo que estamos viendo fuera... En España hay un respeto exquisito. Yo no quiero que se entre en la vida privada de nadie, siempre y cuando esas acciones de la vida privada no influyan en la vida pública. Uno no puede estar en contra de legalizar el aborto y mandar a tu hija a abortar, este tipo de cosas que tienen una incidencia. A mí me parece que cada uno tiene que hacer lo que quiera con su vida.

¿Te sorprendieron de alguna forma los candidatos cuando grabaste estos programas?

Me sorprendió el cambio de actitud de Rajoy. Encontré otro Rajoy,más accesible, más simpático. Luego nos invitó a comer en Moncloa, hizo muchos chascarrillos. Se dejó hacer, aunque no sea una persona que más le gusta del mundo que le sigan las cámaras. Luego la sorpresa de Pablo Iglesias, que era como el ogro que se comía a los niños. También fue ese cambio de registro de Pablo, que luego volvió a cambiar... Al final una cosa es la imagen pública que se proyecta, que se quiere proyectar, pero luego todos somos iguales. Todos reímos, todos lloramos por lo mismo. Los universales nos afectan a todos igual.

Ahora que ha pasado todo este boom, ¿tienes ganas de hacer algo con políticos?

Me encantaría. Me da pena porque a mí me gusta mucho la política. Pero ya inventaremos algo, no te preocupes. En eso estamos.

En 1997 estrenaste Extra Rosa con Rosa Villacastín y rompiste tu trayectoria de 20 años. ¿Recibiste muchas críticas por dar el salto a la información rosa?

No, en eso tengo la espalda bastante ancha porque tampoco me meto con lo que hacen los demás. Llegué por casualidad y fue una suerte. Así que nunca sabes. Hice un trabajo profesional, no sabía mucho del tema, me divertí muchísimo. Hicimos cosas muy interesantes con Rosa Villacastín.

Echando la vista atrás, ¿no crees que hay formatos de la tele de antes que podrían triunfar ahora?

Extra Rosa no sería posible en este momento. Este tipo de información ha evolucionado. Cuando ya se ha ido tan lejos quedaríamos como dos monjas de clausura. Seríamos dos señoras antiguas.

¿Hay prejuicios en España con la información del corazón o ya hemos acabado con todos?

Antes había muchos, pero desde que los periódicos dedican páginas todas las semanas y cuadernillos a la información rosa, la información del corazón ahora es santa.

¿Y dirías que influye en los programas de política o de deportes?

Todavía no, pero llegará. Aún queda un poco.

Antes había muchos con la información del corazón pero desde que los periódicos le dedican páginas todas las semanas, la información del corazón ahora es santa.

¿A qué hora te levantas y te acuestas para seguir el ritmo de cuatro horas diarias?

Hago vida cisterciense. Me levanto pronto, a las 5.30, porque prefiero preparar el programa sola en casa: leer los periódicos, escuchar las tertulias y llegar a la tele con la cabeza más o menos ordenada. Si no cuando llegas allí es un caos, como todas las las redacciones. A eso le dedico tres cuartos de hora antes de irme y me marcho hacia las 6.50. Luego me acuesto muy pronto, a las 10.00 o 10.30. Hago el horario de mis hijos.

Después de 12 años, ¿nunca has pensado en dirigir el programa?

No, ni este ni otros programas. Creo que no se puede estar haciendo una programa y dirigiéndolo al mismo tiempo. Lo que tienes que tener es un equipo del que te fíes porque te pones en sus manos. Para mí, lo que me diga Andrea (Olivas) y antes Juanra (Gonzalo) o Xelo (Montesinos) va a misa. Me fío al 100% de ellos, en directo ocurren cosas y alguien tiene que estar fuera tomando decisiones porque tú no puedes. Luego hay otra cosa mucho más egoísta. Ahora me he venido aquí, hago la entrevista, luego me iré a comer... y mientras, Andrea está en la redacción... No se puede ser tan prepotente y creer que tú eres el que lo hace bien todo.

ana rosa

Presentas, produces, tienes la productora, la revista... ¿Cómo haces para conciliar?

Delegando. Hay mucha gente que no sabe delegar, es una asignatura pendiente. Tiene sus riesgos pero hay que asumirlos. Hay que delegar y rodearse de gente potente y brillante, y luego organizarse. Yo estoy bastante organizada. Me levanto muy pronto, hago la tele, alargo un poco mi jornada laboral y casi nunca voy a comer a casa. Aprovecho los mediodía para ver a gente, para buscar información, para cualquier gestión empresarial... La revista la hace Pilar (García Vázquez), lleva 15 años y tiene un equipo que lo hace todo, yo prácticamente escribo el editorial, hablamos teléfono y me hago la portada. Y la productora... Estoy rodeada de gente muy buena, que nos queremos, que llevamos mucho tiempo juntos... Hay cosas que soluciono por teléfono... A las seis de la tarde intento estar en mi casa. Llegan los niños del colegio y luego nos acostamos pronto. Mi vida durante la semana está muy organizada. Y el viernes a mediodía cierro el chiringuito y me dedico a mi familia.

Las heroínas son las mujeres que salen de su casa, se levantan pronto, con un sueldo de mierda, que no les subvencionan la guardería, que luego vuelven a su casa, tienen que hacer la casa, planchar y hacer la comida del día siguiente.

