POLÍTICA

El número 2 de Interior ve en la "polvareda" de su reunión con González un "linchamiento político"

José Antonio Nieto comparece en la Comisión de Interior de la Cámara Baja, a petición propia y del PSOE, para explicar su reunión del 8 de marzo con el hermano de Ignacio González.

28/04/2017 09:34 CEST | Actualizado 28/04/2017 18:30 CEST
EFE
El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, hoy en el Congreso.

El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, ha atribuido a una "cacería" la polvareda levantada intencionadamente tras conocerse su reunión con Pablo González, en prisión por la operación Lezo, un encuentro "tergiversado y manoseado" del que "nada se ha ocultado" y "nadie se ha escondido".

Nieto ha comparecido a petición propia y del PSOE en la Comisión de Interior del Congreso para dar cuenta de su cita el 8 de marzo en su despacho con el hermano del expresidente madrileño Ignacio González -ambos en prisión por el caso de corrupción en el Canal de Isabel II-, un encuentro que ha llevado al PSOE a pedir la dimisión del número dos de Interior.

Poco tiempo le ha llevado a Nieto explicar los quince minutos que estuvo con Pablo González, quien en enero había pedido ya esa reunión e insistido después. Finalmente la cita se incluyó en la agenda del día 8 de marzo. Se produjo en su despacho oficial "a la vista de todos los trabajadores" y en ella se habló de la seguridad privada en los mercados.

Aunque estaba prevista a las 9:30 horas, la entrevista comenzó diez minutos más tarde y a las 9:55 horas les avisaron de que tenía que terminar para llegar a tiempo a la habitual reunión en Moncloa de secretarios y subsecretarios.

Y hasta ahí la explicación de la reunión por parte de Nieto, que ha empleado el resto de su intervención -la comisión ha durado tres horas- en defenderse de las "veladas" acusaciones basadas en supuestas informaciones de un "supuesto sumario secreto" y a "disipar la polvareda" que ha impedido ver la verdad.

Por todo ello, ha lamentado el "linchamiento" y ha subrayado que hoy, una semana después de que saliera a la luz esa reunión, todavía se pregunta de qué se le acusa, si de "ordenar mal" su agenda, de recibir a un directivo de una empresa pública, de "no pedir a la Policía su ficha" o de "inmiscuirme" o, incluso, de no hacerlo en las investigaciones de la UCO.

"¿Se me acusa de ser de Córdoba, de provincias?", ha preguntado Nieto, quien ha dejado claro que preferiría repetir el "calvario" que está viviendo antes que incumplir la ley, que es lo que hubiera hecho si hubiera tenido conocimiento de las investigaciones de la UCO de la Guardia Civil.

Para argumentar su defensa, se ha centrado en tres líneas: la primera de ellas la jurídica para volver a negar cualquier injerencia del Ejecutivo en las investigaciones dirigidas por los jueces.

En la segunda, la ética, Nieto ha arremetido contra quienes no permiten que "la verdad no nos estropee un buen titular ni un linchamiento político" y en la línea lógica ha esgrimido que si tan "interesante" fue lo que le dijo él a González, por qué no ha trascendido a quién le comentó éste el resultado del encuentro.

Tal y como se ha publicado, al salir de la reunión, que se celebró 42 días antes de las detenciones, González llamó a alguien para decirle que la cita había sido muy interesante y que ya la comentarían, "pero no por teléfono".

Nieto ha reprochado a la oposición unas acusaciones que, a su juicio, no han sustentado en dato ni prueba alguna y de dar por cierto todo lo publicado sin soporte documental. "¿Alguno ha visto el documento, el auto? Yo no", ha interpelado.

"AMISTADES PELIGROSAS"

Desde la oposición ha sido el diputado socialista Antonio Trevín el más duro con Nieto, al que ha recriminado su "compadreo" con la corrupción del PP, de tener "amistades peligrosas" y de estar "en la inopia o de mentir descaradamente".

Rafael Mayoral, de Podemos, que ha aprovechado para defender los motivos de la moción de censura que estudia su grupo, ha ironizado sobre la reunión y ha dicho que al menos el encuentro se produjo antes de que González estuviera imputado, "todo un avance" en comparación con el anterior ministro, que recibió al exministro Rodrigo Rato sabiendo que era investigado.

Por Ciudadanos, Miguel Gutiérrez se ha remitido al proceso judicial para esclarecer este asunto, aunque ha considerado una "torpeza política" que Nieto se reuniera con González y ha mostrado su cansancio ante la corrupción del PP que "enfanga" las instituciones.

Gabriel Rufián, de ERC, ha formulado en su tono habitual diez preguntas a Nieto, que éste le ha respondido en la réplica, y le ha dirigido algunas frases como estas: "Es más chulo que un ocho", "Le han pillado con el carrito del helado", "Se ha hecho la rubia, pero no se apellida Borbón e igual no le sale gratis".

Tras escuchar a los diputados, Nieto ha reconocido que salía de la Cámara Baja casi más tranquilo que cuando entró y que se alegraba de haber comparecido porque era su obligación y también su derecho.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- La Guardia Civil grabó a Ignacio González y a su hermana diputada conspirando para bloquear la operación Lezo

- Catalá afirma que Rajoy le llamó tras difundirse el SMS con González: "Estas cosas pasan"

- Ignacio González comparte celda con su hermano en Soto del Real

- El PP reconoce que sabía que Ignacio González tenía una cuenta en Suiza

OFRECIDO POR NISSAN