INTERNACIONAL

Los conservadores de May ganan con 317 escaños, pero pierden la mayoría absoluta

Corbyn recorta distancias y pide la dimisión de May.

08/06/2017 23:04 CEST | Actualizado 09/06/2017 10:41 CEST
REUTERS
Theresa May, líder conservadora y actual primera ministra, cariacontecida mientras espera los resultados definitivos de la votación.

Theresa May fue a por todas y se ha despeñado. Con el 98% de los votos escrutados ya es oficial: los conservadores han ganado, pero han perdido la mayoría absoluta que tenían. Esto significa que Reino Unido, que en 11 días tendrá que negociar con la Unión Europea las condiciones del Brexit, tiene un "Parlamento Colgado". Se tendrán que abrir negociaciones para formar gobierno y ya se está pidiendo la dimisión de May. La líder tory quiso hacerse fuerte y ampliar la mayoría que tenía su partido, pero la perdió: a estas alturas el recuento le da 317 escaños, muy lejos de los 326 que otorgan la estabilidad de la mayoría absoluta. Un gran número de los escaños que se dejan los conservadores se los llevan los laboristas de Jeremy Corbyn, que obtienen 260, 34 más que en 2015.

Como los conservadores de May, los independentistas escoceses también se han desinflado y han perdido 20 diputados (pasan de 54 a 34), incluido el de exministro principal Alex Salmond y el vicelíder Angus Ronertson, en un rechazo implícito a un segundo referéndum soberanista.

Otra víctima significativa la noche electoral ha sido el exviceprimer ministro Nick Clegg, que pierde su escaño en Shefffield, pese a la ligera recuperación del Partido Liberal-Demócrata, de 9 a 12 diputados.

Los 10 diputados logrados por el Partido Unionista Democrático (DUP) son el último salvavidas al que podrían aferrarse in extremis los conservadores para formar una coalición de Gobierno. Los unionistas norirlandeses se han ofrecido para "defender el Brexit y la unión". Frente a ellos, el Ukip se desmorona por completo, perdiendo el único escaño que logró en 2015.

Con estos resultados, y a falta de ocho escaños por adjudicar, el batacazo de May es ya una realidad. Y Corbyn - y lo que es peor para su liderazgo y credibilidad, también miembros de su propio partido- ya han pedido su cabeza.

May "perdió escaños conservadores, perdió votos, perdió respaldo y perdió confianza. Yo diría que es suficiente para marcharse", ha asegurado Corbyn, sabedor de que la noche pintaba bien para los suyos.

Pero de irse, la aún premier no ha dicho nada. Al mantener su escaño por la circunscripción de Maidenhead, en el sur de Inglaterra, May ha dado a entender que de los comicios generales del jueves puede salir un Parlamento "colgado", sin que ningún partido saque la mayoría absoluta, pero se ha mantenido en su línea: "Este país necesita un periodo de estabilidad. Si el Partido Conservador ha ganado la mayor cantidad de escaños y votos, le corresponderá asegurar esa estabilidad", ha dicho la jefa del Gobierno.

Perdió escaños conservadores, perdió votos, perdió respaldo y perdió confianza. Yo diría que es suficiente para marcharse

La apuesta de Theresa May por el adelanto electoral habría resultado fallida, ya que su objetivo era ampliar la hegemonía de 17 asientos que ostentaba en Westminster. Subestimó a Corbyn, que había iniciado la carrera electoral tan por detrás de su rival que los expertos anticipaban su aniquilación en las urnas.

En ausencia de una mayoría parlamentaria, la situación se complica, por tanto, enormemente para Theresa May, con las negociaciones del Brexit a la vuelta de la esquina del calendario. La líder tory quería coronarse y se ha estrellado. El ascenso de los laboristas abriría también las puertas a la posibilidad de una alianza progresista, aunque Corbyn ya ha descartado de antemano la posibilidad de una coalición, al igual que el líder liberal-demócrata Tim Farron.

Los de Corbyn dijeron, en el fragor de la encuesta inicial, que están dispuestos a formar un Gobierno en minoría, según la portavoz de Exteriores laborista, Emily Thornberry. "Esta noche parece que podríamos formar el próximo Gobierno", declaró a la BBC.

¿DIMISIÓN?

Theresa May tiene un grave problema. Para The Financial Times una mayoría por debajo de los 50-70 escaños sería un "fracaso" ante los electores y ante sus propios parlamentarios, que casi es más peligroso para su futuro. El objetivo eran los cien diputados de margen.

Es más, ya durante la campaña hay quien ha empezado a especular con posibles relevos si dimite o la hacen dimitir, y una de las candidatas es su sustituta en Interior y en el debate televisivo al que May se negó a ir, Amber Rudd. Curándose en salud, horas antes de que abrieran los colegios electorales May se ha negado a poner un cifra, un listón para medir su victoria.

Su liderazgo será cuestionado y recibirá presiones para dimitir

El resultado es "un desastre para Theresa May. Su liderazgo será cuestionado y recibirá presiones para dimitir", ha corroborado a la agencia AFP Ian Begg, experto en política de la London School of Economics.

Adelantando las elecciones de 2020, "ha perdido su apuesta. Es incluso prematuro afirmar que seguirá de primera ministra", ha estimado por su parte Paula Surridge, de la Universidad de Bristol.

En contraste, el laborista, por el que nadie daba mucho, saldría muy reforzado mejorando los resultados de su predecesor Ed Miliband en 2015.

Ya has salido voces críticas hasta en su formación: la diputada del Partido Conservador Anna Soubry ha afirmado este viernes que la primera ministra debe considerar su dimisión ante la previsible caída en escaños. Soubry afirmó a la BBC: "Es una cuestión para ella. Es malo. Creo que está en una posición muy difícil y necesita considerar su puesto. Esta es una noche terrible".

LA LIBRA CAE

Inmediatamente después de conocerse los sondeos en Reino Unido, la libra ha perdido un 1,2% frente al euro. La moneda británica cotizaba en el mercado continuo a 1,14 euros, mientras que perdía un 2% frente a la divisa estadounidense, hasta 1,27 dólares.

Y las reacciones a los sondeos también fueron casi inmediatas. El ex ministro de Finanzas de Reino Unido George Osborne calificó de "catastróficos" los resultados del Partido Conservador. "Es un sondeo a pide de urna, pero si está ajustado es completamente catastrófico para los conservadores y para (la primera ministra) Theresa May", dijo el que fuera miembro del Gobierno de David Cameron en declaraciones a la televisión británica ITV.

"Es difícil ver cómo estos números —si son correctos— podrán mantener unida a la coalición para seguir en el Gobierno", ha admitido, al tiempo que ha matizado que "también es difícil ver cómo los laboristas podrían formar una coalición" para llegar a Downing Street.

Gana (sin absoluta) Theresa May

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Theresa May, en el ojo del huracán tras los atentados en Londres

- May promete modificar las leyes sobre "derechos humanos" si es necesario para combatir el terrorismo

- Corbyn lanza su "váyase, señora May"

- La libra cae el 1,2% frente al euro tras el sondeo a pie de urna en Reino Unido

- Esperando a la izquierda: el significado más profundo de Corbyn y el Brexit

- La pesadilla de Theresa May

- Jeremy Corbyn contra el relato del 'establishment'