TENDENCIAS

¿Será 'Ghost in the shell' la puerta al cine occidental basado en manga?

Hollywood ha licenciado más de 10 cómics japoneses de éxito.

31/03/2017 13:23 CEST | Actualizado 31/03/2017 13:53 CEST

Este viernes llega a la gran pantalla la primera adaptación occidental realmente ambiciosa de un cómic japonés: Ghost in the shell, un clásico del manga cyberpunk que presenta un futuro distópico con un alto desarrollo tecnológico. La compleja trama original era muy inaccesible pero Hollywood ha acercado la historia a todos simplificándola y adaptándola al gusto occidental.

La película recuerda narrativamente a Strange Days y Matrix, pero con una buena dosis estética de Blade Runner y hasta de El quinto elemento. La protagonista es Major, una agente antiterrorista ciborg que empieza a experimentar visiones que contradicen el pasado que le han contado para justificar su transformación en una máquina. Al mismo tiempo, un peligroso ciberterrorista está asesinando a importantes cargos de la empresa que la fabricó, una de las más poderosas del país.

¿Es este el principio de un romance entre el cine occidental y el cómic japonés? Lo cierto es que hay varios manga que llevan años estudiándose en Hollywood. Muchos de ellos son difíciles de adaptar por su narrativa, sus personajes, sus peculiaridades culturales, las necesidades presupuestarias o la siempre complicada negociación de los derechos con Japón.

Uno de los grandes problemas a los que se enfrentan posibles adaptaciones occidentales de obras asiáticas es el llamado whitewashing (literalmente, "lavado blanco"), presente en Ghost in the shell: la encarnación de personajes orientales por actores blancos. Y, por extensión, la eliminación del "espíritu japonés" original por uno más estadounidense.

La protagonista de este nuevo estreno es Scarlett Johansson, cuyo nombre en clave es Major pero en realidad se llama Motoko Kusanagi. Sin hacer spoilers, la cinta consigue justificar adecuadamente que una mujer con ese nombre tenga el aspecto de Johansson, pero no todas las historias lo tienen tan fácil. Y aunque el resto de los protagonistas de Ghost in the shell están interpretados casi todos por actores occidentales (excepto dos memorables excepciones), la película rinde homenaje a sus orígenes ambientándose en Japón y empleando con frecuencia elementos culturales y hasta la propia lengua del país.

EL FUTURO DE HOLLYWOOD PASA POR JAPÓN

Es posible que Ghost in the shell sea un conejillo de indias, porque en los últimos años Hollywood ha adquirido los derechos para adaptar varios de los manga más exitosos de la última década.

Uno de ellas es Beylade, que se lanzó en Japón para promocionar la venta de unos juguetes del mismo nombre. Después del éxito de Transformers y G.I. Joe, Paramount Pictures compró los derechos para adaptarlo en todo el mundo. La productora sería Mary Parent, metida en las sagas de Pacific Rim y Godzilla pero también en El Renacido y Pleasantville.

Otro es Naruto, una historia de aprendices ninja con ventas millonarias. La adaptación corre a cargo de Lionsgate, estará producida por Avi Arad (metido en multitud de sagas, desde Spiderman hasta Blade, productor de Ghost in the shell y de la futura adaptación de la saga de videojuegos Metal Gear Solid), guionizada por el autor original, Masashi Kishimoto, y dirigida por Michael Gracey, que ha hecho poco hasta ahora y casi todo en efectos visuales.

Un titán de Hollywood como James Cameron (Titanic, Avatar) se ha fijado en un manga para su próximo proyecto: Alita, ángel de combate. Aunque sólo actuará de productor, ha dejado la dirección en manos de otro peso pesado, Robert Rodríguez (Abierto hasta el amanecer, Spy Kids). Las únicas actrices confirmadas son Rosa Salazar en el papel protagonista y Jennifer Connelly como villana.

El manga Bleach, sobre un chico normal que adquiere los poderes para combatir, purificar y mandar al Más Allá a los espíritus corruptos, se encuentra en el mayor estado de gracia de todas las mencionadas: estrena en 2018 una adaptación japonesa con actores reales y Warner Bros. ha comprado los derechos para hacer una occidental. El guión está a cargo de Dan Mazeau y Peter Segal la produce y podría dirigirla.

Warner también está planeando adaptar Ninja Scroll, una historia de ninjas y espadachines ambientada en el Japón feudal. Los nombres de Alex Tse, guionista de Watchmen, y hasta de Leonardo DiCaprio, han estado relacionados con el proyecto, pero éste aún no tiene página oficial en la web de cine imdb.

LAS (CASI SIEMPRE) PENOSAS ADAPTACIONES OCCIDENTALES

La historia de las adaptaciones occidentales de manga comienza en 1979 con una coproducción franco-japonesa, Lady Oscar, basada en el manga La rosa de Versalles y ambientada en la Revolución Francesa. En plena Nouvelle Vague, fue dirigida por Jacques Demy, y la falta de presupuesto le confirió un aspecto muy telefilmero. El ritmo recordaba ya por entonces a las producciones históricas poco ambiciosas del Hollywood de los 50 más que a una nueva ola cinematográfica.

Y desde entonces, las adaptaciones a imagen real de cómic japonés por países occidentales se han sucedido con cuentagotas y con resultados para todos los gustos, desde la interesante Quartier lointain (2010), adaptación francesa del manga Barrio lejano, la más o menos aceptable Speed Racer (2008), de los Wachowski (creadores de Matrix), hasta el último y horroroso intento estadounidense de llevar Dragon Ball a la gran pantalla. Tan malo, que el guionista se disculpó con los fans.

