ECONOMÍA

Las mujeres siguen cargando con las labores del hogar aún trabajando a jornada completa

El estudio 'Maternidad y Trayectoria profesional' constata la desigualdad de las renuncias de ellas y ellos.

04/05/2017 20:19 CEST | Actualizado 04/05/2017 20:21 CEST
Getty Images / iStockphoto
Una madre y su hija, saliendo de casa.
Las mujeres siguen liderando las labores del hogar aunque trabajen a jornada completa, según un estudio sobre la distribución de las tareas familiares, que confirma su participación de una forma más activa, física y rutinaria que los hombres, sobre todo en limpieza, comidas y cuidado de los hijos.

Destaca que el 96% de las mujeres viste siempre o casi siempre a sus hijos, frente a un 67% de los hombres en la misma situación laboral, y respecto a las comidas, se responsabilizan de ella el 84% de las mujeres y el 54% de los hombres.

El estudio Maternidad y Trayectoria profesional -que puedes leer completo al final de esta noticia- del IESE Business School y los laboratorios Ordesa, ha realizado 8.474 encuestas a personas de entre 25 y 45 años, de las que 7.804 son mujeres y 670 hombres.

Las diferencias se disparan aún más cuando se trata de labores del hogar: el 92% de las mujeres a jornada completa lavan siempre la ropa, frente al 22% de los hombres; limpian, el 73% de las mujeres, frente al 28% de hombres, y planchan, el 46%, frente al 10%.

En el seno de la relación conyugal, seis de cada diez mujeres creen que su pareja disfruta de una situación de ventaja en el hogar y que el tiempo que dispone lo dedica a las actividades más divertidas con sus hijos (jugar, leer, ir al parque).

En general, a mayor nivel educativo más implicación del cónyuge o pareja, por lo que la educación es un factor que facilita una mayor igualdad y corresponsabilidad entre hombres y mujeres, señala el estudio realizado por las investigadoras Nuria Chinchilla y Esther Jiménez.

La encuesta también detecta una clara diferencia entre el número de hijos reales (1,32), el número de hijos esperados (1,69) y el número de hijos deseados (2,52).

LAS RENUNCIAS FAMILIARES

Respecto al ámbito laboral, el 35% de las mujeres afirma que sólo se puede llegar a lo más alto de su empresa si se hacen importantes renuncias familiares, como tener menos hijos (51%), dedicarles menos tiempo de lo que les gustaría (60%) o renunciar a ser madre (28%).

En el caso del hombre, un 41% de los hombres afirma que ha tenido menos hijos de los deseados, un 63 % ha dedicado menos tiempo y un 21% renunciar a ser padre.

En los procesos de selección laboral, casi la mitad de las mujeres afirma que le han preguntado si tiene o tendrá hijos, una práctica discriminatoria que no suele denunciarse.

Algo más de la mitad de las mujeres ha renunciado a algunos trabajos por no facilitarle la compatibilidad con la maternidad y afirma que ser madre le ha impedido una mayor proyección profesional. El 46% admite haber tenido que trabajar más duro para demostrar su valía.

Siete de cada diez encuestados piensa que se discrimina a las mujeres por ser madres, que tienen pocas oportunidades profesionales y que las empresas prefieren promocionar a hombres.

Sobre los horarios, el 92% de las mujeres cree están desajustados el calendario escolar y laboral y el 77,5% que el tiempo para comer es demasiado extenso y tardío.

A pesar de que algunas empresas cuentan con políticas de conciliación, los encuestados creen que por sí solas no son suficientes.

El 91% muestran como principales barreras organizativas la falta de flexibilidad y el 85,6% una cultura de empresa muy poco sensible con la maternidad y la paternidad.

BARRERAS SOCIALES Y PERSONALES

Entre las barreras sociales más relevantes, las mujeres opinan que es muy escasa la ayuda que se otorga a la maternidad (97%), la que se facilita a las familias (96%), que falta reconocimiento del valor que supone la maternidad y la paternidad (94%), y del papel social que tienen las familias (93%).

La barrera personal más citada ha sido la falta de formación en áreas mayoritariamente masculinas (matemáticas, informática, ingeniería)- el 54 %-, seguido de las barreras por falta de confianza en uno mismo: "me infravaloro" (34,8%), "temo fracasar" (34,5%) y "falta de confianza en mí misma" (28,4%).

Respecto a la formación, en el 73% de las parejas con diferencias en el nivel de estudios es la mujer quien tiene mayor grado de formación.

Las mujeres que eligen una jornada parcial, un 76% responde que es precisamente para hacer compatible trabajo y cuidado de hijos y solo el 14% se acoge por no haber encontrado un trabajo a tiempo completo. En el caso de los hombres, las razones y los porcentajes son similares.

Sobre el salario, ingresan más de 1.400 al mes un 33% de las mujeres encuestadas y un 48% de los hombres.

El mayor porcentaje de mujeres se sitúa en los tramos de salarios más bajos, mientras que los hombres se sitúan en los tramos más altos; el 54% de las mujeres tiene un nivel de ingresos inferiores a sus parejas o cónyuges.

Informe "Maternidad y Trayectoria Profesional". by El Huffington Post on Scribd

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Un hombre debe indemnizar a su exmujer por el trabajo doméstico que hizo cuando convivían

- Islandia obliga a las empresas a demostrar la igualdad salarial entre hombres y mujeres

- ¿Y si el vídeo de la BBC lo hubiera protagonizado una madre?

- La mística de las nuevas paternidades