INTERNACIONAL

Pero por qué choca (y molesta) tanto la edad de Brigitte Macron

24 años separan a Emmanuel de Brigitte Macron; lo mismo que a Donald y Melania Trump.

07/05/2017 10:29 CEST | Actualizado 07/05/2017 10:30 CEST
Philippe Wojazer / Reuters

Jean-Marie Le Pen ya ha entrado al trapo. En una pregunta de La Nouvelle Édition, este jueves 27 de abril, el presidente de honor del Frente Nacional ha calificado al adversario de su hija como el "marido de la señora asaltacunas". Esta es su enésima salida de tono, que podría pasar desapercibida si no fuera porque se trata de algo que a menudo se le reprocha a Brigitte Trogneux: su edad.

Desde la primera vuelta de las elecciones francesas, la prensa extranjera se ha interesado mucho en la mujer de Emmanuel Macron y en su historia novelesca; esa del estudiante brillante que se enamora de su profesora de Lengua que tiene 24 años más que él. La historia fascina y el candidato no tiene la culpa; los medios lo quieren, y así lo demuestran las cinco portadas de Paris Match.

Brigitte Macron también interesa en las redes sociales: comentarios hirientes sobre su físico, bromas dudosas sobre la pareja... Numerosos internautas han hecho de ella un tema de burlas recurrente. En el mismo tono, un vídeo publicado también este 27 de abril en la televisión taiwanesa la representa con un andador el día de su boda.

Cuando la mujer es más joven, la diferencia de edad es una señal de la superioridad del hombre.François de Singly, sociólogo

Evidentemente, no es la primera vez que ponen a la pareja de un político en la picota. Pero los comentarios hacia Brigitte Macron son indicadores de un malestar con respecto a la edad de las mujeres y a su vida íntima.

UN MODELO CADA VEZ MENOS RARO

En septiembre de 2016, el Instituto Nacional de Estadística francés estudió la proporción de parejas en las que la mujer es mayor que el hombre. Este estudio permite afirmar que, si bien la pareja Macron no es representativa de la mayoría de parejas francesas, este modelo es cada vez menos raro.

En los años 60, dentro de este arquetipo entraban el 10% de las parejas, mientras que en 2012 llegaban al 14%. El mismo año, en el 56% de las parejas, el hombre era mayor que su pareja. Estos datos muestran las relaciones de fuerza hombre-mujer en nuestra sociedad: cuando la mujer es más joven, "la diferencia de edad es señal de la superioridad del hombre; se podría decir que incluso un indicio de la dominación masculina, en todas las sociedades", explica el sociólogo François de Singly a Le Monde.

Es injusto, no existe equivalente para los hombres.

El aumento de las parejas en las que el hombre es menor también es una muestra del "avance en la igualdad de sexos", recuerda Le Monde. Pero se trata de un pequeño avance, pues las mentalidades necesitan tiempo para evolucionar. Las mujeres que están con hombres más jóvenes enseguida son etiquetadas de "asaltacunas", ya sean Madonna o Demi Moore.

Un término peyorativo ('cougar' en inglés, que literalmente significa 'puma') que describe a las mujeres como depredadoras todopoderosas que sueñan con un hombre objeto sexual al que podrían hacer lo que quisieran. "Es un término degradante", lamentaba en una entrevista la actriz Andie McDowell, que en la película Magic Mike XXL interpretaba a una mujer que flirteaba con un stripper mucho más joven. "Es injusto, no existe ningún equivalente para los hombres. [...] Creo que la idea de que los hombres se vuelven más guapos y sexis con el tiempo es una falacia. No hay diferencia. Somos iguales. Es una forma de dar poder a los hombres y de quitárselo a las mujeres".

La sociedad no percibe de la misma forma el envejecimiento de los hombres y de las mujeres. Y es ahí donde radica el problema. Como escribe la periodista Fiona Schmidt en una tribuna, "deberíamos pasar de la edad de Brigitte Macron, al igual que de nuestra primera crema antiedad, pero a veces no nos permitimos pasar del tema, precisamente porque hemos aprendido a luchar contra el envejecimiento desde nuestra adolescencia".

Las polémicas sobre Brigitte Macron demuestran tanto nuestro sexismo como nuestra viejofobia.

Luchar contra las arrugas, contra las canas, contra la flacidez inevitable de la piel a lo largo de los años, contra la imagen a la que la sociedad nos remite siempre. Una vez que las mujeres dejan de ser jóvenes, ¿qué les queda? Con la edad, las mujeres pierden valor. Desaparecen de las pantallas de cine, de los medios, de la publicidad.

¿Todas? No, quedan las asaltacunas, vistas como seres contra natura, esas que invierten el orden establecido, que asustan y a las que se les atribuyen las peores intenciones. Las polémicas sobre Brigitte Macron demuestran tanto nuestro sexismo como nuestra viejofobia.

Y en este último punto la familia Macron tendría algo que decir. ¿Que ella es demasiado mayor? También Emmanuel Macron, de 39 años, sería demasiado joven para el puesto al que aspira.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Francia y ha sido traducido del francés por Marina Velasco Serrano

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

21 cosas que no sabías de Emmanuel Macron

Lo que todas las mujeres se ven obligadas a hacer

Primera vuelta de las presidenciales de Francia