NOTICIAS

La mitad de los productos infantiles con arroz contienen tasas ilegales de arsénico

Una investigación de la Universidad de Queens - Belfast revela que las comidas de arroz para niños no cumplen la normativa.

04/05/2017 21:48 CEST | Actualizado 04/05/2017 22:44 CEST
GTRESONLINE

Un equipo de investigación del Instituto para la Seguridad Global de la Alimentación de la Universidad de Queens-Belfast ha hallado que al menos el 50% de los productos alimenticios infantiles hechos de arroz contienen niveles ilegales de arsénico inorgánico.

El profesor Andy Meharg, autor principal del estudio, ha señalado que "la investigación muestra que los niños están expuestos a niveles ilegales de arsénico" y que estos son los más "vulnerables a sus efectos negativos en el desarrollo de su sistema inmune, su funcionamiento intelectual o su crecimiento".

El arroz y los productos basados en el arroz son una elección habitual de los padres durante las primeras etapas de crecimiento de los niños, debido a la facilidad de acceso, a su valor nutricional y a la escasa posibilidad de reacciones alérgicas. Pero, según el autor, "el estudio muestra que tres cuartas partes de estos productos, comercializados específicamente para niños, superan los niveles legales de arsénico".

El estudio, publicado este jueves en PLOS ONE, ha comparado la presencia de arsénico en la orina de niños alimentados con leche materna y niños alimentados con fórmulas distintas y ha hallado que la presencia de arsénico es mayor entre los niños alimentados con fórmulas especialmente reforzadas con arroz.

Una investigación anterior había llevado al profesor Meharg ha señalar que existe una manera sencilla de evitar estos niveles altos de arsénico en el arroz, declarados ilegales por la Unión Europea en 2016. Según el científico de la Universidad de Queens - Belfast, hay medidas sencillas como el filtrado, que pueden reducir hasta un 85% la presencia de arsénico.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

-Diez consejos para que tus hijos coman en verano

-Una conversación global sobre los menús escolares

-'Llepafils': los niños que no aman la comida