TENDENCIAS

Renzo Piano, el genio de la arquitectura sostenible

Piano es el artífice del Centro Botín de Santander.

24/03/2017 10:21 CET | Actualizado 24/03/2017 10:52 CET

Era un auténtico desconocido cuando su proyecto ganó el concurso para diseñar el Centro Georges Pompidou de París. Desde entonces, la carrera de Renzo Piano ha sido imparable y está plagada de éxitos, incluido un Premio Pritzker. El arquitecto italiano tiene en su currículum diseños tan dispares e innovadores como un tienda de Hermés en Tokyo, el auditorio Parco della Musica de Roma o la terminal del aeropuerto de Kansai (Japón). A lo largo de su trayectoria, Piano se ha preocupado por integrar sus edificios en el entorno en el que se construyen y ha mostrado un compromiso constante con la sostenibilidad.

Uno de los últimos ejemplos es el Centro Botín que se está construyendo en Santander y que promete una integración con el entorno marítimo y cuyas obras se espera que finalicen este año.

Aquí, recogemos seis proyectos en los que Renzo Piano ha conseguido unir diseño, sostenibilidad e impacto.

THE SHARD, Londres

Getty Images

Inaugurado en 2012, este rascacielos de 309,6 metros de alto se ha convertido en uno de los emblemas de la capital británica gracias, en parte, a las incomparables vistas que ofrece de la ciudad. Su estructura acristalada se puede ver desde casi cualquier punto de Londres (Reino Unido) y está fabricada en un 95% con materiales reciclados. Además, 140 metros cuadrados de su superficie están ocupados por equipamiento fotovoltaico y han conseguido reducir en más de un 30% el consumo de energía con respecto a sistemas normales.

FÁBRICA LINGOTTO, Turín

WIKIMEDIA COMMONS

Esta antiguo edificio en las afueras de Turín (Italia) llegó a ser la fábrica más importante del grupo Fiat desde que se construyó en los años 20. A día de hoy, y aunque su fachada haya cambiado poco, es un lugar totalmente diferente al de sus inicios. En su interior alberga un auditorio, una sala para exposiciones, dos hoteles y espacio para oficinas. Además, se ha instalado en la parte superior del edificio una enorme burbuja de cristal que se utiliza como sala de reuniones y cuya estructura permite aprovechar la luz natural y minimizar el consumo de electricidad. El proyecto es todo un ejemplo recuperación de un edificio en desuso y se ha evitado que cayese en el abandono, como sucede en muchas ocasiones.

CENTRO CULTURAL JEAN-MARIE TJIBAOU, Nueva Caledonia

AFP/Getty Images

Construido entre 1991 y 1998 para homenajear a Jean-Marie Tjibaou, líder asesinado de los Kanak (los nativos indígenas de Nueva Caledonia), este centro cultural es todo un homenaje a su cultura y tradiciones. Compuesto por diez pabellones de madera, cada uno de ellos está dedicado a una disciplina artística (pintura, escultura, cine...). El complejo es un claro ejemplo de como integrar un proyecto vanguardista con su entorno, plagado de vegetación y al borde del océano. La mezcla de materiales como distintas maderas, aluminio, cristal y bambú hacen de estos edificios auténticos precursores de la arquitectura verde. Las paredes de bambú permiten que se aproveche al máximo la luz natural y el tejado de madera laminada traslada el calor hacia arriba, algo que contribuye a la climatización de los pabellones.

ACADEMIA DE LAS CIENCIAS DE CALIFORNIA, San Francisco

UIG via Getty Images

El edificio que alberga la Academia de las Ciencias de California (Estados Unidos) se ha convertido en un modelo a seguir en lo que a arquitectura sostenible se refiere. Situada en el Golden Gate Park, en la ciudad de San Francisco, su interior acoge, entre otras cosas, un planetario, un acuario y un museo de historia natural, en lo que parece un enorme espacio diáfano gracias a las paredes de cristal que separan unas salas de las otras.

A pesar de sus múltiples funcionalidades, la joya de la corona del edificio diseñado por Renzo Piano es su tejado, cubierto por 2,5 hectáreas de vegetación que permiten filtrar y reutilizar el agua de lluvia, y al que se puede acceder para contemplar las vistas de los alrededores y recibir una explicación sobre sus beneficios a la hora de ahorrar energía. A lo largo del tejado se colocaron varias cubiertas fotovoltaicas que generan casi el 10% de la energía para abastecer al edificio, un porcentaje que puede parecer pequeño pero que en realidad es destacable ya que lo más habitual en este tipo de tejados verdes es que no se genere ningún tipo de energía. Esta incorporación de la vegetación en la parte superior del edificio también contribuye a la climatización del espacio, manteniéndolo más frío en verano y guardando el calor en invierno.

DISTRITO DE LE ALBERE, Trento

UIG via Getty Images

Este barrio de la ciudad italiana de Trento es, según Piano, "lo opuesto a aquello que se ha hecho durante tantos años en las ciudades". La reconversión de estos terrenos industriales, donde se alojaba la planta de la compañía Michelin, se han transformado en el pulmón verde de la ciudad y en espejo en el que otros lugares se miran. Todos los edificios de la zona, desde viviendas a oficinas, pasando por el MuSe (el museo de las ciencias) se han construido con materiales que permiten el aislamiento térmico y, en consecuencia, mayor eficiencia energética. El Le Albere son habituales los paneles fotovoltaicos y se estima que se ha reducido el consumo de energía en dos tercios en comparación con un edificio normal.

OFICINAS DE INTESA SAN PAOLO, Turín

Corbis via Getty Images

La torre que ubica las oficinas del banco Intesa Sanpaolo en Turín (Italia) es el espacio en el que todo el mundo querría trabajar. Su ambiente diáfano, sus salas de conferencias flexibles que se pueden reconventir y la abundante vegetación dotan a estas oficinas de gran comodidad para trabajadores y visitantes. Todo esto manteniendo un compromiso con el medioambiente y respetando su entorno. Según su arquitecto, Renzo Piano, este proyecto intenta unir a los habitantes con su ciudad y ejercer de laboratorio ambiental, llegando a incluir un invernadero con ventilación natural en el interior del edificio.

Para minimizar el consumo de energía, en el edificio se utilizan fuentes naturales de aire, agua y luz en la medida de lo posible. Tanto es así que la fachada sur de la torre está cubierta por paneles que recogen energía solar. Además, se construyó un jardín vertical que sirve no solo como elemento decorativo, sino también para filtrar la luz.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Las casas del futuro, según los niños

- El Centro Pompidou cumple 40 años: 13 curiosidades sobre el museo parisino

Electrify the World es una iniciativa de Nissan. Como pionera en vehículos eléctricos, Nissan cree en la necesidad de actuar ahora para un futuro más sostenible. Descubre más sobre estilos de vida inteligente y sostenibilidad.