NOTICIAS

Los problemas legales del profesor de universidad que puso en pie a todo un auditorio

Alfredo Corell provocó las lágrimas en el público, pero ahora se ha encontrado en un laberinto por un detalle de su charla.

22/06/2017 13:07 CEST | Actualizado 22/06/2017 13:34 CEST
YOUTUBE

Alfredo Corell, profesor de Inmunología de la Universidad de Valladolid (UVa), conquistó a la comunidad educativa en noviembre con una emocionante charla en un evento TEDx. En ella daba brevemente las claves para que los docentes puedan innovar en la Universidad, un entorno que él califica de hostil para esa tarea.

El vídeo de su discurso, con el que emocionó y puso en pie a todo el auditorio, corrió rápidamente por toda España y parte del mundo. Pero, ahora, todo ese entusiasmo se ha convertido en un quebradero de cabeza para Corell, que se ha visto inmerso en un laberinto legal por culpa de los derechos de composición de Así habló Zaratustra, el tema de Richard Strauss que este profesor utilizó durante algunos segundos en su charla.

Corell explica a El HuffPost que decidió utilizar esa música porque se asociaba mucho al tema, a la evolución del mono al hombre, por la película 2001: una odisea en el Espacio. "La busqué para hacer ese paralelismo, para representar la evolución del profesor de las cavernas al profesor moderno", explica.

"METÍ LA PATA"

La sorpresa se la llevó el 27 de abril, cuando TEDx le escribió anunciándole que había habido una denuncia del vídeo por el uso de la música. "TEDx, antes de la conferencia, te pide que firmes un formulario en el que, entre otras cosas, te comprometes a que la música, el vídeo, las fotos... a que todo lo audiovisual que utilices está libre de derechos o tienes la licencia de uso", asegura.

Todo lo que Corell utilizó en su famosa charla era suyo... excepto Así habló Zaratustra. El profesor recuerda que se intentó informar, que preguntó a varias personas que le dijeron que no habría problema en que utilizara ese tema porque "una música compuesta hace más de 70 años es ya de uso libre".

"Metí la pata porque eso no es así y la legislación es distinta en cada país", admite. En el caso de Así habló Zaratustra, relata, es de uso libre en América porque se cuentan 70 años desde su composición. Pero en Europa todavía está sujeta a derechos porque se cuentan 70 años desde la muerte del autor, que se cumplen en 2019.

PEDÍAN UNA CANTIDAD "NADA RAZONABLE"

La consecuencia es que el vídeo de la charla de Corell ha estado cerrado desde el 27 de abril hasta el 3 de junio porque la empresa propietaria de los derechos de la música, de Reino Unido, reclamó a TEDx el uso de los acordes.

Y, para que el vídeo vuelva a estar disponible, el profesor ha tenido que pagar los derechos. No solo la compensación por haber utilizado la música durante meses sin permiso, sino por mantenerla ahora. "He preferido pagarlo que cerrarlo por responsabilidad social, porque creo que ha sido un vídeo de mucho interés y lo sigue siendo", indica. Eliminar la música del vídeo, asegura, no era técnicamente sencillo.

Corell prefiere no dar los datos del precio que ha tenido que pagar. Asegura, eso sí, que lo que pedía inicialmente la empresa "no era nada razonable" pero que finalmente se ha llegado a un acuerdo "más o menos sensato".

"Me he visto KO porque yo tengo música comprada, películas compradas, voy al cine... No estoy libre al 100% de toda culpa. Pero a mí la gente me dice: 'En tu casa sois tontos porque compráis todo y pagáis todo", explica el profesor.

"NO DEBERÍA SER LO MISMO UN USO COMERCIAL QUE UNO EDUCATIVO"

"Yo reconozco que hay que pagar a cualquier persona que compone música, que dirige una película o escribe un libro. Mi queja ha sido que no es lo mismo hacer un uso comercial que un uso educativo. Eso es lo que me ha enfadado mucho. TEDx es sin ánimo de lucro y yo no he cobrado nada por dar la charla ni porque se vea el vídeo ni lo voy a cobrar. Y todos esos argumentos han dado igual. Eso te deja impotente", se lamenta.

Curiosamente, Corell ha sufrido ese laberinto legal después de que otra organización utilizara con uso lucrativo unos vídeos educativos que sube periódicamente a internet llamados 'inmunopildoras'. Una universidad privada de Los Andes usó ese material para dar un curso por el que cobraba.

Quebraderos de cabeza también en la educación on-line.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Las escuelas más innovadoras del mundo: la revolución educativa empieza aquí

- La OCDE saca los colores a España: las cifras de la desigualdad educativa

- El reto del inicio del curso cuando no hay curso

OFRECIDO POR NISSAN