POLÍTICA

El controvertido papel del PSOE en la comisión sobre Fernández Díaz

El PSOE bloquea comparecencias de comisarios del exministro ante las críticas de Podemos

01/06/2017 13:22 CEST | Actualizado 02/06/2017 11:09 CEST
EFE
Trevín, Ábalos y Hernando

"Creo que no lo estamos haciendo bien". Esta confesión la hace un parlamentario 'sanchista' sobre el papel del partido estos días en relación a la comisión de investigación sobre el supuesto uso partidista del Ministerio del Interior en los tiempos de Jorge Fernández Díaz. Un órgano que se va a prorrogar hasta el próximo 31 de julio, pero que lleva parado un mes y por el que solo han desfilado dos comparecientes.

Este miércoles por la tarde se vivió un corto, pero muy tenso debate entre los grupos en el Pleno del Congreso para aprobar esa prórroga. Escenificó la extraña situación de la comisión. Desde Podemos, ERC y PDeCAT se denuncia una unión bajo cuerda de PP, Ciudadanos y el PSOE para rebajar el trabajo y bloquear comparecencias de algunos comisarios de Fernández Díaz como José Villarejo, José Ángel Fuentes Gago y Eugenio Pino.

La situación parlamentaria es la siguiente: la comisión ha alargado su funcionamiento hasta el 31 de julio (Podemos y ERC pedían que se extendiera hasta diciembre). Por el momento, solo hay una comparecencia aprobada para el 6 de junio del exdirector de la Policía Ignacio Cosidó. Hasta hoy solo han acudido a este órgano en el Congreso el exministro Fernández Díaz y el exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso.

Todas las miradas se centran en el papel del PSOE para saber hasta qué punto se puede llegar en la Comisión. Y los morados quieren forzar el paso por la comisión de esos comisarios y del exministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba. En este punto los socialistas hasta el momento han estado en contra, como ha reiterado en varias ocasiones su portavoz en esta materia, Antonio Trevín. "¿Qué tienen que esconder?", se preguntan desde Podemos. Y es que Villarejo, Fuentes Gago y Pino conocen todas las cloacas del Estado, por lo que Podemos cree que los socialistas evitan cualquier declaración suya que les pueda afectar. Creen que temen que les afecte también lo que puedan decir la "policía política".

DUDAS DENTRO DEL PSOE

Esto provoca, a juicio de Podemos, que la comisión vaya a ritmo muy lento, que apenas se aprueben comparecencias y que no se consiga airear lo que pasó bajo las alfombras del Ministerio. El argumentario socialista oficial hasta el momento es que ese órgano existe precisamente porque lo pidió el PSOE y que se debe circunscribir a la época de Fernández Díaz.

Pero existe un propio debate dentro del PSOE sobre el papel a jugar a partir de ahora. La imagen del debate de ayer no gustó a algunos diputados sanchistas. Ya se han vivido algunos momentos de tensión entre Trevín, que apoyó a Susana Díaz, y algunos partidarios del ganador de las primarias. En una comisión de Interior la semana pasada hubo un rifirrafe público entre el asturiano y la diputada Margarita Robles. A partidarios de Sánchez no les agradó tampoco que este miércoles por la noche en el Congreso el PSOE apareciera como un obstáculo de la comisión ante los ataques de Podemos, ERC y PDeCAT. Y, según fuentes parlamentarias, los socialistas dicen una cosa en público y luego otras en privado.

Los socialistas viven además en este momento una transición parlamentaria. La portavocía la ha asumido de manera interina José Luis Ábalos, mano derecha de Pedro Sánchez. El también líder la federación provincial valenciano no se cierra ahora a que acudan los comisarios citados, pero siempre que sean llamados para hablar de la época de Fernández Díaz y "no de otras cosas". Tiene dos meses para demostrar hasta qué punto están dispuestos a llegar. Los muros de Interior siempre pueden aplastar a quien los conoce demasiado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- 17 cosas que no sabías de José Luis Ábalos

OFRECIDO POR NISSAN