POLÍTICA

Susana Díaz, objetivo Moncloa

La candidata andaluza no tiene puesta la vista en Ferraz, sino en ganar las generales.

26/03/2017 15:34 CEST | Actualizado 26/03/2017 16:55 CEST

"A ganar por España y por el PSOE, pero por los ciudadanos. A por ello, a ganar". Susana Díaz lanza esta proclama final. 14:16 horas del domingo 26 marzo. Desde los 17 años llevaba esperando este momento: su presentación para liderar el partido. Y ese instante llegó. No con la vista puesta en Ferraz, su mensaje es vencer en las elecciones generales. Objetivo Moncloa.

Tras años de movimientos en los pasillos, de luchas internas, de decepciones y de palabras cruzadas, Díaz ha dado el paso. "Quiero ser la primera secretaria general del PSOE", ha proclamado en un abarrotado pabellón de Ifema en Madrid, ante unas 6.000 personas. Otras 3.000 se han quedado fuera y han seguido la intervención en una zona anexa.

"Yo soy cien por cien PSOE", ha proclamado. Y en primera fila la escuchaban, apoyaban y miraban con cariños los popas del socialismo: Felipe González, Alfonso Guerra, José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba, Carme Chacón, Ximo Puig, Guillermo Fernández Vara, Emiliano García-Page, Abel Caballero, Trinidad Jiménez...

CALOS PINA

PODERÍO ANTE EL APARATO: "NO VOY A ENTREGAR EL PSOE NI IMITAR EL MODELO DE OTROS"

Ella lo tiene claro: no está dispuesta a "cortar" la foto de la historia del PSOE. ¿Por qué los tenía que esconder si de otros partidos los llaman para pedir consejo?, se ha preguntado ante un auditorio con ganas de aplaudir, vitorearla y hasta palmear. Y lo que todo el mundo esperaba desde hace meses (algunos años) se ha convertido en palabras: "Tengo el orgullo y el honor de anunciar mi candidatura a la Secretaría General del PSOE.

El momento más esperado en su carrera política había llegado. La hora de presentar su oferta a los militantes socialistas. Tenía preparados 55 minutos exactos de discurso. "Pido ayuda para que el PSOE vuelva a liderar un proyecto que se haga cargo de España, devolvamos a este país un proyecto con ganas, ilusión y justicia social".

CARLOS PINA

"Pasión y emoción", ha prometido, pero, sobre todo, ha sembrado la idea de "ganar las elecciones generales". Esta es su principal baza, sus resultados electorales en las elecciones andaluzas y la idea de que puede vencer al PP y Podemos en las urnas.

Una exhibición de músculo, poderío sevillano. No quiere votos de "rencor", no ha querido mencionar sus otros dos rivales, Pedro Sánchez y Patxi López. Pero ha tenido algunos mensajes sobre el partido para diferenciarse ante los militantes. Apuesta por un proyecto "autónomo": "No voy a entregar el PSOE ni a imitar el modelo de otros. Eso no lo voy a hacer nunca".

UN MENSAJE DE "FRATERNIDAD" Y CONTRA EL "RENCOR"

Díaz ha llegado a Madrid con un argumento de "fraternidad". La idea que transmiten en su equipo es que es la única que puede salvar el PSOE, 'coser' el partido. Eso se ha visto incluso en la organización del acto, en la elección de los cuatro 'teloneros'. Antes que ella se han subido al escenario Eduardo Madina, su antiguo enemigo durante el congreso de 2014. "Susana y yo estamos juntos", ha dicho el diputado vasco, lo que ha provocado un gran aplauso desde las gradas. También se ha subido al escenario la exministra de Asuntos Sociales, apegada al guerrismo y que fue la primer mujer militante del partido que llegó a un departamento de Gobierno. Y, antes que todos, ha pronunciado unas palabras la joven cántara Estela Goikoetxea, que ha dado voz a la Juventudes Socialistas. Un dato que no pasa desapercibido: todos son de Madrid hacia el norte.

CARLOS PINA

Durante estos meses se ha lanzado la crítica desde sus adversarios de que su origen sevillano puede ser un lastre para conectar con el resto del país. "Sé que tengo cosas que mejorar, que pulir, hay cosa en las que necesito ayuda, hay que reconocer los errores", ha confesado.

Pero, acto seguido, ha subido el tono: "Hay cosas a las que no voy a renunciar. Soy andaluza. Me siento orgullosa de ser andaluza". Aplausos en el auditorio. El PSOE andaluz es la federación más potente, tiene unos 45.000 militantes (sobre el 30% de censo que votará en las primarias de mayo). "Tampoco voy a renunciar a mi condición. Vengo de una familia humilde, obrera, que me han dado todo en la vida. Sé que mi condición me obliga a vivir como pienso y a pensar como vivo. Soy de la casta de fontaneros y vivo en la misma casa. Es un orgullo y lo voy a llevar a gala siempre", ha remachado.

La temperatura subía. A Díaz le gustan los mítines, el cara a cara. Los suyos dicen que ahí es donde va a ganar. Nombraba a todos, desde Abel Caballero ("Hoy lo hemos petado") hasta alcaldes en pueblos con cinco concejales. "Tampoco voy a renunciar a mi pasión por el PSOE, es verdad que soy cien por cien PSOE, pero no sentiré que el PSOE me pertenezca cien por cien. No voy a permitir que digan que el PSOE es Susana Díaz porque es de todos, es nuestra casa", ha proseguido en este listado de 'no renuncios'.

CARLOS PINA

Y otro mensaje en la batalla: pide que no sea una carrera de marketing. "Hagamos unas primarias limpias", ha sentenciado y se ha comprometido a recorrer todos los rincones de este país "agrupación a agrupación". Además, ha solicitado unas primarias dominadas por el "respeto" y la "verdad". Entiende que hay que apostar por la "política en mayúsculas" durante este proceso. El Comité Federal del partido se reunirá el próximo 1 de abril para decidir finalmente la fecha de las primarias.

El objetivo, en su opinión, es "recuperar la fraternidad. "Quiero fortalecer la fraternidad de los que un día decidimos ser compañeros, que es más que ser amigos y amigas", ha sentenciado ante un público con ganas de un discurso de unidad después de meses de duras batallas por la abstención y el control de Ferraz. "Volamos a las victorias que nos dieron Felipe y José Luis", ha apostillado.

Poco a poco irá desarrollando sus ideas sobre el país y la política durante la campaña. Pero ya ha fijado este domingo los tres grandes retos: desigualdad y pobreza, populismos y nacionalismos.

Díaz ya ha desembarcado. Entre gritos, consignas y titulares, incluso se ha permitido bromear: "¡Cómo para que no lo dijera!". La palabra "ganar", hasta la extenuación. Le gusta conjugar el verbo. Ahora le toca hacerlo.

Candidatura Susana Díaz

TE PUEDE INTERESAR

- Díaz: "No voy a pedir el voto del rencor"

- Bono carga contra Pedro Sánchez con esta pregunta

NOTICIA PATROCINADA