Tú te puedes organizar, pero es verdad que otros no lo tienen tan fácil.

Aquí la clave está clara. Yo he teñido hijos cuando estaba empezando y he teñido hijos ahora. No es lo mismo cuando tienes medios económicos para mandarlos a la guardería que quieres, para tener una persona en casa que los recoge o que te sustituye cuando es necesario... No es lo mismo criar un hijo con pareja o criarlo sola... Hay muchas circunstancias en la vida. Pero aquí la heroína no soy yo, yo tengo muchas muletas en las que apoyarme. Las heroínas son las mujeres que salen de su casa, se levantan pronto, con un sueldo de mierda, que no les subvencionan la guardería, que luego vuelven a su casa, tienen que hacer la casa, planchar y hacer la comida del día siguiente... Esas son las auténticas heroínas.

Y por las que no se hace nada desde las altas esferas políticas...

La culpa es de todos, porque la política tendrá que hacer lo que nosotros digamos. En el mejor de los casos, las mujeres todavía tienen un sueldo un 20% inferior al de los hombres aunque tengan la misma responsabilidad. Es verdad que poco a poco vamos ocupando espacios, pero todavía no pisamos moqueta.

O sea, que las primeras que debemos actuar somos las propias mujeres, ¿no?

Tenemos que empujar. Cuando una compañera joven me dice que está esperando su primer niño, que su marido está trabajando y que va a dejar de trabajar, le digo: 'Tú no sabes lo que haces'. Tienes que tener una vida independiente, tienes que tener medios económicos. Nunca sabes lo que va a pasar, con las parejas, con los hijos, con las relaciones... Hay que empujar a las mujeres a que no dejen de hacer determinadas cosas porque les quitan tiempo. Es duro no disfrutar de algunos momentos, pero también es duro tener un papel secundario en la sociedad. En nuestras manos está adquirir responsabilidades.

El otro día saltaba una noticia, que luego se desmintió, de que el PP iba a crear una subcomisión sobre Violencia de Género en el Congreso y pediría ayuda a presentadoras como tú. ¿Qué crees que podéis aportar?

Bastante, porque he dedicado ocho años de mi carrera profesional al maltrato. En Sabor a ti llevamos 500.000 firmas al Congreso contra la violencia de género. Hemos hecho cientos de testimonios. He estado muy involucrada en el tema de los malos tratos a las mujeres. Hoy todavía hay mucha injusticia, pero lo que ha cambiado el tema de la violencia contra las mujeres en 20 años es impresionante.

Pero hay un repunte de violencia y machismo entre los más jóvenes, ¿no?

Hay un repunte entre los más jóvenes de acudir al sexo pagado, y eso también tiene mucho que decir. Al final, es la cosificación la mujer. Y también muchas chicas jóvenes que creen que si su novio se enfada porque lleva un vestido ajustado o una falda corta o le da un ataque de celos es que la quiere más. Eso aún sigue ocurriendo.

De las críticas para lucimiento del que las escribe, paso bastante

Hace unos días recogías el Premio MujerHoy, ¿siguen haciendo ilusión después de tantos años y tantos reconocimientos?

Me saben todos igual. No tiene mucho sentido estar haciendo un trabajo que es para el público y que se olviden de ti. El día que eso ocurra, iremos mal. Creo que hay que agradecerlo porque es una muestra de cariño.

Los premios se tienen en cuenta, ¿y las críticas?

Depende. Hago caso de las críticas que creo que tienen razón. Uno se equivoca muchas veces y si es una crítica constructiva... Pero no me hace falta leerlo en el papel, aquí estoy rodeada de críticos. Es una cosa alucinante. Antes de llegar al camerino, ya me lo han dicho cinco veces. De las críticas para lucimiento del que las escribe, paso bastante.

¿Qué entrevista te queda por hacer?

Mucha gente, pero creo que la gran entrevista política de este país y de todo lo que está pasando la tiene el rey Juan Carlos. Él es y ha sido testigo y protagonista de todo lo que ha ocurrido en España.

DE CERCA

  • Un libro: Una autora, Karen Blixen. Sus cuentos góticos, no sólo Memorias de África. Me gusta mucho como personaje y la he seguido mucho. Incluso me he ido a Kenia a ver su casa. ¡Eso sí que es ser friki!
  • Una película: El padrino: Parte II
  • Una serie: Una que me ha gustado mucho últimamente, The Good Wife
  • Una canción o artista: Dani Martín me encanta. Tenemos una canción suya que es nuestro himno del programa, Cero. ¿Tú sabes cuando antes la gente bebía más de la cuenta y cantaba Asturias Patria Querida? Nosotros cantamos Cero. En nuestras fiestas hay un momento en que empieza a sonar y todo el mundo se junta. Es muy bonito.
  • Un plato: Huevos fritos con patatas.
  • Una bebida: Vino o champán.
  • Una actividad para los ratos libres: dormir.
  • Un vicio confesable: Tenía el tabaco pero ya no. Los zapatos siguen siendo un vicio y ahora también las gafas. Me encantan.
  • Un destino: El sur.
  • Un rincón de Madrid: la Gran Vía.

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest

ESPACIO ECO