En los últimos 15 años, varias películas orientales creadas a partir de un manga han probado que, con una cuidada puesta en escena y un presupuesto adecuado, se pueden hacer grandes cintas. Buenos ejemplos de ello son los siguientes:

Oldboy (2003), la adaptación surcoreana dirigida por Chan-wook Park del thriller de género negro original. EEUU lanzó en 2013 un remake de la película muy ambicioso: lo dirigía Spike Lee, tenía un cásting plagado de estrellas y no poco presupuesto. Fue un rotundo fracaso porque no aportaba nada.

Mushishi (2006), una historia de fantasía mitológica dirigida por Katsuhiro Otomo, obtuvo varios premios en Sitges.

La tetralogía de Death Note (2006), dos cintas basadas en el manga homónimo y otras dos inventadas sobre el mismo concepto, un joven encuentra un cuaderno de los dioses de la muerte con el poder de matar a todo aquel cuyo nombre escriba en sus páginas. La última entrega japonesa salió en 2016. Netflix ha producido una adaptación occidental que se estrena en verano.

La trilogía de 20th century boys (2008), un thriller psicológico entre lo más caro que se ha filmado en Japón, se basa en uno de los mangas más premiados de la historia en Occidente. Cuenta entre sus galardones con el premio Eisner, considerado el Nobel de los cómics. Los derechos de dos de sus obras vagan por Hollywood, aún sin plan: Monster, que Guillermo del Toro y HBO casi llevan a la televisión (el director sigue tratando de venderlo) y Pluto, propiedad de Universal.

La bilogía de Ataque a los titanes (2015) se basa en el manga más exitoso de los últimos años. Según Deadline.com, Warner Bros. está negociando los derechos para adaptarlo en EEUU. El productor de Animales fantásticos y dónde encontrarlos se encargaría del remake de las películas japonesas.

La multipremiada I am a hero (2015) es un relato de supervivencia zombi que ha cosechado galardones en el BIFFF de Bruselas, Fantasporto, Sitges y SXSW de Texas.

LO QUE VIENE ESTE 2017

Este mismo año se estrenan varias películas que adaptan manga con muchas expectativas encima. La espada del inmortal se basa en un manga estéticamente espectacular sobre un espadachín japonés que no puede morir. La dirige Takashi Miike, un peso pesado del cine japonés, responsable de Ichi the killer, Llamada perdida, 13 asesinos, Terra formars y las adaptaciones de los manga Crows Zero y MPD Psycho.

También se estrenan las películas de imagen real de Tokyo Ghoul y Gintama, dos de las series más vendidas de los últimos años. La primera es una historia de terror fantástico sobre unos seres que mezclan el concepto de los zombies (comen carne humana) con el de los vampiros (son inteligentes y más rápidos, fuertes y resistentes que los humanos). La segunda está ambientada en un Japón medieval que fue conquistado por alienígenas.

El estreno más esperado es la adaptación a imagen real de Fullmetal alchemist, una de las franquicias más rentables del manga, particularmente por su éxito en el extranjero. Narra el periplo de dos hermanos que buscan recuperar sus cuerpos en un país controlado por una sangrienta dictadura militar en la que la alquimia ha sustituido a la ciencia. Aunque el mundo de la historia es una ficticia Europa steampunk (universos con tecnología anacrónica, superior a la actual pero basada en el vapor), todos los personajes están interpretados por actores japoneses.

LAS MEJORES PELÍCULAS DE MANGA JAMÁS HECHAS (POR AHORA)

Leonardo DiCaprio, que se considera un "gran fan del manga y el anime", ha estado involucrado en uno de los grandes proyectos malditos, cuyos derechos llevan rondando los estudios durante años sin que nada haya cristalizado: Akira, una de las primeras películas animadas para adultos en llegar a Occidente.

La obra, que trata de la experimentación de armas psíquicas en adolescentes en una Neo-Tokyo posnuclear, resurge puntualmente en los titulares tras un nuevo anuncio de que se prepara su adaptación a imagen real. Esto ha ocurrido varias veces y varias veces se ha sumido el proyecto en la nada. Ahora, nuevamente, hay anunciada otra adaptación, siempre a cargo de quien tiene los derechos, Warner Bros. Después de varios baches por el presupuesto, parece que saldrá adelante, con Marco J. Ramírez a cargo del guión y Daniel Espinosa, de la dirección.

Otra de las adaptaciones que continúan atascadas desde hace años es Cowboy Bebop, basada en la serie de animación japonesa sobre una nave espacial de cazarrecompensas que van de misión en misión y que homenajea la música blues y jazz. El proyecto, del que se habla desde 2008 y que todavía sigue vivo, llevaba como gran embajador a Keanu Reeves, que esperaba encarnar al protagonista, Spike Spiegel. El actor de Matrix se considera ya demasiado viejo para el papel pero continúa poniendo por las nubes el guión de la película que circula por Hollywood, aunque admite que los costes serían muy elevados.

El tercer proyecto que no pasa de las primeras fases de preproducción es Neon Génesis Evangelion, la serie de mechas (robots gigantes) más influyente y compleja y una de las más populares en todo el mundo. El proyecto, que se anunció formalmente en 2008 de mano de Gainax y Weta, la responsable de la trilogía de El Señor de los Anillos, acabó en nada tras una aparatosa batalla legal aún por resolverse. Los derechos están, por el momento, en el limbo. Y eso que existen diseños de producción y concept art para la película, que cuenta con su propia página, aún vigente, en imdb.

Si a Ghost in the shell le va bien en taquilla, podría inaugurar una nueva era en la que, mientras los superhéroes dan sus últimos coletazos en la gran pantalla, la acción se traslade al otro lado del Pacífico.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

El mundo del 'cosplay', según el Expomanga

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!