INTERNACIONAL

Antonio Pampliega, el periodista que fue secuestrado en Siria, recupera la novela que escribió durante su cautiverio

El periodista escribió esta novela a mano durante su cautiverio y se la dedicó a su hermano.

30/06/2017 11:17 CEST | Actualizado 30/06/2017 12:24 CEST

Antonio Pampliega pasó 299 días secuestrado por una facción de Al Qaeda en Siria por tratar de informar sobre el terror de la guerra. Durante su cautiverio, sólo salía de la celda donde le tenían encerrado dos veces al día para ir al cuarto de baño. El resto del tiempo, oscuridad y silencio. Así lo cuenta en su libro recién publicado En la oscuridad, dónde relata todo el secuestro: desde que le secuestraron con dos compañeros, hasta que le separan de ellos por creer que es un espía.

Durante ese tiempo, a Pampliega sólo le quedaba una cosa: escribir. Además de las reflexiones dirigidas en forma de carta para su hermana Alejandra que componen En la oscuridad, Pampliega escribió una novela a su hermano. Fue lo único que logró llevarse cuando fue liberado, ya que sus secuestradores le quitaron el resto de apuntes y tuvo que hacer memoria para escribir el libro.

A pesar de que logró llevarse su novela el día de su liberación, al volver a cruzar la frontera de Siria hacia Turquía llegó con sus compañeros a un puesto de control, donde contaron que habían estado 300 días secuestrados y donde las autoridades le retuvieron su escrito alegando motivos de seguridad.

Cuando volvió a España, Pampliega pidió a los diplomáticos españoles que tratasen de recuperarla y, un año después de su llegada, ha podido hacerse con ella de nuevo. Sus planes, según cuenta en Twitter, son encuadernarla y regalársela a su hermano. De momento, no pretende de publicarla. Pero tampoco lo ha descartado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Antonio Pampliega: "No los odio, pero no les perdono lo que le han hecho a mi familia"

- Ángel Sastre: "Ninguna crónica o relato merece el sufrimiento causado a mi familia"

- Los periodistas liberados en Siria aseguran que sus secuestradores les trataron bien