INTERNACIONAL

Así está discurriendo la jornada electoral en Francia

Francia afronta la primera vuelta de sus elecciones presidenciales con un pastel partido en cuatro y reñido como nunca.

23/04/2017 11:43 CEST | Actualizado 23/04/2017 17:40 CEST
REUTERS
Los sobres con los nombres de los candidatos, fotografiados en un colegio electoral de París.

Los colegios electorales de la Francia metropolitana abrieron hoy a las 08.00 hora local (la misma en la España peninsular) para la primera vuelta de las elecciones presidenciales, que se presentan como las más inciertas de los últimos años.

El socioliberal Emmanuel Macron, la ultraderechista Marine Le Pen, el conservador François Fillon y el izquierdista Jean-Luc Mélenchon parten con opciones de clasificarse para la segunda ronda del próximo 7 de mayo, en estos comicios en los que participan 11 candidatos.

Junto con los colegios de los territorios de ultramar, que habían abierto con antelación, son 66.500 los despachos de voto en los que los 45,67 millones de electores franceses censados podrán depositar su sufragio.

Al mediodía, informa Interior, la participación llegaba al 28,54%, ligeramente por encima de la tasa correspondiente en la votación de 2012. Entonces se llegó al 28.29% a la misma hora, mientras que en 2007 la participación fue del 31.21% y del 21.40% en 2002.

Más tarde, a las 17.00 horas, un 69,42% de los electores había votado ya, una cifra ligeramente inferior a los mismos comicios en 2012. Hace cinco años a esa misma hora había votado el 70,59% de los votantes, en unas elecciones que acabaron con una fuerte participación de casi el 80%.

La cifra registrada hoy a media tarde también supone un descenso respecto a hace diez años, cuando el 73,87% de los franceses ya habían votado, aunque aquellas elecciones -que acabaron con el triunfo del conservador Nicolas Sarkozy- supusieron un récord absoluto con una participación final de casi el 84%.

Por el contrario, el número de votantes supera en más de diez puntos a los que en 2002 se habían acercado a las urnas (58,45 %). En aquella primera vuelta (en la que el ultraderechista Jean-Marie Le Pen consiguió clasificarse para el balotaje) acabó con un porcentaje ligeramente superior (72,6 %) al que ya ha votado hoy a media tarde.

Los institutos demoscópicos prevén en estos momentos que la participación en la primera ronda va a situarse en torno al 80 %.

SEGURIDAD EXTREMA

La jornada electoral se desarrolla en medio de importantes medidas de seguridad, tras el atentado que el pasado jueves costó la vida a un policía en los Campos Elíseos de París, dos días después de que las autoridades impidieran otro contra la campaña electoral con el arresto de dos personas en Marsella.

Unos 50.000 agentes de policía y gendarmería y 7.000 militares están desplegados como refuerzo de seguridad durante las presidenciales, las primeras que se celebran en Francia bajo el estado de emergencia. Decretado tras los atentados de París y Saint-Denis del 13 de noviembre de 2015, ese estado permite al Ejecutivo efectuar determinadas acciones sin autorización judicial.

El control se incrementará en la entrada de los colegios electorales, al que solo podrán acceder quienes estén inscritos en las listas, lo que evitará la imagen de ciudadanos que acudan en familia a depositar su papeleta.

LOS ÚLTIMOS SONDEOS

Los sondeos publicados en las últimas semanas indican que Macron y Le Pen pasarán a la segunda vuelta.

Pero su ventaja sobre Fillon y Mélenchon se ha ido reduciendo en los días previos a la jornada de reflexión, por lo que entra dentro de lo que los expertos consideran que es el margen de error de sus estudios.

Los colegios estarán abiertos hasta las 19.00 horas en la mayor parte de las ciudades y una hora más tarde en las de mayor tamaño.

Primera vuelta de las presidenciales de Francia

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Francia vota en la primera vuelta de las elecciones presidenciales más imprevisibles de su historia

- La victoria de Mélenchon puede hacer realidad los sueños del 15M francés

- ¿Por qué Francia vota a Marine Le Pen?

- Algo huele a podrido en Francia

- Incestuosa, despótica y de clan: lo que revela el perfil psicológico de la familia Le Pen

- Por qué los jóvenes franceses quieren cada vez más a Marine Le Pen

MÁS SERIES