Tecnología verde en el deporte: así serán los estadios del futuro

Estadios 'eco-friendly' e innovadores que darán a las fans mucho que celebrar.

24/04/2017 10:03 CEST | Actualizado 26/04/2017 13:18 CEST

Nada se puede comparar a la atmósfera de un estadio lleno de gente. Acudimos semana tras semana a animar a nuestro equipo o para cantar al mismo tiempo que nuestro grupo favorito. Pero a pesar de que mucha de la energía del ambiente viene de los fans, el propio estadio consume energía en enormes cantidades.

Para hacerse una idea, la electricidad que se utiliza durante un partido en el estadio de Wembley es equivalente a ver 20.936 partidos de fútbol en la televisión de tu casa. A esto también hay que añadir los residuos, que se estiman entre 10 y 15 toneladas de basura por partido en la mayoría de los estadios. Por no hablar del impacto y el tamaño de la propia estructura, y la forma de desplazarse de la gente para ir y venir del lugar.

AMSTERDAM ARENA

LOS ESTADIOS Y LA CIUDAD INTELIGENTE

Desde hace unos años arquitectos, diseñadores, ingenieros y ecologistas han cambiado radicalmente la concepción sobre los estadios para que sea compatible con las recomendaciones medioambientales y los cambios de actitud respecto al planeta. Es más, las grandes instalaciones deportivas son una parte central del concepto de ciudad inteligente.

En ambientes donde las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y el Internet de las Cosas tendrán un papel cada vez más relevante, los estadios se convertirán en proveedores de igual forma que los consumidores, almacenando y transmitiendo energía que se podrá usar en otros lugares. Esta es una tendencia que ya se está viendo en otras grandes estructuras como el edificio de PricewaterhouseCoopers en Londres y la torre de Bank of America en Nueva York.

Una de las mayores innovaciones y de los mejores ejemplos de un estadio integrado en el concepto de ciudad inteligente es el famoso Amsterdam Arena —en la foto superior—, hogar del Ajax. Nissan, la compañía energética Eaton y The Mobility House han desarrollado un sistema de almacenamiento de energía que han convertido el proceso de su administración en el Amsterdam Arena en eficiente, sostenible y fiable.

Utiliza baterías del vehículo eléctrico de Nissan, el modelo LEAF, y son 280 en total. Se usan como energía de apoyo pero, en un futuro, reemplazarán los generadores de diésel, proporcionando cuatro megavatios de energía y cuatro megavatios de capacidad de almacenamiento. Esta compleja tecnología para poner en marcha este sistema fue desarrollada por The Mobility House.

Las baterías también permitirán que el estadio proporcione energía al barrio colindante y que proteja a la red eléctrica de posibles apagones, lo que supondrá "un gran avance en materia de sostenibilidad", explica Henk Markerink, CEO del Amsterdam Arena, convirtiéndolo en "el primer estadio del mundo que no utilizará combustibles fósiles".

"Como Amsterdam Arena, preguntamos a un número de compañías líderes del sector que nos propusieran algo para el proyecto de almacenamiento", dice Markerink. "Nissan se asoció con Eaton y The Mobility House y nos hizo la mejor propuesta. Lo que más nos gustó fue el hecho de que Nissan propusiese baterías del LEAF. La hacía una proposición más interesante en términos de sostenibilidad".

Thomas Raffeiner, fundador y CEO de The Mobility house añade: "Junto con el Amsterdam Arena, escogimos a Nissan/Eaton por las baterías de alta calidad y su utilización más allá de la vida del coche".

AMSTERDAM ARENA

COMBINANDO LA ENERGÍA

La energía solar se combina en muchas ocasiones con otras iniciativas para dar lugar a un patchwork de soluciones sostenibles. El estadio Allianz Riviera, en Niza, es un buen ejemplo. No solo utiliza un sistema fotovoltaico formado por 4.000 paneles solares —suficientes para satisfacer sus necesidades energéticas— sino que se ha dedicado mucho tiempo a proponer ideas para hacerlo sostenible.

Para su construcción se utilizó madera, un material bastante eco-friendly, mientras que el sistema de ventilación canaliza el viento a través de la estructura para climatizar el espacio de forma natural, una técnica inspirada en los romanos. Es más, el tejado del estadio recoge y almacena agua de lluvia, que se utiliza después para regar el césped.

La utilización del agua ha sido una gran preocupación para los diseñadores implicados en la construcción de los estadios del Mundial de Qatar 2022. Los partidos se jugarán con temperaturas superiores a los 37 grados centígrados, así que, ¿cómo mantienes un estadio fresco sin utilizar enormes cantidades de energía en aire acondicionado?

El Sports City Stadium, que se construirá en la costa este de Doha, propone una solución ingeniosa: se utilizará energía solar de una granja exterior para calentar agua, que luego se transportará a un tanque de almacenamiento. Esta agua irá a través de lo que se llama absortion chiller y desembocará en otro tanque que bombea agua a 17,5 grados, manteniendo el estadio entero a una temperatura no superior a los 26,6 grados. Empleando estas innovaciones Qatar pretende construir estadios que sean completamente neutrales en emisiones de dióxido de carbono. En el futuro, es algo que podemos esperar ver en los estadios deportivos, especialmente en climas cálidos.

FLICKR

MEZCLÁNDOSE CON EL ENTORNO

Dentro del impacto ambiental de un estadio hay más cosas a tener en cuenta que la puramente energética y los arquitectos se están sensibilizando cada vez más respecto a cómo estas estructuras interactúan con el entorno de su alrededor a nivel visual.

El estadio Chivas de México recicla el agua de la lluvia y utiliza energía eólica, pero también intenta mimetizarse con la flora y la fauna, razón por la que su exterior está cubierto de hierba. En el futuro, podemos esperar más estadios como el de Siena, en la Toscana italiana. Está diseñado para estar parcialmente enterrado en el paisaje, permitiendo mantener la harmonía con la topografía, así como proporcionar sombra natural a los espectadores.

En lo que se refiere a los estadios ecológicos del futuro, quizás el proyecto más radical hasta ahora es el de un pequeño club inglés del que probablemente no hayas escuchado hablar. El Forest Green Rovers juega en la Liga Nacional y están inmersos en el proceso de construcción del primer estadio de madera del mundo. Diseñado por Zaha Hadid, estará hecho casi en su totalidad de madera sostenible.

Podemos y debemos esperar que en un futuro los estadios utilicen todas las innovaciones que se han mencionado: energía derivada de la tecnología de vehículos eléctricos, edificios eco-friendly y novedades en su estructura.

Quizás también exploren nuevos materiales (como ladrillos hechos a partir de cemento natural), y nuevas tecnologías (como pasarelas construidas con baldosas que transforman los pasos de los hinchas en energía eléctrica). Durante ese proceso, los estadios se convertirán en núcleos integrados en las ciudades, ayudando a proporcionar energía adicional allí donde sea necesario. Ciertamente, es algo suficiente para hacerte saltar de tu asiento y celebrarlo.

Descubre más sobre las baterías de vehículos eléctricos de Nissan y de cómo dan a casas, negocios y estadios de fútbol acceso a energía segura, fiable y sostenible.

Electrify the World es una iniciativa de Nissan. Como pionera en vehículos eléctricos, Nissan cree en la necesidad de actuar ahora para un futuro más sostenible. Descubre más sobre estilos de vida inteligente y sostenibilidad.

OFRECIDO POR NISSAN