TENDENCIAS

SMILE: "El 90% de las bandas que vemos en los festivales no pueden vivir de la música"

La banda de Getxo cumple diez años en la música publicando su cuarto disco, 'Happy Accidents'.

26/06/2017 16:03 CEST | Actualizado 26/06/2017 16:17 CEST
SMILE

SMILE sólo quiere hacerte sonreír. El buenrollo es la seña de identidad de esta banda de Getxo (Bizkaia) desde que nació hace ahora diez años. Lo demostraron en sus tres primeros discos y lo han vuelto a hacer en el cuarto álbum, Happy Accidents, que presentaron el 28 de abril y que supone un cambio en su trayectoria. Con este trabajo dicen adiós al folk de los inicios para darle la bienvenida a sonidos electrónicos más cargados de energía.

Parte de la culpa de este giro la tiene la canción City Girl del disco Out of Season (2013). "La compuse cuando estaba a punto de terminar el álbum. Entró de chiripa y resultó ser la que más gustó al público", cuenta John Franks, cantante y compositor, a El HuffPost. "Estaba haciendo un disco de neofolk y justo antes de terminarlo me salió una canción pop rock. La gente respondió mejor a esa canción que a las otras nueve del disco. Eso a nivel creativo me colocó en otro sitio. Pensé: '¿Qué ha pasado aquí?'. Y una semana después compuse Such a long time y tuvo coherencia que tirásemos por esa línea".

No nos podemos permitir el pequeño lujo de vivir de la música. Tampoco sé cuántos se pueden dedicar a esto.

Esa nueva línea que recorrerá las salas de España a partir de septiembre cuando empiecen la nueva gira. Hasta entonces darán algún bolo y continuarán con sus trabajos habituales, su fuente principal de ingresos. "No podemos permitir el pequeño lujo de vivir de la música. Tampoco sé cuántos se pueden dedicar a esto", continúa. "Conozco a muy pocos. Están los siete magníficos, que son cabeza de cartel en todos los festivales, pero por lo demás creo que el 90% de las bandas que vemos en los festivales no pueden vivir de la música", asegura el cantante, que sabe qué es subirse a grandes escenarios como el del FIB o el BBK Live.

SMILE

Su ausencia en estas citas habituales del verano responde a que Happy Accidents llegó demasiado tarde. "Los festivales se cierran cada vez antes, en diciembre ya están el 90% cerrados y, claro, sacando el disco a finales de abril, no llegas", cuenta Franks, para el que tampoco habría tenido sentido retrasar la publicación del disco. "No lo veía saliendo en octubre. El concepto no lo permite. Nos acoplamos a cómo funciona el sistema, pero eso no lo íbamos a cambiar", asegura. "También es porque somos una banda pequeña. Si llegamos a ser Lori Meyers y sacamos el disco en abril nos habrían llamado de todos los festivales", añade con la seguridad de que 2018 será el verano de este cuarto disco. El disco del cambio como bien indica su primera canción Born Again.

¿Es una declaración de intenciones? ¿Queríais dejar claro ese cambio?

Sí, está hecho adrede. El título es porque la canción plantea todo el rato esa pregunta: ¿Qué harías si volvieses a nacer? ¿Te quedarías igual o cambiarías un montón de cosas? Por eso nos gustaba como intro, como primera canción del disco, porque ha habido cambios en la banda, tanto de sonido como de formación [Josu Aguinaga dejó el grupo al terminar la gira anterior] y sí nos parecía que encajaba bien.

Se fue Josu, cambiasteis de estilo... ¿Os costó adaptaros a los nuevos tiempos y nuevos ritmos?

Sí cuesta porque sales de la zona de confort. No olvides que al final todos tenemos una zona confortable en la que nos movemos más a gusto. En tu registro, estás más cómodo y cambiar es siempre complicado. Aunque yo lo veía claro: me apetecía a nivel de estilo, me apetecía cómo investigarlo y salirme de esa zona, incomodarme un poco. Creo que es fundamental en el proceso creativo.

¿Crees que este cambio puede hacer que SMILE gane nuevos seguidores?

Creo que la gente se detiene cada vez menos a analizar estilos y se detiene más a analizar canciones, si le gustan o no. A una persona le puede gustar una canción de pop rock, una folk o una canción bailable. La gente está mucho más abierta que antes porque la información y la capacidad que hay para escuchar música es mucho más amplia. Lo que calan son las canciones, no los estilos.

