NOTICIAS

El abrazo de Pompeya era en realidad el de dos hombres

No pueden ser padre e hijo, porque ambos tienen entre 18 y 20 años, y el ADN descarta lazos familiares entre ellos.

10/04/2017 20:31 CEST | Actualizado 10/04/2017 21:00 CEST
ELHUFFPOST
El famoso abrazo, en una imagen de archivo.

Los dos cuerpos entrelazados fueron descubiertos hace casi un siglo por el arqueólogo Vittorio Spinazzola. Desde entonces, se ha hablado de los amantes de Pompeya, dando por hecho que los protagonistas de esa estampa ya icónica de la violenta erupción del Vesubio en el año 79 eran un hombre y una mujer. Algunas versiones decían que en realidad bajo la ceniza había dos mujeres, una madre y una hija. Pero ahora se acaba de conocer la verdad: se trata de dos jóvenes de sexo masculino, no pertenecientes a la misma familia y de una edad comprendida entre los 18 y los 20 años.

Estos datos los ha hecho públicos Massimo Osanna, actual director de las excavaciones en Pompeya, con motivo de la inauguración de una nueva exposición. Las conclusiones se extraen tras diversos análisis con las más modernas técnicas, como estudios de ADN y TAC (tomografía axial computarizada). "No podemos decir que los dos eran amantes, pero teniendo en cuenta su posición, es de suponer. Sin embargo, es difícil determinarlo con certeza", ha declarado el arqueólogo al Corriere del Mezzogiorno. "No sería un padre y un hijo —detallaba—, porque uno de ellos tiene 18 años y el otro 20".

NUEVA LUZ

Las figuras fueron descubiertas en el año 1913, en la llamada Casa del Criptoportico. Spinazzola, el superintendente de la época, las denominó directamente "las dos chicas". No obstante, tengan el sexo que tengan, Osanna se felicita porque "tendremos nueva luz sobre la vida de los pompeyanos" gracias a las investigaciones sobre los restos óseos encontrados en los calcos de yeso, un medio de recuperar lo pasado en aquella mañana de agosto que empezó a aplicarse en 1858.

"Los cuerpos, al descomponerse a lo largo de los siglos, habían dejado espacios vacíos bajo la lava. El arqueólogo Giuseppe Fiorell -explica ABC- los rellenó con yeso líquido introducido a través de los agujeros abiertos en la corteza creada sobre Pompeya tras la erupción. En esa cámara vacía, donde la materia orgánica había desaparecido, Fiorelli obtenía moldes de extraordinaria precisión que reflejaban los últimos momentos de la vida de esas personas".

QUERRÁS VER ESTO

El misterio de Pompeya.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Estos arqueólogos creen saber cómo murió 'Lucy'

- Seis años de guerra destrozan 50 siglos de historia en Siria

- Tercera ciudad antigua que el Estado Islámico destruye en cuatro días

OFRECIDO POR NISSAN