POLÍTICA

Sánchez trabajará "sin descanso" para buscar una "mayoría alternativa parlamentaria" al PP

Apela a los desilusionados del 15-M, avanza contactos con las fuerzas del cambio y pone "rumbo a La Moncloa".

18/06/2017 13:15 CEST | Actualizado 18/06/2017 16:38 CEST
CARLOS PINA
Pedro Sánchez

Aplausos, gritos, fervor. El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha puesto este domingo "rumbo a La Moncloa" y ha avanzando que va a trabajar "sin descanso" para buscar una "mayoría parlamentaria que acabe con esta etapa negra del Gobierno del PP", apelando directamente a los desilusionados del 15-M.

En un acto sin precedentes en la historia de los congresos del PSOE, Sánchez ha cerrado el cónclave socialista dando un discurso ante los delegados y unos 8.000 militantes en el pabellón número 3 del recinto ferial de Ifema (Madrid).

El secretario general, entre aplausos y canciones de Guns N' Roses, ha avanzado que piensa hacer "oposición de Estado" y que va a crear en el Congreso un espacio de coordinación con el resto de las fuerzas del cambio para "empezar a desmantelar la acción legislativa del Gobierno". "Quiero hacer una declaración solemne: solo competimos con el PP", ha proclamado. Una idea que ha enfatizado a lo largo de los casi cincuenta minutos de discurso: "Somos la izquierda de Gobierno y por eso no miramos a la derecha ni de abajo ni de lado, sino de frente".

Sánchez ha reivindicado que el PSOE es la "izquierda de Gobierno" y ha hecho un llamamiento directo a todos los desilusionados del 15-M y a los millones de progresistas del país. Por eso, les ha pedido el voto en el caso de no poder desalojar al PP si prosiguen los "vetos" de las otras formaciones del cambio.

El madrileño ha puesto como ejemplo el Gobierno 'a la portuguesa', donde cohabitan partidos de izquierdas y siempre haciéndolo desde el "rigor" de la izquierda. Sin duda alguna, esta cita socialista supone el inicio del PSOE por reconquistar directamente a los votantes de Podemos, apenas unos días después de que Podemos presentara su moción de censura contra Mariano Rajoy y buscara visualizarse como la principal fuerza de oposición.

CARLOS PINA

"Quiero dirigirme a quienes se convocaron hace seis años, un 15 de mayo, al grito de 'no nos representan'. A todos ellos les decimos que su demanda de regeneración aún insatisfecha, pronto será una realidad. Que trabajaremos unidos para hacer una política limpia, participativa, independiente de los poderes económicos que garantice una Justicia libre de injerencias y extirpar la corrupción de nuestra democracia. Somos la izquierda de Gobierno. Con ejemplaridad y solvencia, aspiramos a representar a quienes gritaban que nadie les representaba", ha entonado ante un público entregado, que en alguna ocasión le ha cortado para gritarle "¡Presidente!".

Todo ello aderezado con constantes e irónicas referencias al Partido Popular: "El presidente del Gobierno dice que en el PP nadie se porta nunca mal. Son todos buenos. Según él nunca hubo tanta gente buena en la cárcel".

"EL NUEVO PSOE QUE SE ABRE PASO ES EL PSOE DE SIEMPRE"

Todo un baño de masas, en el que se ha roto también la liturgia de que los exlíderes del partido acompañaran al nuevo en el último día del congreso. Y es que este fin de semana ha nacido un nuevo PSOE, en el que sanchismo quiere evidenciar que el poder está en las bases y que los barones son una historia del pasado. El líder ha señalado que el "nuevo PSOE que se abre paso es el de siempre, el que no tiene miedo al cambio y lidera el cambio". "Lo vamos a hacer por tercera vez, ganando elecciones y gobernando otra vez", ha apostillado.

Un discurso más enfocado ya en el futuro que en el proceso de primarias que se cierra en este congreso, aunque también ha habido menciones: "Olvidamos quiénes éramos. Y quiero daros las gracias porque os levantasteis para recordárnoslo. Nos dijisteis somos el PSOE, somos la izquierda y España nos necesita". Y ha citado a Patxi López y Susana Díaz (ella no ha acudido a este acto), nombres que han sido recibidos con aplausos.

Los gestos tienen una importancia vital. El propio Sánchez se ha sentado antes de la intervención entre su esposa, Begoña Gómez, y el líder de UGT, Pepe Álvarez. Sin mucho entusiasmo han estado también en la jornada final los presidentes de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y de Aragón, Javier Lambán -los tres que más temen que Sánchez les presente un candidato alternativo en sus congresos regionales-.

CARLOS PINA

Este acto ha servido asimismo para proclamar a la nueva Ejecutiva, que tiene como principales puntales a Cristina Narbona (presidenta), Adriana Lastra (vicesecretaria general) y José Luis Ábalos (secretario de Organización). En total son 49 miembros (la anterior tenía 38), 41% mujeres y sin ningún 'susanista'. Del 'patxismo' solo se ha incluido al propio Patxi López. La nueva dirección ha logrado el respaldo del 70,5% de los delegados del congreso.

Sánchez llega dispuesto (y obsesionado) con recomponer la relación del PSOE con los jóvenes. Y se ha lanzado a buscar el voto de los que "pertenecéis a la generación millennial: el futuro es vuestro porque vosotros sois el futuro". No permitiremos ni el becariado, ni el precariado, ni vuestro exilio, injusto como todos. Os traeremos a todos los que queráis de vuelta a casa a que aportéis lo mejor, lo necesitamos, os esperamos con impaciencia. No permitiremos que seáis la generación perdida", ha lanzado.

Otro de los puntos más esperados era la referencia que hiciera a la plurinacionalidad del Estado aprobada por el congreso este sábado por la noche. El líder se ha mostrado a favor de España y del catalanismo, dejando claro que rechaza un referéndum de independencia. En este sentido, ha apelado a una reforma federal de la Constitución y ha defendido la idea de Gregorio Peces Barba: "España es una nación de naciones con una única soberanía, la de todos los españoles, y con un único Estado".

LAS PALABRAS DE RECUERDO A CHACÓN Y LA 'INTERNACIONAL'

Unos casi 50 minutos de discurso, que se han cerrado con un emotivo recuerdo a socialistas fallecidos recientemente como José Antonio Alonso, Elena de la Cruz y Pedro Zerolo. La última mención, para Carme Chacón.

Sánchez ha rememorado las palabras que pronunció la catalana cuando se presentó a la Secretaría General del PSOE en el congreso de 2012 de Sevilla: "El PSOE debe ser coherente. Si decimos izquierda, hacemos izquierda. Si decimos cambio, hacemos cambio". Todo el pabellón en pie.

"Muchas gracias y adelante. Rumbo a La Moncloa". Y el congreso del PSOE, tras 48 horas intensas, se ha cerrado con La Internacional a todo trapo. Puños en alto. Sánchez no ha llegado a tanto.

MÁS:Política

OFRECIDO POR NISSAN