NOTICIAS

La Policía detiene al atracador de un banco en Gijón y libera a nueve rehenes

Un hombre armado ha permanecido más de una hora encerrado con cinco rehenes en una sucursal bancaria de la ciudad.

07/03/2017 14:50 CET | Actualizado 07/03/2017 17:19 CET

La Policía Nacional ha detenido este martes al hombre que ha intentado cometer un atraco con una pistola en una entidad bancaria situada en la avenida de la Constitución de Gijón. Los agentes también han liberado a las nueve personas retenidas sin que sufrieran daños.

La Policía recibió el aviso sobre las 13:50 horas y estableció un amplio dispositivo de seguridad en la zona, además de cortar la circulación en torno al número 19 de la avenida de la Constitución donde se encuentra la sucursal de Caixabank asaltada.

El hombre de mediana edad, que fue arrestado a las 14:35 horas, iba armado con una pistola y amenazó a los empleados del banco para llevarse 6.000 euros de las cajas de atención al público, ha informado la Policía Nacional en un comunicado de prensa.

Las nueve personas retenidas -todas ellas adultas- pudieron ser liberadas sin ningún daño, aunque alguna fue atendida al presentar cuadros de ansiedad. Los agentes establecieron un amplio perímetro de seguridad y cerraron las vías de salida y las calles adyacentes para evitar la huida del atracador.

PIDIÓ AGUA, TABACO Y DROGA

En la intervención, los agentes realizaron dos disparos intimidatorios para que depusiera su actitud ya que esgrimía el arma contra ellos y amenazaba con matarles, según el comunicado de la misma fuente.

La Policía mantuvo permanente contacto con esta persona, que solicitó agua, tabaco y droga como requisitos para establecer conversación, de cara a solucionar la situación lo más rápidamente posible.

Los agentes, a cambio de cumplir con sus exigencias, le pidieron la liberación de los rehenes y éste permitió salir a seis personas de las nueve retenidas.

Tras varios contactos, los policías fingieron cumplir sus pretensiones y, en el momento en el que se iba a realizar la supuesta entrega de los efectos exigidos por él, le detuvieron y liberaron a tres empleados que todavía permanecían en el interior de la oficina.

Sin ofrecer resistencia alguna, al arrestado se le intervino la pistola con la que amenazó a los retenidos y dos sobres que guardaba entre sus ropas que contenían una cantidad aproximada de 6.000 euros. El arma que portaba era una pistola detonadora que en ese momento no estaba preparada para disparar munición real.

El hombre tiene antecedentes por robos con violencia e intimidación, concluye el comunicado.

NOTICIA PATROCINADA