POLÍTICA

Puigdemont: "El 1 de octubre no habrá un choque de trenes"

Puigdemont, Junqueras y el Govern en pleno presenta en el Teatre Nacional de Catalunya los detalles de la ley para convocar el referéndum independentista.

04/07/2017 21:07 CEST | Actualizado 04/07/2017 21:57 CEST
EFE

Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, el gobierno en pleno de la Generalitat y, en el suelo del Teatre Nacional de Catalunya (TNC), a sus pies, urnas vacías. Más de una decena, como una metáfora del derecho a decidir y como la imagen simbólica de ese referéndum del 1 de octubre en el que los soberanistas se lo juegan todo.

Qué lugar mejor que un teatro para escenificar la puesta de largo del proyecto de ley del referéndum, cuyos pilares básicos habían presentado esta mañana en el Parlament JxSí y la CUP. El acto ha comenzado con una gran ovación al president y al vicepresident y con las palabras de agradecimiento de Lluis Llach a la CUP. "El camino hacia el referéndum habría sido imposible" sin ellos, ha asegurado el cantautor.

Ese camino, ha afirmado Puigdemont, no conduce ni a una vía muerta ni a un choque de trenes: "No habrá choque de trenes Estado-Generalitat, sino que uno de ellos quedará en vía muerta, en la del 'statu quo', y otro continuará la marcha".

Puigdemont ha advertido de que será un voto "decisivo, que cambiará cosas y que es la herramienta, probablemente la única, transformadora de los cambios" que quieren los catalanes, tanto los que apuestan por el 'sí' como los del 'no' a la independencia.

Antes de que el president tomara la palabra, lo había hecho Oriol Junqueras. El vicepresidente de la Generalitat está convencido de que el Gobierno español, "el Estado", está "obligado" legalmente a aceptar el referéndum del 1-O porque creó su marco legal en torno al respeto de los derechos fundamentales y, en concreto, del derecho de autodeterminación de todos los pueblos y comunidades políticas.

Junqueras ha apoyado la legitimidad del referéndum del 1 de octubre en que los catalanes "están en manos de un Estado que no quiere que voten, es decir, que no les importa lo que los ciudadanos quieren, piensan y deciden", tanto los que apuestan por la independencia como los que no.

EFE

LAS DUDAS SOBRE EL CENSO

Justo después de Llach e inmediatamente antes de que la dupla Puigdemont-Junqueras tomara el protagonismo, a Jordi Turull y Marta Rovira les tocó hablar de uno de las cuestiones esenciales que plantea el referéndum previsto: ¿con qué censo se hará?

El presidente de JxSí en el Parlament y la portavoz de la formación han detallado que éste se hará "como el que se hace siempre" en unas elecciones autonómicas. Todos los catalanes con derecho a voto constarán en el censo del referéndum anunciado para el 1 de octubre, lo que configurará un listado , y todos los ciudadanos recibirán información censal con los detalles de la votación.

"Como siempre, todos podrán participar con la máxima normalidad y tendrán toda la información a su alcance", ha detallado Turull.

EL ACTO DEL PARLAMENT

Lo que Puigdemont y Junqueras han presentado esta tarde en sede teatral había sido presentado esta mañana en sede parlamentaria. En un acto de explicación al que no han asistido Cs, PSC, PP ni SíQueEsPot, los diputados de JxSí Lluís Corominas y Jordi Orobitg han asegurado que la ley de convocatoria del referéndum prevalecerá sobre cualquier otra norma, es decir, que será "suprema", en un intento de proteger jurídicamente a todos a quellos cargos que colaboren con la consulta.

Esa ley estipulará que el pueblo de Cataluña es un sujeto político con derecho a ejercer el derecho a decidir, y que el Parlament actuará en todo momento como representante de este pueblo y garante de sus derechos: "Con esta ley se establece un régimen jurídico excepcional para dar respuesta a esta realidad y poder celebrar el referéndum vinculante".

El texto, que se se tramitará en el Parlament previsiblemente a finales de agosto, establece que la aplicación de los resultados del referéndum se materialicen en 48 horas, según recoge la agencia EFE. En el caso de ganar el sí a la secesión, Cataluña proclamaría su independencia dos días después, el 3 de octubre.

LA RESPUESTA DEL GOBIERNO

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha advertido este martes ante la pretensión de los soberanistas catalanes de aprobar una ley que en 48 horas permita la declaración de la independencia, que "al Estado le bastan 24 horas para recurrirla y obtener su paralización".

Sáenz de Santamaría ha lanzado esta advertencia en declaraciones a Efe tras la presentación en Cataluña de esa ley de referéndum que ampara la posibilidad de declarar la independencia sin fijar un mínimo de participación.

"La Generalitat puede pasarse ahora 30 días explicando la ley del referéndum o la de transitoriedad jurídica y puede decir que en 48 horas puede declarar la independencia, pero una cosa está clara -ha subrayado-, que el Estado ha demostrado que le bastan 24 horas para recurrir esas leyes y obtener su paralización".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- ENCUESTA: ¿Qué votarías en el referéndum de Cataluña?

-El independentismo dice que su ley del referéndum será "suprema" y prevalecerá sobre cualquier norma

- Puigdemont: "Damos miedo al Estado y más que daremos"

- El 'New York Times' pide a Rajoy que se permita el referéndum en Cataluña

- Un 75% de catalanes avala un referéndum pero pierde apoyos la vía unilateral

- Puigdemont cesa a Jordi Baiget, el conseller que dudó sobre el referéndum

- Homs explota en Twitter contra la destitución de Baiget: "Hasta los huevos"

OFRECIDO POR NISSAN