Podemos cambiar de registro o estilo musical pero hay determinadas partes que son intocables, como el optimismo.

Pero me refiero al cambio de ritmo que habéis experimentado...

Seguro que hay gente que le gusta más, pero también hay gente que me ha dicho que le gusta menos. De todas formas era una necesidad propia, experimentar y hacer algo diferente a nivel creativo. Tampoco estamos en una situación en la que nos arriesgábamos. No nos estábamos lanzando al vacío. No somos una banda que mueva a millones de personas, a miles de personas. Somos una banda todavía pequeña. Nos podemos plantear este tipo de cambios sin que haya de repente un drama. Además, el feedback es muy positivo. No lo han visto como una ruptura sino más como una evolución, que es lo importante. Hay muchos aspectos de nuestro ADN que siguen estando en este disco y que es fundamental que estén. Podemos cambiar de registro o estilo musical pero hay determinadas partes que son intocables, como el optimismo, las letras... Hay ciertas cosas que son SMILE de toda la vida.

¿No resultó difícil preparar este disco después de que la crítica pusiese por las nubes el anterior?

Eso pensé yo también, pero a nivel compositivo no podía hacer canciones de neofolk mejores que esas. Eso lo tenía claro, así que me dio libertad para buscar otra manera de expresarme. Pensé en hacer otra cosa que siguiese teniendo impronta o características propias de la banda pero que fuese diferente a lo que habíamos hecho ya. Eso ya no se iba a mejorar.

A nivel compositivo no podía hacer canciones de neofolk mejores que las de 'Out of season'.

No sólo compones y cantas en SMILE, también eres responsable del diseño de carteles y discos. ¿Es otra manera de expresarte?

¿Sabes lo que pasa? Que todo el universo de SMILE está creado por SMILE. Somos una banda independiente de toda la vida, hacemos nuestros propios carteles o contamos con la ayuda de amigos o de gente cercana, hacemos nuestros propios videoclips, las ideas son nuestras. Todo. Lo hacemos todo. No hay personas de fuera que nos ayuden en nada, para lo bueno y para lo malo. Eso a la vez me llena de orgullo, pensar lo que hemos hecho hasta ahora y todo lo que hemos recorrido.

¿Y queréis seguir siendo así de independientes o no os importa contar con ayuda?

No se nos ha planteado otra opción, si se planteara a mí me encantaría que me ayudaran, claro. Por ahora es algo que hacemos con mucho gusto pero es por necesidad. No hay nadie que lo haga por nosotros.

¿Sigue siendo duro hacerse un hueco en la música en España?

Muy complicado, sobre todo cantando en inglés como nosotros... Pero lo inteligente es disfrutar del camino sin colocarte una meta, que es lo que hace mucha gente. Nosotros vamos poco a poco, disfrutamos de las cosas que nos van saliendo. Si llegamos más lejos, bien; sino, también.

A todo el mundo que me pregunta le digo que cante en castellano.

¿Y si volvieseis a nacer? ¿Seguiríais cantando en inglés u os plantearíais cantar en castellano?

Yo soy inglés y de padres ingleses y toda la música que he escuchado en mi vida es en inglés. No me he sentido cómodo componiendo en castellano nunca, pero viendo como funciona la industria a lo mejor sí me lo plantearía. A todo el mundo que me pregunta le digo que cante en castellano.

Has dicho alguna vez que en el surf se celebra lo bueno y se olvida lo malo. ¿Con vuestro disco pasa un poco igual, no?

Nuestra intención era esa. A mí me gusta hacer música optimista. No me gusta el optimismo cuando se acompaña de palabras como banal, superficial o utópico, pero sí me gusta enfrentarme a la vida con una actitud positiva y lo intento hacer a través de mi música. Soy muy consciente de que hay cosas muy injustas, cosas que duelen mucho, hay muchas piedras en el camino pero me gusta enfrentarme a ellas e intentar superarlas, no empotrarme contra ellas. Es también lo que intento hacer con SMILE.

Y ahora que habéis dado este giro, ¿cómo definiríamos la música de SMILE?

Siempre he dicho que la palabra que mejor nos define es playa. Lo otro que le pongas a la palabra playa es un calificativo más. Antes nos definían como beach folk, ahora no sé. Puedes llamarnos lo que quieras pero que lleve la palabra playa. Está en nuestro ADN desde el principio y nuestra vida no sería la misma sin el mar, por eso siempre la ponemos. Que me etiqueten pero que sea con playa, por favor.

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

OFRECIDO POR NISSAN