TENDENCIAS

Cómo decir NO a una invitación de boda

Te han invitado a la decimoquinta boda este año y prefieres raparte la cabeza antes que acudir. Pero ¿cómo rechazar sin que te odien?

17/04/2017 16:13 CEST | Actualizado 17/04/2017 16:13 CEST
Getty Images/iStockphoto

Existen muchos motivos para no acudir a una boda. Puede que no te apetezca porque no tienes dinero, porque es en Albacete, porque no conoces a nadie o, simplemente, porque es un enlace de segundo o tercer nivel. Es decir, que no es ni una boda familiar ni tienes ningún tipo de vínculo emocional con los novios. O lo tienes, pero pasas de comprarte ropa, pagar el hotel, hacerles un regalo y, en caso de estar soltera, enfrentarte a la pregunta del millón: "¿Y tú para cuándo, bonita?".

Si quieres aprender a decir NO así es cómo deberías hacerlo según los expertos en protocolo:

¿POR CARTA, TELÉFONO O EN PERSONA?

Según los expertos en protocolo y organización de bodas Etiqueta Negra, hay dos opciones para rechazar una invitación:

  • Si te la dieron en mano, tendrás que llamar por teléfono y ofrecer tus disculpas.
  • Si te llegó por correo, enviarás otra carta declinando la invitación.

ES DE BIEN NACIDO SER AGRADECIDO

Antes de comunicar tu decisión de no ir al enlace, debes dar la enhorabuena a los novios y agradecerles el gesto de que te hayan invitado. No hay que olvidar que han pensado en ti para celebrar uno de los momentos más especiales de su vida.

  • Cuanto antes, mejor

Debes anunciar tu ausencia lo más pronto posible. Si lo haces en las 24 horas previas a la boda los novios tendrán que pagar (sí o sí) tu cubierto y ahí sí que se enfadarán contigo (y con razón).

  • Hay que excusarse, no justificarse

Excusarse es eludir algo alegando un pretexto o disculpa, mientras que justificarse es probar algo con razones convincentes, testigos o documentos. Desde Alfa Eventos y Protocolo comparten las claves de cómo debe ser una excusa: "Breve, sencilla y creíble". Nadie te está pidiendo detalles.

  • ¿Qué excusa poner?

Si no puedes ir por algún motivo real, no tienes de qué preocuparte. Pero, si decides contar una mentirijilla, la cosa cambia... Ten cuidado con las siguientes opciones:

  • Otra boda. Ni se te ocurra. Demasiado peligroso. Te arriesgas a que te pregunten de quién, dónde, cómo y cuándo.
  • Un viaje. Puede valer, pero solo si es de trabajo. Si dices que es personal podrían querer saber más.
  • Un examen. A no ser que sea una oposición y esté en juego tu futuro profesional es poco verosímil.
  • Una operación. Error. Olvídalo. Con esas cosas no se juega
  • Eres pobre. Válida, pero ojito con decir que no tienes dinero y luego subir fotos a Instagram de tus vacaciones en Cabo Verde, mojito en mano.

Grandes fotos de bodas

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- 20 vestidos low-cost para la invitada perfecta

- ¿De qué hablar en una boda si no conoces a nadie?

- Oda a las despedidas de soltera sin penes en la cabeza

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

OFRECIDO POR NISSAN