INTERNACIONAL

Detienen al padre y al hermano del terrorista de Manchester en Libia, mientras la policía busca una red terrorista vinculada al atentado

"Está claro que estamos investigando una célula", ha dicho a la prensa la policía.

24/05/2017 16:26 CEST | Actualizado 25/05/2017 10:20 CEST
THE GUARDIAN

El padre y el hermano menor del terrorista que asesinó a al menos 22 personas en el Manchester Arena han sido detenidos en Trípoli (Libia). Así lo ha confirmado este miércoles el portavoz de un operativo antiterrorista local, citado por la agencia Reuters.

Dicho comando, conocido como Rada, detuvo al padre muy cerca de su lugar de residencia. El hermano pequeño, Hashem Abedi, nacido en 1997, fue detenido poco después. Se considera que podría estar relacionado con Estado Islámico e inmerso en la preparación de un nuevo atentado. No han ofrecido razones sobre la detención del padre de los hermanos Abedi.

"Tenemos pruebas de que está relacionado con Estado Islámico junto a su hermano", asegura Rada en su comunicado. "Le hemos seguido durante más de un mes y medio y sabemos que estaba en contacto con su hermano y tenía conocimiento sobre el ataque" de Manchester. Creen que el pequeño de los Abedi planeaba un atentado en la capital de Libia.

A LA CAZA DE LA CÉLULA

La policía británica ha arrestado a cinco hombres en la operación para destapar la supuesta red que ayudó al terrorista suicida Salman Abedi a matar a 22 personas y herir a 64 el lunes en Manchester, un atentado que llevó hoy al despliegue de casi mil soldados en puntos sensibles del Reino Unido.

El Gobierno de la primera ministra, Theresa May, ha elevado la alerta de seguridad al máximo en una escala de cinco, un nivel "crítico" que solo se había activado antes durante cuatro días -tres en agosto de 2006 y uno en junio de 2007- y que responde a la posibilidad de un ataque "inminente".

La policía británica trabaja con la principal hipótesis de que Abedi, un joven estudiante nacido en Inglaterra que había regresado de un viaje a Libia en los últimos días, no actuó como un lobo solitario, sino que otras personas le ayudaron a hacer estallar un artefacto casero a la salida de un concierto de Ariana Grande.

Las autoridades han hecho pública la identidad de catorce de los 22 muertos en el pabellón Manchester Arena, entre ellos varios menores de edad, aunque todas las víctimas han sido ya identificadas. Entre los heridos, doce son niños menores de 16 años y 20 permanecen en estado crítico.

ABEDI, ¿EL ÚLTIMO ESLABÓN DE LA CADENA?

Abedi había estado en el radar de los servicios de seguridad y, según confirmaron las autoridades francesas, se radicalizó probablemente en Siria y tenía vínculos demostrados con el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que ha reivindicado el atentado a través de internet.

Los servicios de inteligencia británicos, en colaboración con los estadounidenses, intentan determinar ahora si Abedi se reunió en el norte de África con integrantes del EI o de Al Qaeda en el Magreb.

Uno de los hermanos del joven, Ismail, de 23 años, fue arrestado el martes por la mañana en un suburbio al sur de Manchester, pocas horas después de la explosión, mientras que esta mañana se produjeron nuevos registros en Manchester y otras tres detenciones.

Por la tarde, fue detenido un quinto sospechoso en relación con el ataque en una calle de Wigan, a unos treinta kilómetros al oeste de Manchester, mientras cargaba con un paquete sospechoso.

Las fuerzas de seguridad creen que Abedi pudo actuar como el último eslabón de una cadena en la que él era el responsable de hacer estallar una bomba que otros habían fabricado, según han revelado medios locales.

SOLDADOS EN LAS CALLES

La ministra de Interior, Amber Rudd, subrayó el carácter sofisticado del atentado del lunes en comparación con ataques anteriores, como el que perpetró el 22 de marzo Khalid Masood en el centro de Londres.

Masood, de 52 años, atropelló con un todoterreno a los viandantes que caminaban por el puente de Westminster y acuchilló después a un policía, un acto que causó en total cinco víctimas mortales.

Ante la amenaza de que se produzca un nuevo atentado, soldados de las Fuerzas Armadas han comenzado a vigilar lugares emblemáticos como el palacio de Buckingham, el Parlamento británico y el acceso a Downing Street, donde se ubica el despacho oficial de la primera ministra.

May ha ordenado el despliegue inmediato de 984 soldados, aunque hasta 3.800 efectivos están listos para colaborar con la policía en operaciones de seguridad.

El ministro de Defensa, Michael Fallon, ha detallado que por el momento los militares se mantendrán en puestos de vigilancia estática, pero podrán comenzar a patrullar en calles, instalaciones de transporte y otros recintos si así lo demandan los mandos policiales.

El Gobierno ha recalcado que recurrir al Ejército liberará recursos de la policía, que en Londres ya ha anunciado que revisará sus planes de seguridad para comenzar a vigilar eventos de aforo reducido que hasta ahora no se tomaban en consideración.

Los agentes han llevado a cabo esta mañana una redada en un céntrico bloque de apartamentos cercano a la estación de trenes de Manchester Piccadilly en relación con el atentado.

El Ejército se despliega en Londres

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

- El Manchester Arena asegura que explosión se produjo fuera del estadio

- El horror de las explosiones de Manchester, en cinco vídeos

- Las imágenes tras la explosión en Manchester