INTERNACIONAL

Al presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, se le atragantan sus palabras sobre los países del sur de la UE

Varios políticos europeos están pidiendo que deje el cargo.

22/03/2017 11:53 CET | Actualizado 22/03/2017 15:59 CET

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, esperaba que sus declaraciones en un diario alemán del pasado lunes, en las que acusaba a los países del Sur de derrochar el dinero en "alcohol y mujeres" para después pedir ayuda, pasaran desapercibidas. Tanto, que se sorprendió de que la prensa española, entre otras, se hicieran eco de dicha entrevista. Ahora no está sólo en boca de la prensa, sino que la indignación va en aumento y son sus propios compañeros quienes han mostrado su rechazo a lo afirmado por Dijsselbloem e incluso han pedido su dimisión.

Las polémicas palabras del holandés Dijsselbloem al Frankfurter Allgemeine Zeitung, dentro de una extensa entrevista, fueron las siguientes: "El pacto dentro de la zona Euro se basa en la confianza. En la crisis del euro, los países del euro del Norte han mostrado su solidaridad con los países en crisis. Como socialdemócrata considero la solidaridad extremadamente importante. Pero quien la exige también tiene obligaciones. No puedo gastarme todo mi dinero en licor y mujeres y a continuación pedir ayuda. Este principio se aplica a nivel personal, local, nacional e incluso a nivel europeo".

Los primeros en dar la voz de alarma por lo sucedido fueron los eurodiputados Ernest Urtasun, del Grupo de Los Verdes/ALE, Marina Albiol, de Izquierda Unida, y González Pons, portavoz del Partido Popular en el Parlamento Europeo. Los tres políticos españoles mostraron su rechazo a las palabras de Dijsselbloem exigiéndole, además, que dejara el cargo. Eso fue el martes y ahora, este miércoles, el presidente del Eurogrupo ha tenido la oportunidad de pedir perdón y no lo ha hecho. Y la bola sigue creciendo.

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha vuelto a tachar de "desafortunadas" las declaraciones y ha insistido, como ya había expresado el pasado martes en Bruselas, en que debería arrepentirse. Por su parte, el primer ministro portugués también ha contestado al presidente del Eurogrupo y critica sus comentarios por racistas, sexistas y xenófobos: "El señor Dijsselbloem debe desaparecer". El ex primer ministro italiano, Matteo Renzi, también ha exigido su dimisión.

Además, el Partido de los Socialistas Europeos ha difundido este miércoles un comunicado distanciándose de las declaraciones de Dijsselbloem, que milita en las filas de los socialdemócratas holandeses. "Nosotros, el Partido de los Socialistas Europeos (PSE), nos distanciamos de las declaraciones del presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem (...) Sus palabras no reflejan de ninguna manera la visión de nuestra familia política, la manera en que valoramos a la gente o el proyecto europeo por el que luchamos", han sentenciado.

LUCHA POR EL PUESTO

El único apoyo que ha encontrado, al menos por ahora, Dijsselbloem, ha sido el del Gobierno alemán. La portavoz del Ministerio de Finanzas, Friederike von Tiesenhausen, ha asegurado en un encuentro regular con medios de comunicación que el titular de su departamento, Wolfgang Schäuble, "aprecia mucho" el trabajo del holandés al frente del Eurogrupo. Además, ha instado a leer en su totalidad el pasaje de la entrevista, dando a entender que la polémica cita estaba sacada de contexto.

El momento en el que Dijsselbloem ha pronunciado estas palabras no podía ser peor. La polémica que ha generado se da en un momento en el que su postura en la UE es muy débil. La debacle de los socialdemócratas en las elecciones holandesas deja en el aire la continuidad del presidente del Eurogrupo ya que, tal y como informa El País, aunque no se trate de una norma escrita, este puesto al frente del grupo de ministros de Economía del euro lo ocupa siempre un ministro. De momento, Dijsselbloem seguirá en ese puesto en funciones, durante la transición de su ejecutivo. Pero entre los socios del euro ya hay movimientos para ver quién ocupa la silla.

Y ahí es donde todos los ojos se han vuelto a poner en el español Luis de Guindos, quien ya mostró en el pasado sus aspiraciones para este cargo, aunque ahora, de cara a la galería, trata de mantener distancias:"En principio, no soy candidato a la presidencia del Eurogrupo", aseguró el lunes el español Luis de Guindos a su entrada a la reunión de ministros en Bruselas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

El presidente del Eurogrupo dice los países del sur de la UE gastan el dinero en "alcohol y mujeres"

NOTICIA PATROCINADA