TENDENCIAS

Ariana Grande: la provocadora estrella del pop que llegó a Wikileaks

Así es la joven de 23 años que conquista a los más jóvenes y que fue vetada por la Casa Blanca por un incidente con un donut.

23/05/2017 11:19 CEST | Actualizado 23/05/2017 12:19 CEST
GTRESONLINE
Ariana Grande en el hotel Four Seasons Los Angeles de Beverly Hills (California) en agosto de 2014.

Ariana Grande tiene 23 años y es una estrella del pop mundial. Pero en un mundo con tantas estrellas mundiales, son muchos los que desconocían quién es esta joven cantante salida de los musicales de Broadway y de la televisión... hasta la noche del 22 de mayo, cuando su nombre se hizo trending topic en todo el mundo por el atentado sufrido al final de su concierto en Manchester (Reino Unido), que ha dejado una veintena de muertos y 60 heridos.

Para los adolescentes —y para quienes tengan hijos ídem— es probable que Grande (Boca Ratón, Florida, EEUU, 26 de junio de 1993) les sea más conocida como Cat Valentine. Ese era el personaje que interpretaba en Victorious en 2009 y más tarde, en 2011, en un spin off llamado Sam & Cat, las series de la cadena infantil Nickelodeon que la lanzaron al estrellato tras su paso por el musical de Broadway 13 en 2008.

Pero fue tras su paso por la televisión cuando Grande empezó a triunfar en la música y a convertirse en el personaje popular y algo controvertido que es hoy. Con una mezcla de pop y r&b que son sus señas de identidad, su primer álbum, Yours Truly, llegó en 2011 y fue aclamado por crítica y público, tanto que al año siguiente, con apenas 17 años, obtuvo el premio a Artista Revelación por la Asociación Musical de Estados Unidos. Su éxito la llevó a sacar un segundo disco —My Everything— en 2012, que logró ponerse primero en la lista Billboard y del que sacó cuatro sencillos que también se colocaron como número uno en su país natal y en Reino Unido, donde también ha tenido un enorme éxito.

Su tercer disco, Focus, llegó en 2015, y el cuarto y más exitoso fue Dangerous Woman. Su primer single lleva el mismo nombre (mujer peligrosa, en español), un apodo que la propia Ariana ha adoptado y que es la frase que la describe en sus perfiles de Twitter (donde tiene 46 millones de seguidores), de Facebook (con 32 millones) y de Instagram (con más de 106 millones). Desde entonces, además, las orejitas de su portada se han convertido en su símbolo y en la imagen que, tras los atentados, han utilizado sus fans para mostrar dolor y cariño en las redes sociales.

El videoclip de esa canción tiene mas de 340 millones de visitas en su canal de YouTube (mientras que otro vídeo, solo audio, suma otros 85 millones y otro en el que canta el tema a capella suma otros 61 millones). Unas cifras increíbles que se multiplican en su perfil y que alcanzan su máximo exponente con el videoclip de su colaboración con la cantante Nicki Minaj en el tema Side to Side, que roza los mil millones de reproducciones.

Grande se ha hecho popular también gracias a su amistad con otros ídolos juveniles como Miley Cyrus o Justin Bieber con el que llegaron a relacionarla, erroneamente, como ella explicó. Así, su éxito ha hecho que haya protagonizado importantes momentos en apenas cinco años de carrera: aparecido en galas de premios (Grammy, MTV Video Music Awards, MTV Europe's Music Awards, People's Choice...), ha participado en el desfile de Acción de Gracias de Nueva York y ha actuado en Nochevieja en esta ciudad. También cantó en el desfile de la marca de lencería Victoria's Secret en 2014, donde su rostro se convirtió en todo un meme después de que una de las modelos la golpeara con un ala.


AOL

Además, ha sido portadas de revistas como Cosmopolitan, Marie Claire, Billboard, InStyle, Seventeen, Bravo... e incluso cantó en 2014 ante los Obama en la Casa Blanca. Sin embargo, su polémica más conocida tiene que ver, sencillamente, con un donut.

En julio de 2015 las cámaras de seguridad de una tienda de dulces de California captaron como Grande —acompañada de uno de sus bailarines y pareja en ese momento, Ricky Álvarez— chupó un donut del mostrador y lo dejó ahí sin intención de llevárselo, aunque al final pagó por él y se lo llevó. Además, las cámaras captaron cómo la cantante decía "Odio América", lo que provocó un aluvión de críticas.

Grande quiso disculparse y aseguró que estaba "muy orgullosa de ser americana" y que amaba a su país. "Lo que dije sucedió en un contexto privado con amigos y ha sido sacado de contexto. Pido perdón por mi elección inapropiada de palabras y por no haber sido más discreta, pero me enfada la ligereza con la que en América comemos y consumimos productos sin pensar dos veces las consecuencias que tendrán en nuestra salud y en la sociedad".

Sin embargo, la provocación fue suficiente para que la Casa Blanca vetara a la cantante para una gala que tendría lugar pocas semanas después, en septiembre. Así se conoció mediante una cadena de correos electrónicos que fue destapada por WikiLeaks en julio de 2016. "¿Podemos vetar a Ariana Grande? ¡Gracias!", pregunta claramente Zachary Allen, responsable financiero del Partido Demócrata, como se lee en la cadena de mails.

Una polémica que hoy parece absurda, cuando 22 jóvenes y niños han muerto en un concierto en Reino Unido, cuando Grande ha expresado su profunda tristeza y ha cancelado su gira, cuando montones de artistas han querido acompañarla con su cariño, cuando sus orejas son hoy imagen del luto. Más lejana y absurda que nunca.

Explosión en Manchester

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Por qué no vas a parar de ver esta foto de orejitas hoy en redes sociales,

Ariana Grande está "destrozada" tras el atentado durante su concierto en Manchester

El horror de las explosiones de Manchester, en cinco vídeos

Las imágenes tras la explosión en Manchester

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest