POLÍTICA

Los ex Margallo y Mas se ven las caras: una historia de reproches, vetos, votos y hasta risas

21/03/2017 22:50 CET | Actualizado 21/03/2017 23:09 CET
EFE

A hablar "sin tapujos, directamente y sin intermediarios". Con esta idea llegaba Artur Mas al Ateneo de Madrid. El motivo: un debate dentro del ciclo Cataluña en la encrucijada. Y no un encuentro cualquiera. Un cara a cara con el exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo.

Dos políticos, dos visiones, dos ex -como han recordado entre risas-. Dos hombres que han jugado en primera línea en el tema catalán en los últimos años. El antiguo presidente de la Generalitat que convocó la consulta del 9-N, que le ha costado una condena de inhabilitación de dos años para ejercer cargo público. Y el antiguo jefe de la diplomacia española, que mantuvo fuertes discrepancias con otros miembros del Gobierno de Mariano Rajoy por el tema catalán y que defendía una respuesta más allá de la judicial.

Expectación y tensión. Minutos antes de que los dos protagonistas entraran -por separado- en la sede de la institución se concentraba en la puerta una treintena de ultraderechistas, con grandes banderas de España y un pancarta en la que se podía leer 'La unida de España ni se vota ni se negocia'. "Hijo de puta", gritaban a la llegada de Mas. Y acompañaban sus pasos con gritos de "traidor" y "terroristas". Los pasquines con mensajes en contra suya volaban también por la calle Prado. A Margallo también le esperaban algunos duras palabras: "PP y PSOE la misma mierda es" y "Dónde están, no se ven, los niñatos del PP".

Los gritos se escuchaban hasta dentro del salón de actos principal del Ateneo madrileño. Una decena de efectivos de la Policía Nacional controlaba la situación y varios furgones custodiaban la calle Prado.

"LA CONSTITUCIÓN HA PERDIDO LEGITIMIDAD"

Mas está en Madrid para protagonizar varios actos justo después de haber sido condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por desobediencia en el 9-N. ¿Qué mensaje quiere trasladar en la villa y corte? Lo primero que ha querido decir ante Margallo es que la Constitución de 1978 "sigue teniendo legalidad, pero ha perdido su legitimidad". "Les hablo como condenado por la Justicia de España por haber organizado una consulta, que no tenía carácter vinculante", ha incidido.

Sobran vetos y faltan votos.Artur Mas

Mas ha subrayado que el propio Mariano Rajoy ha reconocido que Cataluña es el principal problema político. Y ha enfatizado delante del exministro: "A través de fiscales y tribunales no se va a resolver el reto". "Sobran vetos y faltan votos. El referéndum puede ser la solución", ha lanzado ante los asistentes. Un público que ha contestado a veces con aplausos y otras con críticas a las propuestas del ex presidente de la Generalitat. A Margallo también le esperaban pitos y ovaciones.

Mas ha vuelto a rescatar la idea de que el Estado debe tomar nota del reto y "sentarse a la mesa y hablar seriamente de las condiciones para que la gente en Cataluña pueda emitir su voto en un referéndum". Mientras, Margallo le escuchaba y gesticulaba de vez en cuando. El formato de este cara a a cara era de quince minutos de exposición cada uno, una serie de intercambios de palabras a raíz de las preguntas del moderador y un turno final para dialogar con los asistentes. Desde luego, en tiempo no han escatimado, y ha durado más de dos horas.

Cataluña es el problema más grande que tiene España.Margallo

A Margallo le gusta debatir sobre Cataluña. Siempre se ha vanagloriado de no esconder la cabeza. De hecho, protagonizó aquel sonado debate televisivo con el hoy vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras. Su carta de presentación en este 'cara a cara': "Soy español de nacimiento, de vocación, de educación y de profesión. Ante todo español". Y para que todo quedara claro: "La unidad de España es el bien más preciado que tenemos que transmitir". Con apostilla de que hay que hacer sentir esa unidad cordialmente en el corazón.

No se puede obviar. "Es el problema más grande que tiene España", ha comentado sobre el debate catalán. Pero ha advertido que esto siempre pasa cuando el país atraviesa momentos de dificultades internas o externas en conflictos internacionales. En esta ocasión, la crisis económica ha propiciado este salto del independentismo, ha apuntado.

EFE

"NO HABRÍA RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL"

El exministro Margallo ha tirado de argumentos, pero sobre todo se siente fuerte cuando dice que Cataluña quedaría fuera de la UE. "No habría ningún reconocimiento internacional si hay una declaración unilateral, ha advertido". Sólo Etiopía y San Cristóbal reconocen la autodeterminación en sus constituciones, ha aseverado.

Pimpampum. La independencia de Cataluña, sería a juicio de Margallo, un "suicidio". Todo un "callejón sin salida", "empobrecimiento", "fractura interna de Cataluña y con las otras Españas". En cambio, para Mas, podría suponer que Cataluña se convierta en un Massachusetts dentro de una Europa Federal. Innovación, tecnología, universidades. O al menos, si no se avanza en esa federalización, en una nueva Austria o Dinamarca.

El ambiente se iba a animando. Las intervenciones se veían interrumpidas por algunos asistentes. "Mentiroso", le han gritado en alguna ocasión a Mas. El ex presidente también ha querido trasladar que su comunidad "no hay ningún golpe de Estado", sino un "reto democrático en mayúsculas". "¿Dónde está el proyecto del Estado para Cataluña?", le preguntaba a Margallo. Le tenía guardados algunos reproches, a pesar de ser un "rifirrafe cordial". "La verdad, que suena cruda, es que el PP en aquellos años tomó el Estatut como baluarte y bandera para derrotar al PSOE", le ha soltado.

Los medios internacionales están muy interesados en el tema catalán, pero los estados pretenden que no se materialice esta situación porque sería un "conflicto" con el Estado español.Artur Mas

"La historia es material inflamable, tú cuentas una historia", le contestaba Margallo a Mas. Y le agregaba: "No soy contrario a la reforma constitucional, pero la línea roja es la unidad de España". Y sacaba su ironía para enlazar con Escocia y le espetaba al expresidente: "Es el único personaje en Europa que en estos momentos admira a Cameron". "Reino Unido ha salido de la UE, sin plan B", sentenciaba entre los aplausos del público.

"Yo no he dicho que admirara a Cameron. Admiro a quien sea y actúe como demócrata ante un reto democrático", se ha defendido Mas. Y ha confiado en que Escocia pueda servir de precedente de país que se independice y siga en la UE porque cree que Bruselas es pragmática al final. Ha dicho que los medios internacionales están muy interesados en el tema catalán, aunque ha reconocido que los estados pretenden que no se materialice esta situación porque sería un "conflicto" con el Estado español. "La última batalla se juega en la escena internacional", ha resumido. Margallo le miraba y contrarrestaba: Las posibilidades de entra en la UE son nulas. Además, ha rechazado el "juego perverso" como en Escocia, de estar votando hasta que salga.

Ante los madrileños que le han preguntado, Mas ha dicho que no tiene nada contra España, pero sí contra el Estado español "un memorial de agravios". No ha querido jugar a ser "adivino", pero ha dicho que cree que habrá referéndum porque la voluntad de la Generalitat es "firme".

Dos mundos, dos visiones, dos ex... y el eterno debate catalán.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

-Una treintena de ultraderechistas recibe a Artur Mas en Madrid al grito de "¡Hijo de puta!"