INTERNACIONAL

Papa Francisco: "Ninguna violencia puede ser perpetrada en nombre de Dios"

Bergoglio llega a Egipto para una visita de poco más de 24 horas muy simbólica tras el ataque del Estado Islámico contra los coptos del Domingo de Ramos.

28/04/2017 18:44 CEST | Actualizado 28/04/2017 19:06 CEST
REUTERS
El presidente egipcio Al-Sisi, saludando al Papa Francisco en El Cairo.

El papa Francisco ha lanzado este viernes un mensaje contundente, pronunciado con ansia, casi con enfado: "Ninguna violencia puede ser perpetrada en nombre de Dios porque profanaría su nombre". Importante su mensaje e importante el escenario, Egipto, donde se encuentra en una visita oficial de apenas 24 horas, de enorme simbolismo para los cristianos del país. El pasado Domingo de Ramos, dos iglesias coptas fueron atacadas precisamente por el Estado Islámico, dejando al menos un centenar de muertos.

En un acto celebrado en la institución sunita Al Azhar, el pontífice argentino aseguró que la religión no es la causa de conflictos, sino su solución, mientras que "los populismos demagógicos" no ayudan "a consolidar la paz". "Juntos, desde esta tierra de encuentro entre el cielo y la tierra, de alianzas entre los pueblos y entre los creyentes, repetimos un 'no' alto y claro a toda forma de violencia" añadió el jefe de la Iglesia católica.

"Sólo sacando a la luz las turbias maniobras que alimentan el cáncer de la guerra se pueden prevenir sus causas reales" explicó el papa, para quien el verdadero culpable de los conflictos que azotan la región de Oriente Medio es el tráfico de armas.

Juntos, desde esta tierra de encuentro entre el cielo y la tierra, de alianzas entre los pueblos y entre los creyentes, repetimos un 'no' alto y claro a toda forma de violencia

"Para prevenir los conflictos y construir la paz es esencial trabajar para eliminar las situaciones de pobreza y de explotación, donde los extremismos arraigan fácilmente" advirtió.

El Papa Francisco llegó a Egipto para una visita de poco más de un día en medio de importantes medidas de seguridad. Tras reunirse con el presidente Abdel Fatah Al Sisi y el gran imán de Al Azhar, acude a una iglesia copta que sufrió un ataque yihadista a finales de diciembre.

UN TIRÓN DE OREJAS

El papa Francisco apeló además al "respeto incondicional" de los derechos humanos en un discurso pronunciado ante las autoridades egipcias, como Al Sisi. "El desarrollo, la prosperidad y la paz son bienes irrenunciables que merecen todo sacrificio", enfatizó además. Dijo que son objetivos que exigen "sobre todo (el) respeto incondicional de los derechos inalienables del hombre, como la igualdad entre todos los ciudadanos, la libertad religiosa y de expresión, sin distinción alguna".

En un acto al que asistieron además miembros del Gobierno y del Parlamento egipcios y representantes del cuerpo diplomático Francisco advirtió, además, de que "la historia no perdona a los que proclaman la justicia y practican la injusticia".

El papa no mencionó en su discurso casos particulares ni vinculó expresamente esa apelación con la situación de Egipto, donde organismos internacionales han denunciado violaciones de derechos humanos por parte del régimen de Al Sisi.

¡Paz para este amado país! ¡Paz a todos los hombres de buena voluntad!

Aseguró que la paz es tanto un don de Dios como un trabajo de los hombres y manifestó: "es un bien que hay que construir y proteger dentro del respeto del principio que afirma la fuerza de la ley y no la ley de la fuerza. Y a continuación pidió la "¡paz para este amado país!", un deseo que extendió "en particular para Palestina e Israel, Siria, Libia, Yemen, Irak, para el Sudán del Sur; ¡paz a todos los hombres de buena voluntad!

El pontífice además pidió "desenmascarar a los vendedores de ilusiones (...) que predican el odio para robar su vida a la gente normal y sus derechos de vivir con dignidad".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El papa Francisco sugiere que es mejor ser ateo que católico hipócrita

- "Hay corrupción en el Vaticano"

- Papa Francisco: "Europa está en riesgo de muerte"

- Papa pide el "perdón de Dios" por los horrores cometidos por la Iglesia en Ruanda

OFRECIDO POR NISSAN