INTERNACIONAL

22 niñas han muerto y 38 siguen graves tras un incendio en un centro de menores en Guatemala

Las víctimas prendieron el fuego para protestar por los abusos que sufrían.

09/03/2017 08:53 CET | Actualizado 09/03/2017 09:07 CET
AFP
Un superviviente del fuego abraza a un familiar en la entrada del centro donde ha sucedido la tragedia.

Un total de 22 niñas han muerto y otras 38 se encuentran heridas por un incendio que se ha registrado en un centro de menores de Guatemala, cuando las jóvenes intentaron protestar por los abusos sexuales y físicos que sufrían.

El titular de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia de Guatemala, Carlos Rodas, ha reconocido que la tragedia del Hogar Virgen de la Asunción se pudo haber evitado y ha culpado a las autoridades judiciales.

"Yo hablé de la necesidad de separar a esos adolescentes para garantizar la integridad de ellos y otros (...) pero dichas solicitudes fueron denegadas" por dos jueces, ha detallado, señalando que los traslados solo pueden ser autorizados por órganos jurisdiccionales.

Según ha relatado Rodas, el martes a mediodía se inició un motín por parte de unas 40 adolescentes para fugarse, pero después de una intervención policial se logró localizar a la mayoría, aunque 19 están aún en paradero desconocido.

LAS VÍCTIMAS PROVOCARON EL INCENDIO COMO PROTESTA

La mañana siguiente al intento de fuga, se llevó a cabo un registro y, sobre las 09.00 hora local, algunas jóvenes prendieron fuego a unas colchonetas, lo que provocó el desastre. Supuestamente, las menores intentaban protestar por los abusos sexuales y físicos que sufren en el hogar.

Las primeras 17 muertes fueron por quemaduras pero aún se está investigando sobre las demás. Un total de 41 heridas fueron rescatadas, pero tres de ellas fallecieron, dos en el hospital San Juan de Dios y otra en el Roosevelt.

Las 38 que permanecen ingresadas se encuentran en estado grave, con quemaduras de 2°, 3° y 4° grado, y sólo algunas han logrado ser identificadas, por lo que las autoridades hospitalarias piden la colaboración de las familias.

EL REFUGIO, AL DOBLE DE SU CAPACIDAD

En el refugio, ubicado en el municipio capitalino de San José Pinula, hay internados 748 menores, aunque su capacidad es de 400. Entre ellos, además de huérfanos o víctimas de violencia, también están recluidos algunos acusados de pertenecer a pandillas o de delitos criminales.

El hogar de menores ha estado envuelto en polémica desde el año pasado. Al menos 47 jóvenes se han fugado desde entonces, lo que llevó a la Secretaría de la Presidencia encargada de la guardia y custodia a destituir en su momento al director.

El Gobierno de Guatemala ha ordenado la destitución del director del centro y ha decretado tres días de luto. La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha mostrado su solidaridad con las víctimas de este incendio y ha pedido a Guatemala una respuesta.

UNA NIÑA ASEGURÓ QUE LES DABAN COMIDA "CON GUSANOS"

A las afueras del centro, se han agolpado entre gritos y lloros los familiares. Se han producido encontronazos, insultos y lanzamientos de piedras contra los agentes de policía que impedían acercarse.

"Si los hubieran cuidado", gritaba una mujer de 40 años antes de intentar lanzar una piedra a una de las decenas de autobuses que entraban y salían del recinto. Otra mujer, que casi se desmaya, pedía noticias: "No me dicen si mi hijo está vivo. Si está muerto. No me dicen nada. Solo quiero saber".

"Una niñita que se escapó denunciando estas acusaciones vino una vez a mi casa a pedir ayuda", recriminaba otra mujer a los agente. "Los queremos llevar con nosotras. Están mejor", clamaba otra con lágrimas en los ojos, y añadía que su pequeña le había dicho en algunas ocasiones que los obligaban a comprar droga y que, además, les daban comida "con gusanos".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

OFRECIDO POR NISSAN