TENDENCIAS

El presentador Jimmy Kimmel habla entre lágrimas sobre la operación de su hijo

"Ningún padre tendría que decidir sobre si puede permitirse o no salvar la vida de su hijo".

02/05/2017 15:44 CEST | Actualizado 02/05/2017 15:44 CEST

Un Jimmy Kimmel al borde de las lágrimas decidió este lunes hablar abiertamente en su programa sobre el problema de salud que afecta al nuevo miembro de su familia.

La esposa de Kimmel, Molly McNearney, coguionista del show Jimmy Kimmel Live!, dio a luz al bebé de ambos la semana pasada, pero enseguida descubrieron que algo no iba bien con el pequeño, a quien han llamado William "Billy" Kimmel.

"Billy nació con un problema de corazón", confesó Kimmel en el programa. Con sólo tres días de vida, necesitaba una operación a corazón abierto.

"Fueron las tres horas más largas de mi vida", cuenta Kimmel.

El bebé tiene ahora 10 días y ha mejorado, pero necesitará otra operación dentro de unos meses y luego un tercer procedimiento más adelante.

Casi sin poder contener las lágrimas, Kimmel da las gracias a los médicos y al personal de los centros Cedars-Sinai Hospital de California, donde nació Billy, y Children's Hospital de Los Ángeles, donde se llevó a cabo la operación.

También agradece el apoyo recibido a sus amigos y familiares. "Incluso hubo ateos que rezaron por nosotros", bromea Kimmel. "Hasta un hijo de perra llamado Matt Damon nos envió flores".

Kimmel, además, utilizó su historia personal para criticar al presidente Donald Trump por querer recortar 6000 millones de dólares en el presupuesto para los Institutos Nacionales de Salud, y aplaudió al Congreso por hacer lo contrario y aumentar en 2000 millones de dólares la financiación a esta institución.

El presentador señala que esta experiencia muestra hasta qué punto los estadounidenses necesitan el acceso a la sanidad, especialmente quienes —como su hijo— nacen con alguna enfermedad.

"Si tu bebé va a morir y no tiene por qué, no debería importar el dinero que ganes", afirma. "Creo que es algo que, independientemente de ser republicano o demócrata o lo que sea, todos entendemos y estamos de acuerdo, ¿no?", plantea Kimmel.

Y prosigue:

"Tenemos que asegurarnos de que la gente que supuestamente nos representa ―la gente que se reúne ahora mismo en Washington para tratar este tema― entienda esto de forma clara. Paremos este sinsentido. Esto no es fútbol. No es cuestión de equipos. Nosotros somos EL equipo. Es Estados Unidos. No dejéis que sus riñas partidistas nos dividan en algo que cualquier persona decente quiere".

"Ningún padre tendría que decidir sobre si puede permitirse o no salvar la vida de su hijo", dijo el presentador con la voz entrecortada por las lágrimas. "Esto no debería ocurrir. No aquí".

En el siguiente vídeo puede verse el fragmento completo del programa en el que Jimmy Kimmel habla sobre esta dura experiencia:

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' EEUU y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Los dos tuits con los que Jimmy Kimmel quiso provocar a Donald Trump