NOTICIAS

¿Recuerdas el escándalo de Volkswagen? Pues la UE tiene un plan para evitar que vuelva a pasar

El Parlamento Europeo respalda una normativa más dura para la aprobación de nuevos vehículos.

04/04/2017 13:34 CEST | Actualizado 04/04/2017 15:29 CEST
REUTERS

Seguro que recuerdas el escándalo de Volkswagen. Quizá no sólo por los titulares que dio la noticia allá por septiembre de 2015, sino porque puede que tu coche fuera uno de los afectados. Millones de vehículos diesel de esta marca emitían hasta 40 veces más gases de efectos invernaderos de los niveles permitidos sin ser detectados en los test gracias a un programa secreto. La credibilidad de la la mayor automotriz europea quedó minada y se abrió una investigación para determinar quién sabía y quién no lo que estaba pasado.

Ahora, casi dos años después, el Parlamento Europeo ha querido poner la base para que algo así no vuelva a pasar. La Eurocámara ha respaldado este martes una normativa más dura para la aprobación de nuevos vehículos, con el objetivo de abordar conflictos de interés entre los reguladores nacionales y los fabricantes de automóviles de cada país.

En respuesta a las revelaciones de que el fabricante alemán usó un software para engañar en los controles de contaminación de diésel en Estados Unidos, la Comisión Europea había propuesto remodelar la normativa para obtener licencias y probar vehículos en toda la Unión Europea.

LOS SIGUIENTES PASOS

Los eurodiputados han aprobado el borrador con 585 votos a favor y 77 en contra, que impulsará la supervisión europea y permitirá a Bruselas imponer multas a los fabricantes por hasta 30.000 euros por vehículo. También se piden reglas para sustituir los test de laboratorio por evaluaciones en condiciones reales de conducciones, así como un sistema comunitario de vigilancia de los mecanismos de homologación de vehículos y del mercado.

El mecanismo, tal como lo plantean los eurodiputados, obligará a los Estados miembros a examinar cada año al menos el 20% de los modelos de coche comercializados en el país en el ejercicio previo. Los fabricantes de vehículos que falsifiquen los resultados de los test podrán ser castigados con multas de hasta 30.000 euros por vehículo. La Cámara plantea usar los ingresos obtenidos por sanciones para apoyar la vigilancia del mercado, ayudar a los consumidores afectados o proteger el medioambiente.

Ahora el texto modificado ha sido devuelto a la comisión de Mercado Interior, de cara a la apertura de negociaciones interinstitucionales. El Consejo debe todavía fijar su posición antes de que las conversaciones con el Parlamento y la Comisión puedan dar comienzo.

TE PUEDE INTERESAR

- Volkswagen Combi, el final de un mito