TENDENCIAS

Viola Davis solo tiene una foto de cuando era niña (y el motivo te partirá el corazón)

Una imagen vale más que mil palabras 😪

03/03/2017 10:38 CET | Actualizado 03/03/2017 13:26 CET
Jason LaVeris via Getty Images
Viola Davis con su Oscar a la Mejor actriz de reparto en 2017.

La foto que vas a ver a continuación es tan inspiradora como la propia Viola Davis y su discurso tras recoger su premio Oscar. Porque, como los personajes a los que da vida la actriz, la imagen también esconde una historia.

La intérprete solamente tiene una foto de su niñez, en concreto una que le hicieron en la guardería. No tiene más recuerdos gráficos de su infancia porque su familia no tenía recursos y no podía comprarse una cámara de fotos, como explica la revista People, en la que protagoniza la portada.

"Tengo esa expresión pintada en mi cara... No es una sonrisa, no es el ceño fruncido", cuenta la actriz a la revista. "Puedo juraros que esa es la chica que se levanta cada mañana y mira alrededor, a su casa y a su vida diciendo: 'No puedo creer cómo me ha bendecido Dios".

Según cuenta la revista, la ahora estrella del cine y la televisión nació en una casa de una sola habitación en la granja de su abuela, que estaba en una antigua plantación de esclavos en la que su abuelo trabajaba. Poco después, sus padres se mudaron con ella y sus cinco hermanos a Rhode Island, donde pasaron una niñez en una casa en ruinas que estuvo marcada por el hambre y el acoso racista en su escuela. "Teníamos mal las tuberías, no había teléfono, ni comida y había ratas por todas partes. Era muy consciente de ello", explica Davis en People, recordando que las ratas mordían a sus muñecas.

"El problema de la pobreza es que empieza a afectarte mentalmente porque la gente deja de verte", ha explicado. Todas esas condiciones fueron un revulsivo para ella: "Decidí desde muy joven que no quería eso, que no quería vivir así. Y me ha ayudado mucho a apreciar el valor de las cosas que ahora tengo en mi vida, porque nunca las había tenido. Un patio, una casa, buenas cañerías, un frigorífico lleno, cosas que la gente da por hechas, pero yo no".

En un evento sobre mujeres poderosas celebrado en 2014, Davis describió la "abyecta pobreza" en la que creció.

"He robado comida. He saltado en enormes contenedores de basura llenos de gusanos para buscar comida", contó. "Hice amistad con gente de mi barrio porque sabía que sus madres cocinaban tres veces al día, he sacrificado mi niñez por poder comer y he crecido en una inmensa vergüenza".

El espíritu indomable de Davis brilló en su discurso en los premios Oscar el pasado domingo, en los que, tras otras dos nominaciones, recogió el galardón como Mejor actriz de reparto por su papel como Rose en Fences, dirigida por su coprotagonista, Denzel Washington.

"Me convertí en artista —y gracias a Dios que lo hice— porque esta es la única profesión que celebra todo lo que significa vivir una vida", expuso la actriz de 51 años sobre el escenario del Dolby Theatre de Los Ángeles.

La niña de la foto, claramente, ha sabido cómo hacerse mayor.

Oscar 2017: Alfombra roja

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Los 11+1 mejor vestidos de la alfombra roja de los Premios SAG 2017

August Wilson, nominado al Oscar por el guión de 'Fences', murió hace 12 años

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés.

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!