INTERNACIONAL

Londres trata de recuperar la normalidad tras el atentado mientras recuerda a las víctimas: "Permaneceremos unidos"

Los londinenses acuden en masa a la vigilia convocada por el alcalde para homenajear a los fallecidos.

23/03/2017 20:01 CET | Actualizado 24/03/2017 11:47 CET

"Londres fuerte", "Permaneceremos Unidos", "No tenemos miedo" o el mensaje escrito por el jefe de la estación del metro en Tower Hill: "La flor que florece en la adversidad es la más rara y la más bella de todas", así han reaccionado los ciudadanos de Londres, que han querido dejar clara su repulsión absoluta hacia los que han hecho del mal su bandera y han sembrado el terror en su ciudad. El pasado miércoles un terrorista, identificado como Khalid Masood, un "soldado del califato del Estado Islámico", mató a cuatro personas (la última víctima, un hombre de 75 años, ha fallecido tras los actos de conmemoración) e hirió a decenas, muchas de ellas de extrema gravedad, pero Londres no se rinde. Y no son palabras que hayan caído en saco roto, sus ciudadanos lo han demostrado echándose a las calles con mensajes de amor, de paz, de esperanza. Las flores, fotos, tarjetas y velas inundan este jueves lo que ayer era el escenario del horror.

REUTERS

Horas después del atentado, la primera ministra británica, Theresa May, ya había anticipado cuál iba a ser la actitud del país: seguir adelante, evitar que el ataque paralizara el funcionamiento de la capital británica. Por eso la Cámara de los Comunes ha reanudado su actividad este jueves por la mañana. Por eso las luces de Westminster han permanecido encendidas en señal de normalidad y por eso el ataque terrorista no afectará al plan de Reino Unido para activar el Brexit.

Este jueves también se ha sabido más de las víctimas mortales: la británica de origen español Aysha Frade, de 43 años, y el estadounidense Kurt Cochran perecieron arrollados por Masood, que después estrelló su Hyundai gris alquilado y apuñaló al agente desarmado Keith Palmer, de 48 años, que vigilaba el acceso a las Cámaras del Parlamento. Este jueves, después de los actos con los que la ciudadanía ha mostrado su repugnancia por el ataque y su voluntad de seguir adelante, se ha conocido la muerte de la cuarta víctima: un hombre de 75 años.

La primera ministra ha ensalzado la figura de Palmer, a quien ha calificado de "héroe" y con quien el pueblo británico se ha volcado: la Policía Metropolitana ha recaudado más de 100.000 libras en apenas 24 horas para su familia. El cuerpo de seguridad ha puesto en marcha una campaña de recaudación de fondos a través de la plataforma www.justgiving.com. Su objetivo es alcanzar las 200.000 libras para dar oxígeno financiero a su mujer e hijos.

AFP
"A la policía británica: gracias por todo lo que hacéis por mantenernos a salvo"

El cariño de los ciudadanos no ha sido sólo para Palmer, sino para todos: el lugar del atentado, en las inmediaciones del Parlamento, se ha ido llenando a lo largo del día de muestras de cariño hacia las víctimas y los policías de la ciudad. Pero en mitad de ese ambiente de intentar recuperarse tras lo peor, ha tenido lugar otro suceso que ha podido terminar en tragedia en Amberes. Un hombre ha sido detenido en un coche cargado con armas, tras intentar atropellar a varias personas en una céntrica calle de la ciudad belga.

Mientras en Londres la investigación ha ido avanzando y este jueves, además de poner nombre y apellido al autor del atentado, se ha sabido más sobre él. Masood, de 52 años, tuvo muchos problemas con la ley de joven, pero hacía 13 años que no se metía en líos hasta que sembró el terror en Westminster, solo, con un coche y un cuchillo.

Una vecina suya lo ha descrito, en declaraciones a la agencia Efe, como "un tipo amable", aunque su historial judicial ofrece una imagen diferente, al menos hasta hace un tiempo. "Masood, de 52 años (25/12/1964), nació en Kent", en el sudeste del Reino Unido, "y los detectives creen que últimamente vivía en West Midlands", la región de Birmingham, en el centro de Inglaterra, ha explicado la policía en un comunicado.

No era objeto de ninguna investigación en la actualidad y no hay constancia de información anterior sobre su intento de organizar un atentado terrorista

El hombre, cuya edad aparece como inusual para este tipo de actitudes, "no era objeto de ninguna investigación en la actualidad y no hay constancia de información anterior sobre su intento de organizar un atentado terrorista". "De todos modos", ha añadido el comunicado, "tenía varias condenas por agresiones, incluidas agresiones con el resultado de daños físicos graves, posesión de armas y delitos de desórdenes públicos".

Horas después de conocerse la identidad de Masood, la policía británica ha anunciado que hay ocho personas detenidas tras el atentado y que son sospechosas de preparar actos terroristas. A través de un comunicado, la policía ha precisado que siete de estas personas han sido arrestadas en Birmingham (centro) y una en Londres, y que también se han llevado a cabo operaciones en Brighton (sur) y en el Carmarthenshire, un condado en el sur de Gales.

La nota polémica de este jueves la han puesto, como en ocasiones anteriores, políticos xenófobos y euroescépticos, que han vinculado el atentado de Londres con las políticas migratorias. Y todo ello pese a que el terrorista identificado nació en Kent, Reino Unido. La primera en lanzar este tipo de mensaje ha sido la primera ministra polaca, Beata Szydlo: "Escucho habitualmente en Europa que no se conecte la política migratoria con el terrorismo; pero es imposible no conectarlo". En la misma línea se ha manifestado la francesa Marine Le Pen, líder del Frente Nacional (FN): "Debemos controlar nuestras fronteras" o el antiguo líder del partido británico UKIP, Nigel Farage, quien ha dicho que lo ocurrido en Londres prueba que políticas como la de Donald Trump y su veto a la inmigración, son acertadas y necesarias.

Pero para acabar el día, lejos de esos mensajes, Londres ha hecho lo mismo que cuando comenzó la jornada: mostrar su apoyo a las víctimas y dejar claro que el terror ni les va a parar ni les va a separar. Así, los londinenses han acudido en masa a la vigilia convocada por el alcalde de su ciudad para homenajear a los fallecidos. Toca seguir adelante y demostrar que son capaces. El resto del mundo está con todos ellos.

EFE
Vista de la Puerta de Brandeburgo iluminada con los colores de la bandera del Reino Unido

Atentado en Londres